Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

miércoles 28 de junio de 2017

Reportajes

El empleo en la gran distribución

Teresa Sanchez

Las grandes superficies han destruido cerca de 50.000 puestos de trabajo desde que se inició la crisis económica hace ya seis años. De acuerdo con los datos de Anged, la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución, que agrupa a compañías como El Corte Inglés, Carrefour, Alcampo o Eroski, entre otras, tan sólo entre los años 2007 y 2013 se recortaron 47.700 empleos, lo que supone un 18,2 por ciento de la plantilla que había al principio de la recesión.

En 2007, las empresas de Anged alcanzaron la cifra récord de 260.871 empleos y desde entonces la cifra no ha parado de caer año tras año, hasta situarse en 213.170 a 31 de diciembre de 2013. Aunque Anged integra también a algunas compañías que no están dedicadas a la distribución alimentaria, como es el caso de Ikea, Toys R'Us o Leroy Merlin, la mayor parte de la destrucción de empleo se ha centrado precisamente en este sector. De hecho, Eroski y las filiales de alimentación de El Corte Inglés -Hipercor y Supercor- son las que más han recortado su plantilla durante los últimos años.

Anged todavía no ha hecho públicos los datos de empleo correspondientes a 2014, pero todo indica, según las primeras cifras que ya van conociendo, que aunque el ritmo de destrucción de empleo se ha ralentizado, se han podido perder entre 1.000 y 2.000 puestos de trabajo. La buena noticia, sin embargo, es que todas previsiones apuntan ya a que en 2015 se puede iniciar de nuevo la senda del crecimiento. De hecho, las expectativas de recuperación han provocado que haya compañías, como Carrefour, que ya han adelantado que este año crearán puestos fijos. La cadena de distribución francesa ha anunciado, de hecho, la contratación de 3.000 nuevas personas, la mayor parte de ellos jóvenes.

Los recortes entre las grandes superficies contrastan, además, con el mantenimiento o incluso la creación de nuevos empleos por parte de las grandes cadenas de supermercados. Así, las compañías que integran la patronal Asedas -Mercadona, Ahorramás, Covirán, Supersol, Ifa o Euromadi, entre otras- suman plantillas por un total de 260.000 trabajadores.

Entre los que crean empleo destaca especialmente el caso de Mercadona, que ha logrado mantener un ritmo de aperturas de alrededor de 60 tiendas al año y gracias al continuo crecimiento de sus ventas, ha conseguido sumar durante los años de crisis alrededor de 12.000 trabajadores nuevos a su plantilla. Eso a pesar de que en el ejercicio 2013 se ha producido un recorte significativo en el conjunto de los negocios que dirige su presidente y propietario, Juan Roig.

De acuerdo con las cuentas depositadas en el Registro Mercantil de Valencia, la sociedad patrimonial de Roig, Inmoalameda, alcanzó una plantilla total de 75.325 personas, lo  que supone 529 menos que un años antes. Llama la atención porque es el primer recorte serio que hace Roig, que durante los últimos ejercicios había presumido no sólo de la creación de empleo sino además de calidad, con trabajadores fijos.

En cualquier caso, este recorte parece ser sólo algo puntual. De hecho, tanto las grandes superficies como las cadenas de supermercados confían en que se puede estar produciendo ya un importante cambio de tendencia en el consumo, que podría favorecer la apertura de nuevos establecimientos y la recuperación de empleo, aunque según todos los expertos consultados, se tardarán todavía muchos años en alcanzar el nivel que había antes de la crisis.

Entre las grandes superficies, la previsión apunta en esta línea a un crecimiento de las ventas de entre el 2 y el 3 por ciento al cierre del presente ejercicio, lo que conllevaría también, lógicamente, un  aumento de la inversión. Si el dato se confirmara estaríamos así ante la consolidación de la tendencia al alza que se inició ya en 2014, el primer año de crecimiento después de siete consecutivos de caída.

Parece así que el comercio minorista ve la luz al final del túnel y da por superada la larga travesía por el desierto, con un incremento de las ventas del 1 por ciento. Por primera vez desde el inicio de la crisis el sector cerró  con un incremento de las ventas del 1 por ciento.

En la recuperación ha tenido una gran influencia, sobre todo, la exitosa campaña de Navidad. Y es que en diciembre el comercio se disparó un 6,5 por ciento en comparación con el mismo mes del año anterior, de acuerdo con los datos que ha publicado recientemente el Instituto Nacional de Estadística (INE). De esta forma, la estadística confirma las expectativas positivas generadas desde el segundo semestre del año pasado, que se han ido consolidando especialmente en los últimos tres meses, entre octubre y diciembre.

Precisamente, el hecho de el tirón de las ventas se haya producido en los últimos meses y debido sobre todo a la campaña de Navidad es una de las razones que explica que todavía no se haya creado empleo estable, aunque si que se haya frenado la caída.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

26/06/2017