feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

martes 23 de mayo de 2017

Reportajes
23/06/2016

El reparto del pan

  • Panrico pasará a Bimbo para acabar en manos de Adam Foods, formada por una de las familias y activos de Nutrexpa

Vidal Maté. @trigolimpio_VM

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) acaba de dar luz verde al grupo Bimbo para la compra de Panrico, con la condición de vender los activos que adquiera relacionados con el pan al grupo Adam Foods, cuyo objetivo es evitar una concentración excesiva de cuota de mercado en el grupo mexicano que pudiera suponer una posición de casi monopolio en el mercado. Con esta decisión se da un paso más en la dirección de cerrar la crisis de Panrico, aunque todavía faltan por conocerse otras decisiones en el mismo sentido de las autoridades de la competencia en Portugal, así como del Tribunal Supremo en relación con el ERE aplicado en la firma Panrico y que fue recurrido por los trabajadores para que Bimbo dé por cerrada la adquisición. Esta compra de un grupo y venta a la vez de parte de sus activos significa dar paso en el sector del pan, especialmente de molde, a un nuevo e importante jugador, con peso ya en otros sectores ligados coomo los de las galletas, mieles o patés.

La ejecución de esta operación, al margen de lo que puede significar para los mexicanos de Bimbo hacerse con nuevas marcas para aumentar su oferta con enseñas como Donuts, Bollycao, Donettes o La Bella Easo, es un reflejo de algunos de los problemas más importantes desarrollados por el sector en los últimos tiempos que van desde la crisis de Panrico por cuestiones de estructura y rentabilidad, a los derivados de las guerras de familias, como es el caso de Nutrexpa.

Panrico, una empresa relativamente joven fundada en los años sesenta por las familias Costafreda y Rivera, experimentó un gran crecimiento nacional e internacional en los años ochenta y noventa que le llevó un endeudamiento insostenible que acabó con su compra por el fondo de inversión Apax Partners por unos 900 millones de euros. El fondo llevó a cabo diferentes acciones de venta de activos para hacer caja, así como compras como el negocio de galletas del grupo Kraft (Artiach), posteriormente vendido Nutrexpa, con enseñas como Chiquilín, y más tarde la adquisición de La Bella Easo. No funcionaron los planes de ajuste y de reestructuración y, en 2011, con una deuda de 600 millones de euros, se hizo con el control del grupo otro fondo de inversión, Oaktree, que puso en marcha nuevamente planes de reestructuración, bajadas salariales en una media del 18% y un ERE para más de 700 trabadores, junto a otros despidos cuya resolución definitiva sigue pendiente del Supremo y del que se espera una respuesta en las próximas semanas.

Con la actuación del fondo, el grupo aumentó ventas hasta unos 340 millones y se pasó de pérdidas de casi 80 millones a unos números rojos de 2,5 millones. Pero el fondo de inversión ya no veía negocio en la empresa y optó por su venta a la competencia, al grupo mexicano Bimbo en verano de 2015, proceso de adquisición que se ha ido cerrando en los meses precedentes y para el que faltan varios dictámenes.

La cuota de mercado de Bimbo en el pan de molde se sitúa en casi el 40%, porcentaje al que se sumaría el de Panrico con el 10%, sin tener en cuenta el volumen de las marcas blancas de ambos grupos.

En este escenario de cambios en el sector del pan y las galletas, adquiere igualmente protagonismo la figura de Nutrexpa, otra firma nacida en Cataluña en los años cuarenta del pasado siglo por iniciativa de las familias Ferrero y Ventura, con enseñas tan emblemáticas como Cola Cao, Nocilla, Aneto, La Piara, Artiach, Cuétara, adquirida en 2008 al grupo SOS por 215 millones, o Granja San Francisco.

Diferencias en las ramas de las familias provocaron que en 2015 se produjera una división y reparto del negocio de marcas y activos. La familia Ferrero procedió a la constitución de la nueva sociedad Idilia Foods y la otra parte, la familia Ventura, puso en marcha la empresa Adam Foods. Mientras Idilia Foods se quedaba con marcas y activos más ligados al mundo del chocolate, en Adam Foods se hallan las enseñas ligadas a las galletas. Sin embargo, en esa importante oferta de productos faltaba el pan, que ahora quiere adquirir al grupo Bimbo.

El acuerdo, entre otros puntos, contempla la adquisición de los activos ligados y derivados del pan, especialmente el de molde, incluida una planta en Portugal y otra en Gran Canaria.

En todo este proceso, el jugador más importante que marca las reglas de juego y que tiene el protagonismo en el mercado es el grupo mexicano Bimbo, que en 2011 ya se hizo con el control de su filial Bimbo Iberia, líder mundial en el sector con una facturación superior a los 10.000 millones de euros, con 163 plantas en todo el mundo, ocho de ellas en España, 2.000 empleados, presencia en 22 países y más de 2,5 millones de punto de venta.

<< volver

Noticias
16/05/2017
Noticias
17/05/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

16/05/2017