Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

lunes 24 de julio de 2017

Reportajes

El vino de Jerez se aferra al rebujito como tabla de salvación

Olatz Ruiz

El vino de Jerez atraviesa por difíciles momentos. Su consumo interno sufrió un descenso del 1,7% en 2013. Una caída que podría haber sido mucho mayor si no hubiera sido por las ventas que consigue para la elaboración del rebujito (mezcla de manzanilla con soda). Unos malos resultados que se unen a los de las exportaciones que han caído un 10% durante el último ejercicio. Aún así, existe una oportunidad de recuperación con la designación para 2014 de Jerez como Ciudad Europea del Vino.

Y es que esta iniciativa de promoción y muchas más que se presentarán este año quieren hacer olvidar los malos tiempos. En los últimos 20 años se ha producido un importante arranque de viñedos para intentar adecuar la producción a las ventas que se reducían sobre todo en España, mientras que muchas bodegas tradicionales, como Domecq, pasaban a otras manos y los fondos de inversión sustituían a las familias 'de siempre'.

Desde el gran apogeo comercial de los años 80, el Marco de Jerez, toda la zona donde se produce el vino calificado que incluye también a la Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda,  ha pasado de una superficie cercana a las 23.000 hectáreas de plantaciones en unos pagos de albarizas privilegiadas a cultivar apenas una tercera parte del terreno. Ahora quedan 7.000 hectáreas.

Además, el sector, tanto viticultores como bodegas, se ha enfrentado en los últimos tiempos a un problema de pérdida de cuota en los mercados, debido a que los consumidores de los vinos de Jerez son cada vez más mayores y los jóvenes prefieren otras bebidas bien distintas de las tradicionales.

En este sentido, pese a algunos intentos de poner de moda combinados con base de vino de jerez o introducir estos vinos en la gastronomía (en los maridajes se ha logrado algo más de éxito), se ha tenido que recurrir a fórmulas como el 'rebujito' (mezcla de manzanilla con soda) para conseguir mantenerse sobre todo en el mercado interno.

Sin embargo, el último año, cuando el sector confiaba en obtener buenos datos económicos tras los tiempos de ajuste, su balance no ha resultado ni de lejos esperanzador. Según los datos del Consejo Regulador de Jerez, en 2013 se vendieron 52 millones de botellas, lo que equivale a 40 millones de litros.

En cuanto a las exportaciones y su caída del 10% en 2013, el Consejo Regulador sostiene que ésta se ha dejado sentir sobre todo en Holanda y Alemania, los grandes mercados de marca de distribución, en los que el jerez ha sufrido caí¬das del 19,7% y del 7,2%, respectivamente.

En Reino Unido, el principal mercado exterior del jerez, también se ha registrado una importante pérdida de volumen, hasta cerca de un millón de litros.

La buena noticia la aportan los vinos secos de jerez en Estados Unidos, donde han conseguido mejorar sus ventas. Algo que también han logrado en el mercado asiático, especialmente en Japón, donde su facturación ha crecido un 15%.

<< volver

MÁS EN Reportajes

17/07/2017