feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

sábado 27 de mayo de 2017

Portada
16/01/2017

El que no sale en la foto, no cuenta

Ricardo Migueláñez. @rmiguelanez

La semana nos ha dejado una foto: la de los firmantes del Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la Contratación Alimentaria con la ministra García Tejerina tras el acto de adhesión de empresas y organismos al mismo. Un año después de su aplicación, por fin se escenifica uno de los pilares de la Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena, ese compendio de obligaciones encaminadas a lograr un mayor equilibrio y transparencia en las prácticas comerciales.

El Código es la vertiente autorregulatoria de la Ley, y sobre él deberían fundamentarse dichas relaciones comerciales entre los diferentes operadores que intervienen en la cadena alimentaria. Así, todas las empresas y organismos que han plasmado su firma se han comprometido a aplicar de forma voluntaria prácticas mercantiles que establezcan relaciones justas entre ellos.

Paralelamente se ha creado una comisión de seguimiento que valorará el grado de implantación y cumplimiento del Código, integrada por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el Ministerio de Economía y Competitividad y representantes de las organizaciones y asociaciones representativas de los diferentes operadores de la cadena alimentaria.

Las cláusulas del Código se ven apoyadas por la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), que inspecciona, abre expedientes y sanciona a aquellas empresas que han demostrado haber incurrido en prácticas desleales.

El movimiento se demuestra andando, pero creemos que este Código es una oportunidad inmejorable para corregir los problemas, que no son pocos, del sector. Cualquier intento que nazca del consenso entre los agentes de la cadena es bienvenido.

El entendimiento entre partes es básico, como defendimos cuando DIA y UPA se reunieron para establecer líneas de colaboración meses de desencuentros y denuncias por malas prácticas. Este tipo de escenificaciones tienen más fuerza de lo que parece, porque, por ejemplo en este caso concreto, dudo mucho que DIA se vaya a atrever a quebrar dicho acuerdo ante la amenaza de que sus agricultores puedan salir a la calle y bloquear sus plataformas o sus tiendas.

DIA, por cierto, no es uno de los 78 operadores que se han adherido al Código, donde sí encontramos asociaciones sectoriales como la FIAB, ANICE, FENIL, Cerveceros, ASEMAC, CESFAC, etc., compañías como Calidad Pascual, Nestlé o Feiraco, Cooperativas Agro-Alimentarias de España y las tres organizaciones agrarias, ASAJA, COAG y UPA.

Pero estas buenas intenciones se quedarán en agua de borrajas si el Gobierno no se pone serio con el cumplimiento de la Ley y no se muestra contundente contra las prácticas desleales. Al igual que en nuestras relaciones interpersonales del día a día, el equilibrio, la trasparencia y la lealtad son los tres conceptos que deberían regir en las negociaciones entre las distintas partes de la cadena alimentaria.

En los últimos años se han sucedido acuerdos similares en sectores como el aceitero o el sector lácteo que en algún caso no han servido para nada. Esperemos que esta vez sea distinto.

Nunca aparecer en la foto había sido tan importante para los operadores del sector agroalimentario. El que no sale, no cuenta. Pero ojo: si se está, hay que cumplir.

Que pasen una buena semana.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN qcom.es - TV

19/05/2017