Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

jueves 22 de junio de 2017

Reportajes

'Hidratarse es lo más importante'

Redacción Qcom.es

Hace tan solo unas semanas que comenzó el verano y parece que, por el momento, las altas temperaturas no van a dar un descanso a los españoles. Recurrir a las playas, piscinas o a tomarnos una caña en una terraza a la sombra. Todo vale para sobrellevar los meses que, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología, están siendo los más calurosos de los últimos 40 años.

Aun así, sea con el plan que sea, el agua debería convertirse en nuestra principal aliada, ayudándonos a superar unos meses en los que nuestro cuerpo necesita mayor hidratación. Sin embargo, parece que los españoles tienen que seguir concienciándose ya que no se hidratan lo suficiente. Según los datos extraídos en la encuesta 'Los hábitos de hidratación en verano de los españoles', realizada por Madison Market Research y el Centro de Información Cerveza y Salud, solamente un 24% conoce la cantidad diaria de líquido recomendada. Aunque esta cantidad varíe en función de múltiples factores como la edad, el sexo o la actividad física, debería oscilar entre los 2 y  los 2’5 litros tal y como indica la EFSA (European Food Safety Authority), medio litro por debajo de la cantidad real ingerida por los españoles.

Esta falta de concienciación puede provocar los temidos golpes de calor o una deshidratación, problemas comunes en estas fechas que llegan a afectar gravemente a nuestro organismo. Sensación de sed, dolores de cabeza y mareos son algunos de los síntomas que se pueden evitar con un gesto tan sencillo como ingerir líquido a lo largo del día.

Al tratarse del componente mayoritario de nuestras células, el agua es nuestra principal fuente de hidratación, pero existen otras bebidas que también nos pueden ayudar a sacar el máximo partido a los días de verano. De hecho, para evitar los efectos de la deshidratación, la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) recomienda “ingerir agua suficiente distribuida a lo largo del día, aunque no se tenga sed, pudiendo quienes lo deseen, ingerir también otras bebidas, entre ellas la cerveza.”

Sí, como informa la SEDCA una caña puede convertirse en una opción para hidratarse los días más calurosos. La cerveza, compuesta en un 92% por agua, puede ayudarnos a combatir las altas temperaturas siempre y cuando se consuma de manera moderada y responsable, es decir, 2 o 3 cañas diarias para los hombres y 1 o 2 para las mujeres. Según explica el profesor Jesús Román Martínez en el Manual de la hidratación y la cerveza,“para quitarse la sed en estos meses de calor, primero es recomendable beber agua y luego disfrutar de una cerveza”.

Además, dentro de sus recomendaciones, la SEDCA hace especial hincapié en aquellos grupos que son más propensos a sufrir una deshidratación como ancianos, deportistas, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. En concreto, para los amantes de esta bebida que pertenezcan a alguno de los dos últimos grupos, la cerveza sin alcohol se convierte en una buena alternativa. “La ingesta de líquidos suele resultar difícil para las personas mayores debido a una menor percepción de la sed, por lo que la cerveza, por su sabor, puede ser una opción válida y apetecible para evitar la deshidratación de estas personas”, subraya el profesor Martínez.  

Tampoco hay que olvidar la gran importancia de la hidratación en los deportistas, un grupo cada vez más numeroso y propenso a sufrir deshidrataciones. Durante el ejercicio físico siempre hay que tener en cuenta la pérdida de líquidos pero aún más si las temperaturas son altas.

En este caso, el consumo moderado de cerveza, tanto tradicional como sin alcohol, también puede ser una buena opción a la hora de la ingesta de una correcta cantidad de líquido, no solo por su alto contenido en agua, sino también debido a su contenido en maltodextrina, un carbohidrato que favorece la absorción del agua y la presencia adicional de algunos minerales y vitaminas además de antioxidantes.

Además, si lo que le preocupa es mantener una dieta equilibrada y mantener el peso en estas fechas, diversos estudios han demostrado que el consumo moderado de cerveza no supone un incremento del peso. De hecho, una caña de 200 ml tiene tan sólo 90 Kcal, cantidad que se reduce en el caso de la cerveza sin alcohol a una media de 34 Kcal.  

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

15/06/2017