Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

jueves 20 de julio de 2017

Reportajes
05/08/2016

CALterras: reivindicando el 'terroir'

  • Esta empresa conquense produce y comercializa hortalizas cultivadas en suelos calizos

Manel González. Periodista

En plena Alcarria, a unos 60 kilómetros al oeste de Cuenca ciudad, también en la provincia del mismo nombre, se encuentra el municipio de Huete. Allí, en un huerto situado en la confluencia entre los ríos Borbotón y Andihuela, junto al paraje que llaman Ambasaguas, encontramos los campos de CALterras, una empresa que produce pepinos y tomates en los suelos limosos con alto contenido de calcio característicos de la comarca, cuyas condiciones edafológicas componen un paraje único.

El clima, de tipo continental, juega también un papel protagonista, gracias a las grandes variaciones térmicas diarias y heladas que pueden aparecer a finales de mayo o principios de junio y que dan como resultado productos que, atendiendo a la temporalidad, se pueden calificar como tardíos.

¿Por qué CALterras? La respuesta es obvia. “Desde tiempos prehistóricos, la cal, la caliza, el silicato cálcico, es decir, el carbono en sus diferentes estados geológicos, han jugado un papel importante en nuestra comarca. Primero, en la Edad de Piedra sirvió para construir las primeras herramientas líticas (sílex); después, en la época romana las minas de speculum laminaris (el primitivo cristal) dieron gran desarrollo económico a la zona. La cal cocida ha servido de sustento a muchas familias que producían esta, para sanear y pintar muros y paredes”, explican sus promotores. “Por lo tanto, el elemento calizo nos representa y nos da identidad. También en la agricultura y horticultura juega un importante papel pues está presente en los suelos y en las aguas para regar, por lo que de una manera u otra termina incorporado a los productos agrícolas en forma de “salinidad””.

Así, CALterras nace este 2016 por y para, señalan, “reivindicar y poner en valor dos aspectos principales: la defensa del terroir como elemento de identidad comarcal a través de productos con una gran “tipicidad”, y la recuperación de semillas ancestrales, que tras generaciones, selecciones y adaptaciones ha dado lugar a esta perfecta armonía entre hombre y tierra”.

“Hace ya unos años que, desde la Fundación Huete Futuro, el Ayuntamiento de Huete y la iniciativa privada se vienen dedicando esfuerzos y recursos para darle visibilidad al pepino que se cultiva en Huete”, señala a Qcom.es una de las cabezas visibles de CALterras, Jorge Paredes. “Creo, por tanto, que es una iniciativa que empezaron unos pocos a la cual nos hemos ido sumado el resto. Hay por ahí muchas personas relacionadas directa o indirectamente con Huete que están haciendo un magnífico trabajo como embajadores de marca de los productos de su comarca”.

Pepinos y tomates “distintos”

“Nuestro argumento no es que nuestros pepinos y tomates son los mejores, simplemente son diferentes por sus particulares circunstancias de desarrollo”, remarcan.

Lo cierto es que su Pepino de Cristal destaca, en lo visual, por su gama de colores de intensos verdes; al tacto, por su rugosidad, tersura y dureza; al olor, por su franco olor a pepino y a agua marina; y, lo más importante, a su intenso, fresco y salino sabor.

Por su parte, el tomate Moruno Calizo de CALTerras es un reflejo de la complejidad del ‘terroir’, con sus colores rojos y verdes –por dentro, el rojo evoluciona a púrpura-; sus olores a hortaliza, a huerto, a tierra; y su sabor a maduración en la mata, con las aristas salinas siempre presentes, como seña de identidad.

CALterras cuenta con una superficie de plantación de 2,5 hectáreas dedicadas 50%-50% al pepino y al tomate y con cuatro trabajadores de forma temporal debido a la estacionalidad de los cultivos. En cuanto a volumen de producción, se estima que salen de sus instalaciones 15.000 kg de pepino y a 20.000 de tomate.

¿Cuál es el rasgo más característico de vuestros productos?, le preguntamos a Paredes. “Quizás sea la salinidad, fruto de la impronta de los suelos y aguas calcáreas”, responde.

Desde CALterras nos cuentan que todavía no han hecho estudios sobre las propiedades de los productos cultivados en esos terrenos calizos. “Aquí nos queda un largo camino que recorrer”, puntualiza Paredes. “El Ayuntamiento de Huete y la Fundación Huete Futuro, junto a los productores, se están planteando optar a una IGP. Esto implicaría trabajar sobre el conocimiento más exhaustivo de las semillas, así como cuáles son las interacciones entre el producto final y su edafología. Al final se trataría de mejorar las prácticas agronómicas sin perder la esencia del producto final”.

<< volver

Noticias
20/07/2017
Noticias
20/07/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

17/07/2017