feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

sábado 27 de mayo de 2017

Reportajes
07/09/2016

Más interés del capital extranjero para invertir en nuestro sector agroalimentario (parte I)

Ricardo Migueláñez. @rmiguelanez

El interés de la inversión directa extranjera (IDE) por nuestro sector agroalimentario aumentó de forma bastante considerable durante el pasado año, siendo la más elevada del último quinquenio para llegar a ser de casi 1.892 millones de euros, con un crecimiento del 28% respecto a 2014, según las estadísticas de Inversión Directa del Ministerio de Economía y Competitividad (Mineco), analizadas por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama).

En este último año se puso freno a las importantes caídas que se produjeron entre los años 2010 a 2013, en plena fulgor de la crisis económica, aunque la cifra del pasado año aún se queda lejos de la que alcanzó la IDE en 2010, año en el que se marcó un récord de inversión directa de capital extranjero por importe de 2.812,6 millones de euros.

Por el contrario, las desinversiones, aunque el año pasado aumentaron un importante 292%, se mantienen en niveles considerados bajos, muy lejos de los 1.291,28 millones del año 2012. El saldo entre lo que invirtió y desinvirtió el capital extranjero, la inversión exterior neta, registró un incremento del 24%, continuando con la tendencia ya iniciada en el año 2013.

La inversión bruta extranjera en España representó un 8,33% de la IDE total realizada en todos los sectores de nuestra economía durante el pasado año, que aumentó en cerca de 2.000 millones en relación a 2014, hasta alcanzar los 22.695,36 millones de euros.

Estas inversiones se dirigieron, en todos los años analizados, principalmente a la agricultura, ganadería y caza, industria de la alimentación y fabricación de bebidas, mientras que las destinadas a la pesca y la acuicultura recibieron inversiones menores.

De los 1.891,55 millones invertidos por extranjeros en el sector agroalimentario español, una buena parte, casi un 63% del total fue a parar a la industria alimentaria, que absorbió algo más de 1.190 millones de euros, y otro 24,4% fue a parar a la industria fabricante de bebidas, con cerca de 462 millones. El sector transformador agroalimentario concentró en conjunto el 87% de la IDE total.

Otro 11,6% de la inversión extranjera fue a parar al sector de agricultura, ganadería y caza; un 0,94% y 17,74 millones de euros al sector de la silvicultura y la explotación forestal y el 0,06% restante a los sectores de la pesca y la acuicultura.

Sobre el origen de las inversiones, en el año 2015 se produjo un aumento del peso de los países comunitarios sobre el año anterior, Algo más de la mitad (un 52% del total) de la IDE en España durante 2015 en el sector agroalimentario procedió de algunos de los Estados miembros de la UE-28, con 983,05 millones de euros, mientras que el 48% restante por importe de 908,55 millones, procedió de inversores de países terceros.

Entre los principales países con inversión directa en este sector, destacan Francia, que concentró el 27% del total de la IDE en este sector, frente a solo el 1% en 2014; Uruguay, el 23% (20% en 2014); México, el 18% (38% en 2014); Países Bajos, el 14% (15%); Reino Unido, el 6% (0% en 2014) e Italia, otro 3% (0%). Todos estos concentraron algo más del 90%,  mientras que otros países realizaron el 10% restante de la IDE, frente al 25% del año anterior.

Sin embargo, Estados Unidos que en 2014 registró una cuota de participación en la IDE en este sector del 14% no llegó al 1% del total y pasó a ocupar la decimoquinta posición como origen de la inversión en el sector agroalimentario.

Inversión española en el exterior

Las inversiones españolas en actividades relacionadas con el sector agroalimentario y pesquero se vienen reduciendo desde el año 2007, sin que el pasado año tampoco haya supuesto un punto de inflexión, a pesar de los repuntes coyunturales que se produjeron en 2010,2011 y 2014, años en los que superaron los 1.000 millones de euros de inversión bruta directa en el exterior en este sector.

Durante el pasado año continuó la tendencia descendente de esta IDE española en el exterior, alcanzando solo 698,2 millones de euros, lo que supone un 42% menos que durante el año anterior (1.204 millones).

A lo largo de todos estos últimos años, la inversión neta española en la actividad agroalimentaria en el exterior ha sido siempre positiva, debido a que las desinversiones siempre han tenido un valor inferior al de la IDE bruta en otros países. No obstante, en 2015, el descenso de la IDE bruta, unido al aumento del 80% de las desinversiones provocó que la inversión neta registrara un 73% de descenso.

En 2015, la inversión bruta española en el exterior continuó estando destinada principalmente a países terceros de fuera de la Unión Europea, con un 66,4% del total y 463,7 millones de euros, aunque menos y también menos diversificada que en 2014. El otro 33,6% restante y 234,5 millones de euros se destinó a países de la UE-28.

Esta menor diversificación fue debida a que el pasado año un solo país, Uruguay, acaparó prácticamente la mitad de las inversiones en países terceros. Por el contrario, Estados Unidos tuvo un descenso del 86%, siendo desplazado de los principales destinos.

Entre los principales destinos, como se ha indicado, destacó Uruguay, que concentró un 50% del total de las inversiones españolas en el sector agroalimentario en el exterior, frente al 19% en 2014. Le siguió Italia, con un 18% (6% en 2014); Francia, con un 11% (1% en 2014); Brasil, con un 5% (6%); Panamá, con un 4% (0%); Austria, con un 3% (0%). Estos países concentraron un 91% del total, mientras que el resto de países del mundo representaron un 9% del total, muy lejos del 68% del año 2014.

Las inversiones españolas en el sector agroalimentario y pesquero representaron solo el 2,6% del total de inversiones españolas en el exterior (26.199,4 millones de euros), frente al 3,9% del año 2014. Estuvieron dirigidas sobre todo a los sectores de agricultura, ganadería y caza, industria de la alimentación y fabricación de bebidas, mientras que en selvicultura y en el sector pesquero, a pesar del aumento experimentado en 2014, durante el pasado año volvieron a descender hasta niveles similares a los de los años anteriores.

Destaca el incremento del 1.348,8% de las inversiones en los sectores de agricultura, ganadería y caza, que representaron casi un 54% de la IDE bruta, con 376,26 millones de euros en 2015. Al contrario, las inversiones en el sector de transformación industrial (alimentación y bebidas) disminuyeron un 70%, hasta los 310,75 millones de euros, representando el 75% del total del sector agroalimentario. De este importe, cerca del 41% y 285,5 millones correspondió a la industria alimentaria y un 3,6% y 25,3 millones a la industria fabricante de bebidas. Otro 1,6% y 11,17 millones de euros de inversión española se destinaron al sector de la pesca y la acuicultura en el exterior.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

26/05/2017