feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

sábado 27 de mayo de 2017

Reportajes

Los arroceros españoles, contra las cuerdas (y II)

Ricardo Migueláñez. Ingeniero Agrónomo @rmiguelanez

En la Unión Europea,  se han sembrado alrededor de 430.000 hectáreas de arroz en la campaña 2015/16, con un aumento de casi un 4% en relación a la campaña anterior, de las cuales 319.000 has son de tipo Japónica o redondo (290.000 has en 2014/15) y 110.000 has de tipo Índica o largo (124.000 has en 2014/15).

La producción esperada es de 1,73 millones de toneladas de arroz equivalente a arroz blanco, de las que casi 1,22 millones son tipo Japónica y 516.000 tm de tipo Índica, que va evolucionando a la baja. Más de la mitad de esta producción total se concentra en Italia, correspondiendo un 31% a España, un 7% a Grecia; 5% a Portugal; 2% a Francia; 2% a Bulgaria, 2% a Rumanía y algo menos del 1% a Hungría.

Según el último balance de mercado, las previsiones para la campaña 2015/16 son, que frente a un stock inicial de 350.000 tm de arroz equivalente a blanco y una producción de 1,73 millones, las importaciones podrían alcanzar casi 1,3 millones de toneladas (1,2 millones de arroz Índica y el resto de Japónica), con lo que las disponibilidades de oferta en el mercado en esta campaña llegarían a 3,37 millones de toneladas.  De esta cantidad, casi 2,8 millones irán a abastecer el consumo interno y 240.000 tm se exportarían a terceros países. Por tanto, las utilizaciones superarían los 3 millones de toneladas, quedando un stock final de 350.000 tm, similar al de la campaña anterior.

Mercado deficitario

Al contrario que el mercado español, el comunitario en su conjunto es deficitario y se abastece cada vez más de arroz, principalmente Índica, de países del Sudeste asiático, con los que la Unión Europea tiene un acuerdo preferencial, sin tasas arancelarias o en porcentajes muy bajos. Las importaciones de este grano de países terceros compiten por precio cada vez más con la producción propia de los países comunitarios en ese mismo mercado.

En la última campaña 2014/15, la Unión Europea importó un récord de 1,5 millones de toneladas de arroz blanqueado, de las que más de 500.000 t (32,3% del total, correspondieron a las importaciones de los países en desarrollo EBA (“Everything but arms”, “Todo menos las armas”), que llegan al mercado UE sin pagar arancel y que han elevado su presencia considerablemente en los últimos años.

Un 22,9% del arroz total importado por la UE procede de la India; otro 22% de Camboya; un 18,5% por Tailandia, que sufrirá ese año un descenso superior al 10% en su cosecha; un 13,8% de Pakistán; un 6,5% de Myanmar; un 5,9% de Guyana; Un 3,7% de Estados Unidos; un 2,4% de Uruguay; un 2% de Vietnam y el 2,3% de otros países.

Reino Unido es el primer país receptor de arroz de países terceros, con un 23,6% del total; Francia importa un 17,2%; Bélgica (11,7%); Holanda (11,4%); Alemania (8%); Italia (6,8%), España (4,7%); Portugal (4,5%), Suecia (2,5%), República Checa (2,3%) y otros países el 7,3% restante.

De medio millón de toneladas de arroz importadas de países EBA en la campaña 2014/15, unas 273.315 tm son de arroz blanqueado de Camboya; 224.717 tm a Myanmar (Birmania) y 6.165 tm al resto. Del volumen total importado de los países EBA, unas 312.325 tm son de arroz tipo Índica (28,88% de las 769.077 tm  totales importadas de países terceros).  

El presidente de la sectorial de arroz de Cooperativas Agro-alimentarias, Manuel Rodríguez, señala que el problema de las importaciones “permanece” y “se incrementa año tras año, amenazando la rentabilidad del cultivo y la producción de arroz en España, que está abogado a la desprotección y a la deslocalización”.  El régimen preferencial a los países EBA propicia, según Rodríguez, que otros países productores “cuelen” su producto a través de operaciones triangulares, es decir, pasándolas por las fronteras birmanas o camboyanas.

El problema de la masiva entrada de arroz al mercado comunitario podría agrandarse, cuando dentro de un par de años entre en vigor el acuerdo de libre comercio entre la UE y Vietnam, uno de los principales países productores del mundo.

El 60% del arroz que importa la Unión Europea entra en el continente sin pagar ningún tipo de arancel y el 40% restante solo paga 30 euros por tonelada, una tasa casi un 90% inferior a la que pagaban hace 10 años, según ASAJA-Sevilla y la Federación de Arroceros de Sevilla (FAS), lo que ha provocado, añaden que grandes productores mundiales de arroz, en clara competencia desleal saturen los mercados europeos. Este incremento de las importaciones “indiscriminadas” de arroz supone, según estas organizaciones, una seria amenaza a la continuidad del cultivo en la Unión Europea.

Según Manuel Cano, director gerente de la FAS, los altos rendimientos permiten que el cultivo de arroz se mantenga en el valle del Guadalquivir, ante los elevados costes de producción que soportan, que no se trasladan a los precios, que han arrancado en la presente campaña en niveles muy bajos de entre 280 y 285 euros por tonelada para el tipo Índica y entre 300 y 340 euros por tonelada para el tipo Japónica, frente a un mínimo por encima de los 350 €/tm que debería alcanzar para producir de forma rentable.

El sector productor viene reivindicando a la Comisión Europea que impulse una “cláusula de salvaguardia” para frenar la entrada de arroz de Camboya y Myanmar, ante los problemas de viabilidad que crea al arroz de origen UE. Sin embargo, representantes de la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Economía y Competitividad, consideraron en la reunión del pasado 4 de noviembre que es difícil sacar adelante esa cláusula, que ya intentó Italia sin éxito el año pasado, debido a que no se ve que se esté reduciendo la producción, ni la superficie sembrada en la Unión (aunque sí baja la producción de arroz Índica).

Otras medidas que se piden para evitar la competencia desleal de arroz barato de los países del Sudeste asiático, que tienen muchísimas menos exigencias de tipo social y medioambiental que el arroz comunitario, es contingentar la cantidad de cereal que puede entrar de cada uno de esos terceros países o elevar las compensaciones a los agricultores en la misma proporción en la que bajen los precios.

Gran parte de la responsabilidad de la reducción de precio en origen del arroz es debida también al desequilibrio de la cadena alimentaria por la presión de la gran distribución, que concentra con su marca (“marca blanca”) en torno al 60% de las ventas, con gran distorsión de precios y mercados.

Otro hándicap con que se encuentra el cultivo de arroz en España frente a las importaciones es la falta de productos fitosanitarios adecuados para el tratamiento y lucha contra las plagas y las trabas para lograr un trato excepcional para su uso, frente a lo que está permitido en países terceros.

Panorama mundial

La producción mundial de arroz en la campaña 2015/16 podría registrar un descenso hasta niveles de 490 millones de toneladas, entre 4 y 5 millones menos en relación a la campaña anterior, según datos de la FAO. Otras fuentes, como el USDA o el Consejo Internacional de Cereales (IGC) reducen la cantidad de producción mundial hasta 487 y 477 millones de toneladas, respectivamente.

Algunos expertos apuntan a que el mercado podría dar un giro sobre las bajas cotizaciones actuales, si los países exportadores cuentan con menos disponibilidad de arroz y si se confirma que el fenómeno climatológico de “El Niño” reduce la previsión de cosecha en el Sudeste asiático más de lo esperado y si, por el contrario, el consumo mundial es superior a la producción y, por tanto, bajan los stocks de final de campaña.

Todas estas circunstancias podrían crear cierta tensión en los mercados mundiales de este cereal y elevar los precios, de lo que podrían beneficiarse, al menos en esta coyuntura, los arroceros europeos, más aún ante la práctica paridad entre el euro y el dólar.

El principal productor mundial de arroz es China, con 142,1 millones de toneladas, seguido de la India, con casi 104 millones; Indonesia, con 45,8 millones; Bangladesh, con 34,6 millones; Vietnam, con 29,3 millones; Tailandia, con 19,8 millones; Myanmar, con 17 millones…etcétera.

China es también el principal importador mundial de arroz, con 5,5 millones de toneladas, seguido de Nigeria (3,2 millones), Filipinas (2,1) y la Unión Europea, que según la FAO podría llegar a importar 1,8 millones de toneladas en el presenta año, con un incremento de casi el 6% respecto al año anterior.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

26/05/2017