Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

miércoles 28 de junio de 2017

Reportajes

Demandas del sector  para la Administración

Redacción Qcom.es

El periódico Qcom.es reunió el pasado miércoles 27 de mayo en el hotel Westin Palace de Madrid a los principales representantes del sector agroalimentario para que trasladaran a los políticos y a las Administraciones las necesidades que ahora mismo tiene la industria en la búsqueda de mayor competitividad.

En unos tiempos de cambio como los que vive actualmente el país, al evento acudieron políticos de diverso signo, figurando representantes del Partido Popular, Partido Socialista, Izquierda Unida, Convergencia i Unió, Bloque Nacionalista Galego, Ciudadanos y Podemos.  Con la organización de una nueva edición del “Foro de la Alimentación Qcom.es”, nuestro periódico se confirma como el punto de encuentro de la cadena agroalimentaria, reuniendo los intereses de todos los eslabones implicados.

Gracias a este foro de debate, que contó con el patrocinio de Cajamar Caja Rural, se ha confirmado una hoja de ruta para que nuestros políticos la tengan presente en el futuro inmediato. A continuación, se detalla un resumen de las ideas más interesantes expresadas por cada uno de los participantes en la jornada, que reunió a más de 150 asistentes. En las próximas semanas elaboraremos un documento compendio de todas las peticiones que se hará llegar a los grupos políticos con posibilidades de tener representación en el Congreso y a las Administraciones Públicas que tienen competencias en materia agroalimentaria.  

Roberto García Torrente, Director del Negocio Agroalimentario y Cooperativo de Cajamar  “Afortunadamente, la visión que se tiene del sector agroalimentario ha cambiado mucho en los últimos años. Se trata de un sector fundamental para la economía española, que ha aumentado notablemente su peso en el PIB nacional y ha mejorado su competitividad.

Además, se trata de un sector que está despertando un interés inusitado en grandes inversores, que quieren invertir en él. Cajamar ha estado, está y siempre estará apoyándolo”.   “Se trata de un sector apasionante, pero que para seguir creciendo en el futuro tiene ante sí varios retos: atraer a los jóvenes al sector para modernizarlo, incrementar el valor añadido y fortalecer y dar más competitividad a toda la cadena agroalimentaria”.  

Pedro Barato, presidente de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA)  “Valoro positivamente la evolución que ha tenido el sector agroalimentario en los últimos años, gracias, fundamentalmente a la potenciación del diálogo y el entendimiento entre las distintas partes. El sector ha demostrado que sabe hacer bien las cosas, incrementando su rentabilidad”.

 “La Ley de la Cadena Agroalimentaria está bien, pero no conviene enredar más las cosas. Lo que queremos es que se cumpla y que las cosas tengan un precio. Las reglas cambiantes de las Comunidades Autónomas son un lastre. Es necesario que la Administración tenga una normativa más actualizada y flexible”.   “Necesitamos una estrategia de país para vendernos por el mundo. Tenemos unos embajadores fantásticos en el mundo, pero tenemos que quitarnos el marchamo de rinconcito de pueblo. Además, mercado al que llegan los productos españoles, mercado en el que venden”.  

Miguel Blanco, Secretario General de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG)  “Los programas electorales y las políticas de cada día tienen que reconocer la importancia del sector agroalimentario como base de la economía real de España”.  “El mercado hay que regularlo con nuevos planteamientos y principios intervencionistas. Es cierto que tiene que existir una autorregulación, pero deben existir normas regulatorias que regulen lo básico.

La previsión de precios es fundamental para consolidar la renta agraria y para ello hay que hacer una política de mercados acorde”.   “Hay que centrar las ayudas de la PAC en el relevo generacional, recuperar la cofinanciación del 50% entre el Estado y las Comunidades Autónomas y vigilar los oligopolios. Además, los seguros agrarios deben ser apoyados estructuralmente por la Administración”.

Lorenzo Ramos, Secretario General de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA)  “Debemos defender una mejora del entorno rural que evite el despoblamiento y un modelo de agricultura familiar sostenible. Hay que contribuir a la lucha contra la despoblación rural creando incentivos, apoyando la incorporación de los jóvenes al campo, los bancos de tierra o la custodia del territorio”.  

“La venta a pérdida debe controlarse, regularse y sancionar, ya que se trata de una práctica muy extendida en la actualidad, que ha crecido con la crisis”.  

“Hay que recuperar el equilibrio perdido entre los distintos eslabones de la cadena agroalimentaria, algo fundamental para asegurar su correcto funcionamiento. Hay que modificar la Ley de Medidas para la mejora del funcionamiento de la cadena para proteger los precios y redefinir el concepto de producto fresco”.  

Eduardo Baamonde, Director General de Cooperativas Agro-alimentarias  “Es fundamental que las autoridades de la Unión Europea consideren al sector agroalimentario como sector económico fundamental. Además, hay que proteger los intereses del sector en los acuerdos con terceros países”.  

“Se tiene que regular también la volatilidad existente actualmente en los precios, ya que esto supone una rémora para la producción. Y hay que simplificar la PAC para dar seguridad jurídica”.   “Es imposible tener mercados globales cuando se regula con dimensión de Comunidad Autónoma.

Las CCAA no pueden regular contra lo que pide el sector. La mejor forma de conseguir más poder de negociación es creciendo, por lo que pedimos coherencia a las Administraciones para que no pongan puertas al campo y permitan que las cooperativas puedan crecer”.  

Mauricio García de Quevedo, director general de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB)

 “La Federación está trabajando actualmente en cuatro factores, que pretenden potenciar la competitividad, eficiencia, sostenibilidad e internacionalización de las empresas alimentarias”.   “Apostamos por impulsar el tamaño de las empresas del sector para generar más competitividad.

Apoyamos la innovación como factor de crecimiento. Y reclamamos unidad de mercado y avanzar en la racionalidad normativa”.   “La industria alimentaria quiere colaborar con la Administración y con los agentes de la cadena agroalimentaria para incrementar la competitividad. Y para ello queremos aprovechar tanto los recursos privados como los públicos”.

Javier Garat, Secretario General de Cepesca  “El sector pesquero español es uno de los pocos sectores españoles líderes en la Unión Europea. Es un sector que ha apostado por la internacionalización, a pesar de la fuerte reestructuración a la que ha tenido que hacer frente nuestra flota desde hace muchos años.

En 1986 teníamos más de 21.000 buques de pesca, mientras que al finalizar 2014 había 9.635 unidades”.   “Se trata de un sector que da empleo al 28% de la población pesquera de la Unión Europea. Es sector que tiene una gran importancia socioeconómica gracias al gran número de empleos directos e indirectos en el marisqueo, la acuicultura, las industrias auxiliares del sector naval, los astilleros, las industrias de comercialización y transformación de los productos pesqueros”.

 “Desde la disolución del FROM y el inicio de la crisis, ha bajado de manera intensa el consumo de pescado. Por ello, demandamos a la Administración la promoción de los productos de la pesca, reducir el tipo impositivo del IVA del 10% al 4%, mejorar la comunicación de las buenas prácticas que realiza el sector para cuidar los océanos e incrementar la formación”.

Aurelio del Pino, Director General de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES)  “Existen cinco demandas básicas que considero prioritarias: creación de un entorno económico que siga dando confianza a los ciudadanos y a las empresas, apoyar el consumo privado de los hogares, mejorar la calidad de los productos alimentarios y la formación e información del consumidor, promover los valores de la alimentación como parte de la cultura y de la dieta mediterránea y mejorar la eficiencia en la cadena de valor”.

 “Los políticos deben generar, por encima de todo, confianza, porque eso supone estabilidad en el consumo. Se debe apoyar elconsumo privado en los hogares y prevenir cualquier tentación de incrementar la fiscalidad en un futuro próximo”.   “La alimentación debe tener un papel social, promoviendo formas de comer saludables. Además, debemos entre todos conseguir realizar de ello una estrategia de país. Tenemos que dar una imagen común de España”.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

26/06/2017