Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

jueves 22 de junio de 2017

Reportajes

El capital riesgo 'llena el carro' de alimentarias

Rocío Antón. Periodista @rocio_anton

Deoleo, Palacios Alimentación, Industrias Alimentarias de Navarra (IAN) Estas grandes productoras de aceite de oliva, chorizos y platos precocinados y conservas vegetales, entre otras empresas, han saciado en los últimos meses el creciente apetito de las sociedades de capital riesgo por la industria alimentaria española.

Tras varios años de descensos, las transacciones protagonizadas por este tipo de firmas de inversión han recuperado dinamismo en el mercado español, una tendencia que, según los expertos, se mantendrá a lo largo de este ejercicio.

En concreto, la inversión del capital riesgo en España se disparó un 28% en 2014, hasta 3.023 millones de euros, y el sector que más se benefició de esta mayor actividad inversora fue precisamente el de productos de consumo (alimentación, distribución, textil), que concentró el 24% del volumen de inversión, seguido de la hostelería y ocio (15%), según datos de la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo (Ascri).

La toma de control de Deoleo por parte de la británica CVC Capital Partners, en alimentación; la adquisición de la cadena de distribución de congelados La Sirena por OPCapita, en distribución; y la entrada de KKR en Telepizza, en restauración, fueron algunas de las operaciones destacadas el año pasado en esos sectores.

 

La industria del consumo, en el punto de mira

El informe ‘Perspectivas del mercado de transacciones en España 2015-2016’, elaborado por PwC, pone de manifiesto que la industria del consumo seguirá siendo una de las más activas en operaciones: el 61% de los directivos de private equity encuestados considera que se trata del sector con más posibilidades de futuro.

Esta opinión, según señala el estudio, viene respaldada por indicadores macroeconómicos como el repunte del consumo de los hogares y la consiguiente mejoría de las perspectivas para las empresas del sector, lo que “sugiere por tanto la revalorización de los activos y la dinamización del mercado”.

Carlos Peregrina, socio responsable de Consumo y Distribución de KPMG, sostiene que en el mercado alimentario “hay una gran cantidad de empresas interesantes y atractivas para los fondos de capital riesgo”. “Creemos que habrá más transacciones porque se prevé una recuperación del consumo en clave macro (mayor renta disponible y menos paro), y el peor momento se ha vivido ya”, agrega.

En los primeros meses de este año ya se han cerrado operaciones que reflejan que la apuesta del capital riesgo por el sector alimentario se mantiene: en febrero, fondos gestionados por Carlyle Group se hicieron con la firma de embutidos y platos preparados Palacios Alimentación. Desde 2009, este grupo alimentario estaba controlado por los fondos ProA Capital, Talde y Partners Group, con los que potenció su negocio exterior hasta representar el 25% de sus ingresos, y ahora Carlyle se propone seguir profundizando en su internacionalización.

Por otro lado, el productor de conservas vegetales IAN, fabricante de la marca Carretilla, fue adquirido en marzo por la gestora española de capital riesgo Portobello Capital, con la que pretende desarrollar un proyecto de expansión que incluye la adquisición de otras compañías, el desarrollo de nuevos productos y la ampliación del mercado de exportación.

Angulas Aguinaga podría cambiar de manos

Portobello ya contaba entre sus participadas con otras alimentarias como The Ice Cream Factory, fabricante de helados para marcas de la distribución, y Angulas Aguinaga, propietario de La Gula del Norte, dos empresas de las que podría desprenderse próximamente. Según ha publicado El Confidencial, el fondo estadounidense HarbourVest Partners está interesado en hacerse con toda la cartera de Portobello, una operación de la que solo quedaría fuera IAN.

Dentro de la alimentación, uno de los subsectores donde destaca la presencia del capital riesgo es el del pan y la bollería: desde el gigante Panrico (propiedad de Oaktree Capital) al grupo Berlys Corporación Alimentaria (Artá Capital y N+1). También el fabricante de pan y bollería ultracongeladas Europastry está participada por un fondo de inversión, MCH Private Equity, una de las sociedades que acaba de desinvertir en Conservas Garavilla (conocido por la marca Isabel).

Igualmente, en la distribución de pan se han cerrado destacadas operaciones:  a principios de año, la firma de capital riesgo Corpfin tomó el control de la cadena catalana de panaderías El Fornet y, en abril, Europastry vendió al fondo Nazca su división de retail, compuesta por las enseñas L’Obrador, SantaGloria y Molí Vell. Estas dos operaciones se suman a la adquisición de la cadena Panaria por HIG Capital el pasado verano.

Interesa toda la cadena alimentaria

Según explica Gabriel Mesquida, socio de la consultora Eurohold, la alimentación se ha convertido en una de las “megatendencias” de inversión y el interés por este sector abarca toda la cadena, desde las empresas agropecuarias, a las de fertilizantes, la industria alimentaria y la distribución.

Se trata, a su juicio, de un mercado “muy dinámico, que interesa al inversor porque es generador de caja y los ahorros por sinergias son muy importantes”. En este sentido, considera que en este sector las transacciones empresariales seguirán creciendo porque está muy atomizado y previsiblemente tenderá a la concentración empresarial.

Carlos Peregrina coincide en que la alimentación cuenta con “compañías bastante atractivas para la inversión privada porque tienen gran recorrido para la expansión”. “El objetivo de ganar tamaño para estas empresas puede ser alcanzado con la entrada del capital riesgo, que puede ayudar a competir en un mercado más global, e incluso ayudar a la concentración entre empresas competidoras y/o complementarias”, destaca.

UGT: “La experiencia no es positiva”

A los sindicatos, el interés de los grandes fondos de inversión por la industria alimentaria no les gusta porque “la experiencia no es positiva”, advierte Sebastián Serena, secretario del sector de Alimentación, Bebidas y Tabaco de FITAG UGT.

Serena pone como ejemplo el caso de Panrico, que “no ha tenido más que dificultades” desde que pasó a manos de fondos de capital riesgo, primero de Apax Partners en 2005 y, posteriormente, de Oaktree Capital, en 2013. “Desde el punto de vista laboral, la empresa está peor”, señala, después de que se haya aplicado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) “dramático” y de que la plantilla que quedó haya visto recortados sus salarios un 18% de media.

Según el dirigente sindical, los fondos de capital riesgo comenzaron a entrar en la alimentación cuando otras actividades como la construcción o el sector hotelero redujeron su rentabilidad. “La alimentación tiene una rentabilidad más lenta e incluso inferior que otros sectores, pero sí es muy estable, por lo que la inversión es más segura”, indica.

Para Sebastián Serena, “el problema es la especulación: que se intente obtener rendimiento a muy corto plazo”. “Los trabajadores prefieren inversores que no solo miren la rentabilidad, sino que apuesten por el futuro de la empresa y busquen el crecimiento y la expansión como una meta empresarial pura y dura”, apunta.

La mezcla de industrial y capital riesgo

A este respecto, Carlos Peregrina defiende que “siempre es interesante la entrada de socios que aportan conocimientos y capacidad financiera que permiten que las empresas puedan alcanzar sus objetivos de expansión y de negocio”. En este sentido, subraya que “la mezcla entre el accionista experto de su negocio (o industrial) y el capital riesgo, cuando está bien planificada y gestionada, permite alcanzar grandes éxitos”.

Por su parte, Gabriel Mesquida subraya que el capital riesgo “no es ni mejor ni peor” que cualquier otro inversor. “Aporta capital, pero no por ello va a trabajar mejor; para obtener buenos resultados es necesario contar con un buen plan de negocio y estar enfocado al sector”, apunta.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

15/06/2017