Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

viernes 21 de julio de 2017

Reportajes

Bruselas se enreda con el etiquetado del origen

Ricardo Migueláñez. Ingeniero agrónomo. @rmiguelanez

El etiquetado en origen de los productos alimentarios no pasa por sus mejores momentos. La Comisión Europea presentó el pasado 20 de mayo, con seis meses de retraso sobre el plazo previsto, y como respuesta a lo exigido por el Reglamento 1169/2011 de Información Alimentaria, un par de informes de evaluación en los que asume las tesis de que no es obligatorio indicar en las etiquetas el origen de la leche, las carnes menores (conejo, caballo, caza…), así como tampoco en los productos no transformados que contengan un solo ingrediente y en los ingredientes supongan más del 50% de un alimento.

La razón que esgrime Bruselas en ambos casos es que el etiquetado obligatorio del origen es un dispositivo demasiado caro que elevaría los costes de producción de las empresas, que daría lugar a un aumento de los precios de venta (PVP) y, a la vez, a una disminución del consumo, e incluso a un mayor despilfarro de alimentos. Por tanto, concluye, la mejor solución es quedarse con las normas de etiquetado voluntario.

Informes polémicos

Ambos informes han generado ya bastante polémica, porque mientras que la industria de transformación y la distribución comercial defienden en general sus conclusiones, desde la producción y también desde los consumidores se ha puesto el grito en el cielo, al considerar que es un claro paso atrás en la defensa de la trazabilidad para garantizar íntegramente la seguridad higiénico-sanitaria de los alimentos, ante posibles crisis alimentarias.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

17/07/2017