Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

lunes 24 de julio de 2017

Reportajes

Los estándares de RSE en el sector alimentario español

Julia Moreno Fraile. Project Manager en Forética

La responsabilidad social empresarial, en adelante RSE, está posicionándose como un elemento clave para el desarrollo, por parte de las compañías, de unos negocios más sostenibles, responsables y competitivos. Esto sólo puede conseguirse a través de la incorporación de requisitos sociales, ambientales, de derechos humanos y de expectativas de los consumidores en la gestión y estrategia global de la empresa. La adopción de este tipo de criterios en la organización no sólo implica beneficios a nivel interno sino que puede constituir un elemento diferenciador para competir en mercados internacionales como los situados en el centro y norte de Europa.

El alimentario es uno de los sectores que está experimentando cómo estos mercados de exportación, cada vez más exigentes, comienzan a reclamar requisitos de sostenibilidad a los proveedores con los que operan. La sociedad en general y los consumidores en particular, están desarrollando, también, una creciente preocupación y sensibilización por aspectos relacionados íntimamente con la actividad agroalimentaria, ya sea por sus impactos ambientales o por las cuestiones de salud que implican.

En este sentido, en las últimas décadas han surgido numerosos estándares internacionales de certificación de sistemas o de productos, cuyo principal objetivo es conseguir una producción agrícola segura y sostenible y aumentar la confianza del consumidor en la cadena de suministro. Cabe destacar GlobalG.A.P., un estándar de buenas prácticas agrícolas; el BRC Food, del British Retail Consortium, que posee ya más de 15.000 proveedores en el mundo, el IFS (International Food Standard) para los alimentos o Tesco Nurture, enfocado en criterios ambientales.

La necesidad por parte de empresas y organizaciones de integrar la RSE junto a otros sistemas de gestión preexistentes impulsa a Forética a publicar en 1999 la norma SGE 21 (sge21.foretica.org). Este es el primer estándar que permite certificar externamente un sistema de gestión ética y responsable de las organizaciones. La SGE 21 constituye una herramienta útil para abordar la RSE desde nueve ámbitos de actuación: alta dirección, clientes, proveedores, trabajadores, entorno social, entorno ambiental, inversores, competencia y administraciones públicas. Con 100 empresas certificadas (dos de ellas en Latinoamérica), una tasa de crecimiento entre 2012 y 2013 de un 23% y presencia en 12 Comunidades Autónomas en España y en muy diversos sectores, la SGE 21 constituye un estándar de referencia único en el ámbito de la RSE.

Entre las empresas y organizaciones certificadas con la norma, podemos destacar cuatro que desempeñan su actividad en el sector alimentario y constituyen buenas prácticas por distintos motivos:

- La leridana Fruits de Ponent es actualmente una de las mayores cooperativas productoras y comercializadoras de fruta de España, proveyendo a importantes compañías de alimentación del mercado nacional e internacional. Su carácter pionero y referente del sector se debe a su comportamiento basado en criterios éticos, sociales y ambientales, centrándose en aspectos como la calidad de los productos, la gestión del capital humano de la empresa y la innovación. En este sentido, la cooperativa trabaja en colaboración con centros de investigación, proveedores y agricultores en el ámbito del control de plagas o en el desarrollo de nuevos procesos productivos. Las buenas prácticas de su gestión empresarial fueron galardonadas con el primer Premio Europeo de RSE en la categoría de “Mejor pequeña y mediana empresa” en 2013.

- Otro buen ejemplo es la bodega vallisoletana Pago de Carraovejas. La transparencia y la comunicación con los grupos de interés, la integridad, el compromiso, la satisfacción de empleados, proveedores, clientes y entorno y la sostenibilidad constituyen los pilares de la RSE en esta organización. La integración de todos estos elementos en la estrategia y en los procesos, a través de la articulación de un sistema de gestión ética, ha permitido posicionar a esta bodega como ejemplo del sector.  

- Por su parte, Sustainable Agrosolutions, es una compañía con presencia global que desarrolla, fabrica y comercializa productos asociados a soluciones agrosostenibles para los cultivos muy centrados por tanto en la I+D+i. Su sistema de gestión integrado es clave en su éxito, implicando a todos los departamentos de la organización.

- Por último, la Federación de Cooperativas Agroalimentarias de Euskadi, basa su gestión en la formación a los trabajadores, el compromiso social, la transparencia,  la mejora continua de la competitividad y la eficiencia del servicio, siendo un buen ejemplo en el ámbito cooperativo.

La RSE, por tanto, está jugando un papel cada vez más decisivo en el sector alimentario, proporcionando interesantes oportunidades de acceso a nuevos mercados y de mejora interna que vale la pena seguir explorando.  

<< volver

MÁS EN Reportajes

17/07/2017