feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

miércoles 24 de mayo de 2017

Reportajes
29/07/2016

La IV gama superó la crisis

Vidal Maté. @trigolimpio_VM

Innovación en la presentación, nuevos productos de frutas y fundamentalmente de hortalizas frescas refrigeradas, limpiadas, cortadas y listas para su consumo y, sobre todo, una oferta cada vez más amplia pensando en la demanda y las necesidades de una nueva sociedad constituyen los principales argumentos por los que la denominada IV gama ha seguido una línea imparable de crecimiento en las tres últimas décadas hasta convertirse en un producto insustituible en la gran distribución.

Han quedado atrás los tiempos de los años ochenta cuando las empresas productoras de la IV gama debían convencer a la gran distribución sobre las posibilidades de las ensaladas frescas listas para su consumo y, en consecuencia, la necesidad de disponer de lineales con la temperatura adecuada para su conservación durante varios días. En algunos casos, las industrias se vieron obligadas a instalar ellas mismas sus propios lineales para la comercializar sus productos ante las dudas de la distribución sobre su rentabilidad.

Hoy, la IV gama es ya un fenómeno irrenunciable para las necesidades de la sociedad y los grandes grupos de la distribución tienen a la IV gama como una de sus banderas a la hora de apostar por la marca propia.

La IV gama, como un producto de mayor valor añadido, no escapó de los efectos de la crisis registrada en los últimos años de la década pasada y en los inicios de la actual. Eso se tradujo en una ralentización de su desarrollo hasta 2014, para volver a la senda del crecimiento de dos dígitos en 2015 y con unas bunas perspectivas de futuro.

Según los datos manejados por la Federación Nacional de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas, FEPEX, desde el año 2004 el mercado de este tipo de oferta ha crecido un 123%. En 2005, las toneladas preparadas de frutas y hortalizas para su comercialización como IV gama ascendieron a 44.598 toneladas. Cuatro años más tarde, en 2009, ya habían llegado a las 66.700 toneladas. Desde esa fecha, se inició un recorrido mucho más lento hasta las 70.446 toneladas en 2010. De 2013 a 2014 el volumen solo pasó de 77.700 a 81.500 toneladas para despegar nuevamente en 2015 hasta casi las 92.000 toneladas. De esa cifra, 88.900 toneladas correspondieron a hortalizas y 2.900 a frutas. La gran distribución acapara el 83% de las ventas y el 17% restante corresponde a la restauración. En términos económicos el sector supuso una facturación de unos 670 millones de euros.

Navarra, Comunidad Valenciana y Almería constituyen los ejes más importantes de la actividad de las cuatro grandes firmas que prácticamente se reparten el sector, tanto como fabricantes de su propia marca, como de las marcas de la gran distribución sobre unas superficies de más de 10.000 hectáreas que año tras año se amplían con nuevos productos en una política marcada por la búsqueda de ofertas más diferenciadas.

Vega Mayor, constituida en los años ochenta en la localidad navarra de Milagro, ha sido la firma pionera en el sector como una iniciativa apoyada por la Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra y AN para dar una salida con un mayor valor añadido a las producciones de hortalizas. Apoyada inicialmente por Sodena, desde el gobierno navarro, su mayor crecimiento se produjo con el desembarco de la multinacional francesa Florette en 2000 para hacerse posteriormente con todo el accionariado. En la actualidad maneja anualmente unas 45.000 toneladas de materia prima con una facturación de 150 millones de euros y una cuota de mercado que se sitúa el entorno del 45% con la lechuga y los brotes como principal oferta para una producción que en un 85% se comercializa en España y el 15% en el exterior, especialmente en Francia y Portugal. La sociedad dispone de superficies de cultivo y plantas de producción en Torrepacheco en Murcia, en Iniesta en Cuenca y en Canarias.

El segundo jugador de este mercado corresponde a la sociedad Verdifresh como empresa interproveedora del grupo Mercadona que supone más del 20% de las ventas del sector.

Verdifresh fue una iniciativa en el año 2000 del propio grupo de distribución con el apoyo del fondo de capital riesgo Atitlan, bajo la batuta del yerno de Juan Roig. Posteriormente el fondo se desprendió de su participación para pasar a formar parte del Grupo Alimentario Citrus. Verdifresh factura unos 70 millones de euros y desarrolla una de las políticas más agresivas dentro de la estrategia del grupo de distribución con la eliminación de referencias y con rebaja de precios. Dispone de plantas en Valencia, Aranda, Antequera y Tenerife

La firma almeriense Primaflor constituye la tercera firma en el sector de la IV gama. La empresa maneja más de 4.000 hectáreas de hortalizas con una facturación total de unos 140 millones, de los que solamente una parte corresponde a la venta de los productos d la cuarta gama

Finalmente, en una clara línea de ascenso se halla el grupo Vegetales la Línea Verde de Navarra constituida en 2008 en Tudela al 50% entre la cooperativa AN y la matriz italiana de la Línea Verde, líder en el sector de la cuarta gama y platos preparados. Es el grupo que experimentado el mayor crecimiento en los últimos años hasta lograr una facturación actual de 30 millones de euros con la marca Dimmidisi como buque insignia.

<< volver

Noticias
23/05/2017
Noticias
16/05/2017
Noticias
17/05/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

16/05/2017