Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

miércoles 28 de junio de 2017

Reportajes
30/11/2015

Nueva 'FOOD SAFETY LAW' en China

Alaia Arriortua. Periodista

Por todos es conocida la preocupación del Gobierno de la República Popular China por la autosuficiencia alimentaria y por alcanzar su principal objetivo de abastecerse por sí mismo.

China no logra ser competitiva en sus producciones agro-ganaderas, lo que provoca por un lado un enorme déficit comercial agrícola que alcanzó 60.000 millones de euros en 2014, con el consiguiente deterioro de la cobertura de su comercio exterior agrario, que en los últimos diez años, pasó de un 86% a un 53%; y por otro, la bajada a un 85% en el grado de autosuficiencia en producción de granos, propugnada en todos los planes quinquenales pero que en la realidad es difícilmente alcanzable.

Además, se añade que los elevados costes de producción y mermas de calidad por los circuitos deficientes de almacenamiento y transporte han supuesto especialmente durante la última campaña elevados stocks de granos, que tienen difícil salida con la competencia de commodities importadas a precio reducido.

Tras muchas reuniones, debates y estudios en los últimos meses, la conclusión que han extraído es la siguiente: para hacer sostenible la producción agrícola y ganadera en China, es necesario un cambio de modelo productivo en el sector primario. Para ello, se requiere una agricultura más intensiva y eficiente, más respetuosa con el medioambiente, con inversiones en tecnología moderna e infraestructuras, la adaptación del régimen de propiedad y con mayor formación e información en el medio rural.

FSL (Food Safety Law)

La nueva FSL, en vigor desde el pasado 1 de octubre, supone en la práctica nuevas restricciones al acceso al mercado chino de los alimentos importados. De esta forma, se limitarían las importaciones realizadas, si fuera necesario también en su registro, control e inspección, ya que China es cada año más dependiente de importar alimentos. El desarrollo, implementación y ejecución de esta nueva FSL llevará años de labor legislativa y de aplicación práctica.

El Gobierno chino ha designado dos organismos reguladores para llevar a cabo esta tarea: CFDA (China Food and Drug Administration), como responsable único de la cadena alimentaria de valor en el mercado interior chino; y AQSIQ (General Administration of Quality Supervision), responsable de todas las relaciones exteriores que tengan que ver con la importación de alimentos.

Según la validación y registro de importadores de la FSL, estos últimos tendrán que revisar los productos e ingredientes que se exporten a China, asegurándose de que se cumpla la normativa en vigor. Para ello, va a ser necesario realizar auditorías a las empresas exportadoras por parte de los importadores chinos. Estas auditorías se centran en siete categorías de productos prioritarios: lácteos, formulaciones para lactantes, carnes y pescados, alimentos funcionales, arroz y aceites vegetales a granel, pero está previsto que se extiendan a la totalidad de las importaciones alimentarias en China.

Por primera vez, se establece la trazabilidad como medida relevante tanto en el mercado interior chino como en los productos importados. Asimismo, se va a impulsar  la actualización y optimización de la normativa de seguridad alimentaria en el mercado interior chino.

Los alimentos importados que no cuenten con una normativa de referencia en la legislación china tendrán la posibilidad de ampararse en su normativa nacional/regional o bien en standards internacionales como el CODEX (norma reconocida internacionalmente de estándares, códigos de buenas prácticas, guías y otras recomendaciones relativas a los alimentos, su producción y seguridad alimentaria).

La NHFPC (National Health and Family Planning Commission) estima que el desarrollo completo de la nueva FSL exigirá la publicación de alrededor de 5.000 normas alimentarias, y que ya alcanzará el millar a finales del presente año.

Existe un artículo específico de la FSL dedicado a las formulaciones de lactantes ya que se considera un asunto prioritario debido a los escándalos alimentarios que tuvieron lugar en 2008 con el caso de la melamina y que gozará de una crecimiento espectacular en los próximos años gracias a la política del segundo hijo y a las cuantiosas inversiones de empresas lácteas chinas en el exterior.

En cuanto a los alimentos funcionales, se establecen nuevas medidas administrativas, de registro y de etiquetado, así como una nueva lista de materias primas autorizadas. El comercio electrónico o E-Commerce, por su parte, cuenta con un borrador de reglamento publicado por AQSIQ para regular el comercio en línea transfronterizo, que entrará en vigor en las próximas semanas.

Valoración y reflexión

El Gobierno chino ha llegado a una serie de conclusiones respecto a la situación actual del mercado agroalimentario. La política agraria del Gobierno impulsará la autosuficiencia en materia de producción de granos en general y la "absoluta autosuficiencia" en materia de producción de granos para la alimentación humana (arroz, trigo y maíz, sobre todo). Y aunque en 2015 la autosuficiencia en granos estará previsiblemente por debajo del 85%, el esfuerzo de China por mejorar eficacia y rendimientos agrícolas es muy plausible.

El crecimiento espectacular en la importación de productos agrícolas en China durante los últimos años, en especial habas de soja, carnes, lácteos y alimentos elaborados va en paralelo y es una consecuencia del desarrollo de la moderna sociedad china, con la creación de una amplia clase media con creciente poder adquisitivo, que tiene nuevos hábitos de consumo y que demanda una muy variada gama de alimentos con calidad y seguridad alimentaria garantizadas.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

26/06/2017