Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

lunes 24 de julio de 2017

Reportajes

Los consumidores moderados de cerveza presentan mejores hábitos alimentarios

Redacción Qcom.es

El pasado mes de octubre se publicó una nueva investigación que relaciona el consumo moderado de cerveza con hábitos alimentarios saludables. Se trata del estudio “Relación entre el consumo moderado de cerveza, calidad nutricional de la dieta y tipo de hábitos alimentarios”, que ha sido dirigido por la Prof. Dra. Rosa M. OrtegaAnta, Catedrática del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, y por el Prof. Dr. Lluís Serra-Majem, Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y Presidente de la Academia Española de Nutrición.

El estudio, que ha analizado los hábitos alimentarios de un grupo de adultos sanos de entre 18 y 50 años de edad prestando especial atención a la incidencia de la ingesta moderada de cerveza en la calidad nutricional de la dieta, ha concluido que aquellos que suplementan su dieta con una ingesta moderada y habitual de cerveza presentan mejores hábitos alimentarios, acercándose más a las recomendaciones nutricionales de los expertos.

En el caso de las mujeres, las que toman cerveza de forma moderada y habitual consumen una mayor cantidad de frutas y verduras, y presentan una mayor ingesta de vitamina A, folatos y piridoxina, magnesio y yodo, lo cual se debe a la propia composición de la cerveza y a sus mejores hábitos alimentarios. Por otro lado, aquellos hombres consumidores moderados de cervezapresentan una menor circunferencia de cintura y porcentaje de masa corporal.

El estudio desmonta el mito popularmente conocido como “barriga cervecera”. En este sentido, los autores insisten en que “el aporte calórico de la cerveza es muy inferior al de otras bebidas alcohólicas, ya que una caña de 200mL. aporta sólo 84 kcal. El consumo de una cerveza diaria supone un porcentaje muy pequeño de la ingesta calórica diaria recomendada, que es de unas 2.000 kcal para las mujeres y 2.500 para los hombres”.

Asimismo, los autores han abordado otras cuestiones como la relación que se establece entre el consumo moderado de alcohol y el riesgo de desarrollar enfermedades de tipo cardiovascular. Así, han señalado que depende del tipo de bebida y del patrón de consumo. Han recordado que la cerveza es una bebida que, además de poseer un pequeño porcentaje de alcohol, contiene otros componentes que le confieren su especial interés nutritivo, como los hidratos de carbono, la fibra soluble, las vitaminas, minerales y polifenoles.

La cerveza posee numerosos antioxidantes derivados de sus ingredientes naturales que se mantienen debido a que se elabora mediante un proceso de fermentación, y algunos de ellos, podrían tener un efecto antioxidante y protector frente a diferentes enfermedades, actuando a su vez como reguladores sobre los niveles de colesterol total en sangre. Además, las mujeres consumidoras moderadas de cerveza presentan niveles superiores de vitamina D en sangre, un componente que está implicado en la protección frente a patologías como la diabetes de tipo 2 y la osteoporosis, al regular los niveles de calcio y fósforo en sangre.

<< volver

MÁS EN Reportajes

17/07/2017