Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

jueves 22 de junio de 2017

Reportajes

Reaparece en España ALDI Supermercados

Teresa Sánchez.

Aldi recupera la senda de la rentabilidad. La cadena alemana de supermercados de hard discount logró en el ejercicio cerrado el 31 de diciembre de 2013, el último con cuentas publicadas en el Registro Mercantil, un beneficio neto de 8,87 millones de euros. Es un dato que contrasta con los números rojos de 242 millones de euros que la empresa perdió justo un año antes.

La firma Aldi Supermercados, la matriz de distintas sociedades en España que no consolidan sus cuentas y que opera como un holding, explica en sus balances anuales que estas fuertes pérdidas obedecieron a una reestructuración de su deuda. En concreto, la compañía se anotó un resultado negativo de 250 millones de euros como consecuencia de la cancelación de préstamos participativos de distintas sociedades participadas encargadas de la gestión de supermercados.

Las fuertes pérdidas provocaron sin embargo que estas compañías filiales en España registraran fondos propios negativos y entraran por lo tanto, de acuerdo con la ley, en causa de disolución, obligando a un reequilibrio patrimonial mediante la concesión de nuevos préstamos.

Aldi, que opera con un modelo muy parecido al de su compatriota Lidl, en el que la marca blanca tiene una presencia muy alta, suma actualmente una red de unos 250 establecimientos en el mercado español. Hasta ahora, la empresa estaba focalizada estratégicamente en Cataluña, donde suma más de 50 tiendas, y el área del arco mediterráneo.

No obstante, ha decidido dar un cambio de rumbo y posicionarse también en el centro de España, principalmente en la Comunidad de Madrid, donde ha alcanzado ya alrededor de 25 tiendas. "Nuestro plan de expansión contempla la apertura de una importante cantidad de tiendas en esta región en los próximos años", aseguran en la empresa.

La cadena alemana, que llegó a España en 2002, inauguró así en septiembre del año pasado establecimientos en las localidades de Majadahonda, San Sebastián de los Reyes y Vallecas. En noviembre se abrieron igualmente una tienda en la calle Capitán Haya de Madrid, otra en el barrio de las Las Tablas, y dos en Móstoles, estando previstas otras 15 más a lo largo de este ejercicio. Son unas aperturas que la Ley de Dinamización de la Actividad Comercial en la Comunidad de Madrid "ha permitido agilizar", según explicaron sus directivos.

Al margen de la Comunidad de Madrid, otra región estratégica para el grupo es Baleares, sobre todo teniendo en cuenta el gran potencial que existe procedente del turismo alemán. En esta línea, el pasado 20 de mayo, Aldi abrió al mismo tiempo seis establecimientos en Mallorca. Estos supermercados, que se han financiado íntegramente con recursos propios, suman un total de más de 7.000 metros cuadrados de superficie comercial con más de 1.400 referencias a la venta y están ubicados en las localidades de Palmanova, Magaluf, Inca, Marratxí y Palma de Mallorca.

En Cataluña, que siguen siendo su principal mercado y donde la empresa tiene sus oficinas centrales, el año pasado se abrieron en esta misma línea otras cuatro tiendas más: tres en la provincia de Gerona (en la capital, Figueras y Palamós) y otra en la localidad barcelonesa de San Viçent dels Horts. Y eso sin olvidarse tampoco de Andalucía, otra región considerada también estratégica, y en la que ha inaugurado recientemente un supermercado en Sevilla y se están remodelando otros.

Aldi, que mantiene acuerdos de suministro tanto con proveedores internacionales, como nacionales y locales, aunque en menor medida, y ofrece sus propias marcas como Milsani, Unamat, Mildeen, Tandil, entre otras. A nivel mundial, su red alcanza cerca de 5.000 tiendas distribuidas en nueve países. El fuerte crecimiento que está llevando a cabo en España no ha pasado sin embargo desapercibido por la competencia, que se ha visto obligada a reaccionar.

El caso más evidente, sin duda, es el de su compatriota Lidl, que no ha tardado en mover ficha, anunciando el mayor plan de expansión acometido hasta ahora en España, con una inversión de 200 millones de euros en la apertura a lo largo del presente año de 40 establecimientos, lo que supone más del doble de los que inauguró el año pasado. Todo ello además de poner en marcha las obras de su décima plataforma logística en España -en la localidad madrileña de Alcalá de Henares- y de intentar diferenciarse con una apuesta decidida por la calidad y los productos frescos.

Y en la misma línea también se está posicionando Dia, que tras el avance de sus competidores alemanes, no ha dudado en hacer compras como la adquisición de Supermercados El Árbol o de 160 días de Eroski, además de lanzar nuevas cadenas, como La Plaza, especializada en productos frescos, para no perder su posición en el mercado y mantener así su participación en el mismo.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

15/06/2017