feria meat
Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

miércoles 24 de mayo de 2017

Reportajes
21/03/2017

Todos a por China

  • El interés del sector agroalimentario español por hacerse hueco en el mercado chino avanza

Ricardo Migueláñez. @rmiguelanez

Hoy en día no se puede entender el comercio exterior agroalimentario español sin atender la situación con China. Este gigantesco país de más de 1.300 millones de habitantes se ha convertido en uno de los destinos prioritarios que buscan las empresas españolas, después de los mercados “naturales” de los países de la Unión Europea, y también de los Estados Unidos, mientras que, por el momento, Rusia, se ha quedado un poco al margen, a expensas de la resolución “sine die” del veto comercial, que afecta a bastantes de nuestros productos con más tirón exterior, y de su demasiada lenta recuperación económica.

Aunque el chino no es un mercado nada fácil para las empresas agroalimentarias españolas, durante el pasado año España fue el segundo país del mundo, tras Brasil, que más incrementó sus exportaciones, siendo por este orden la carne y despojos de porcino, el vino y el aceite de oliva los productos más exportados, con un 83% del valor total, seguido de otros, como el jamón curado, lácteos, cerveza, cítricos y fruta de hueso.

De acuerdo a los datos de las estadísticas de comercio exterior de las Aduanas chinas, las ventas agroalimentarias procedentes de España durante 2016 tuvieron un valor de 1.169,5 millones de euros, con un incremento del 48% respecto al año anterior, según un informe de la Ofecomes de España en Pekín. En porcentaje o valor relativo, las exportaciones españolas de alimentos y bebidas son las que más han crecido de todos los países de la Unión Europea, con Francia aumentando un 15%, Alemania, un 30% y Países Bajos, un 31%. Esto no quita para reconocer que Francia sigue siendo en valor total el primer exportador comunitario, con una facturación de 2.421 millones de euros, algo más del doble que el valor de lo facturado allí por las empresas españolas.

El crecimiento de las ventas agroalimentarias españolas en el mercado chino ha sido casi exponencial. En 2008, solo se facturaban allí mercancías por valor de 80 millones de euros, en 2016, por casi 1.170 millones, lo que supone multiplicar por 17 las ventas en ese periodo. España se sitúa aún en el puesto 11 de los países exportadores de alimentos en China, pero ha ganado cinco puestos en apenas 4 años.

El sector porcino, según el informe de la Ofecomes de la Embajada de España en Pekín, ocupa el primer puesto de las exportaciones agroalimentarias españolas a China, con un 59% del total y 686,7 millones de euros facturados de un total de 410.000 toneladas, a un precio medio de 1,68 euros/kilo. Suponen 165.000 tm y 300 millones de euros más que en 2015. Es, además, el segundo capítulo de toda la exportación española que se realiza hacia ese mercado.

Para rebajar la euforia, conviene señalar que China importó productos del porcino por valor de 5.300 millones de euros en 2016, principalmente de la UE, Estados Unidos y Canadá, con un incremento del 90% sobre el año anterior, lo que hace que la “cuota española” en las importaciones de este sector sea de casi un 13% del total, a pesar de ser nuestro país uno de los principales productores del mundo.

No hay que quitar mérito, sin embargo, al hecho de que nuestro país es ya el tercer exportador de carne y despojos del porcino a China, solo por detrás de Alemania y Estados Unidos, habiendo adelantado a Dinamarca y Canadá en estos últimos años. En 2011, las exportaciones españolas de este producto hacia ese destino eran por valor de apenas 40 millones de euros y en solo cinco años se ha multiplicado por 17 esa cifra. En la actualidad, son casi una treintena los mataderos homologados y autorizados para exportar a China, tras sumar en 2016 otros 7 nuevos establecimientos, lo que, según la Ofecomes, “asegura que el crecimiento apuntado puede ser sostenible y duradero”, detectándose también en los últimos meses un aumento de las ventas de despieces de porcino de gama media y alta, de mayor valor añadido (jamones, paletas, chuleteros y jarretes).

Vino español

El segundo de los productos agroalimentarios españoles que más se exporta al mercado chino es el vino, aunque a distinta distancia del producto anterior y con una mayor competencia comercial con otros países terceros productores. En 2016, la facturación del vino español fue de 144,2 millones de euros, con un aumento del 23% sobre el año anterior.

Esto supone poco menos del 7% del valor total de importación de esta bebida por China, que ascendió a 2.140 millones de euros en el pasado año. Francia lidera ese mercado con diferencia, seguido de Australia y Chile, países muy favorecidos por sus acuerdos de libre comercio con el país asiático. Estos tres países controlan el 80% del total de vino importado por China, que fue de 6,4 millones de hectolitros, de los 5 millones por valor de 2.040 millones de euros fueron embotellados y 1,4 millones (22%) a granel por valor de 100 millones de euros (5% del total).

Notas destacadas es que un 93% del vino español exportado en valor hacia ese mercado es embotellado, con unas ventas de 720.000 hectolitros, a un precio medio de 1,79 €/litro, aunque el granel supone todavía un 20% del volumen total, con 180.000 hl, con un valor de solo 9,4 millones de euros, a un precio medio de 0,52 euros/litro. En total, 900.000 hectolitros, que representan algo más del 14% del volumen total de vino importado por el país asiático.

Un 14% por volumen y un 7% por valor de toda la importación de vino realizada por China queda todavía por debajo de las expectativas que tendría que tener un país que, como el nuestro, cuenta con el primer viñedo del mundo por superficie y es el tercer país productor y exportador por valor del mundo, oscilando entre el primer y segundo puesto por volumen exportado según años con Italia. De ahí que el potencial para exportar a ese mercado sea aún bastante grande, si se tiene en cuenta que se coloca a China dentro de pocos años como el primer consumidor mundial de vino, superando a Estados Unidos y a Francia.

Aceite de oliva

Al contrario que en vino, España lidera las importaciones chinas de aceite de oliva, con un registro de cuota histórico del 80% del total, superando a Italia (14%) y Grecia (3%). La facturación en 2016 por este producto emblemático del sector agroalimentario fue de 139,3 millones de euros, un 15% más que en un año antes, con un volumen de 31.000 toneladas (80,3% del total), muy por encima de Italia (5.400 tm) y Grecia (900 tm).

China importó aceite de oliva por un importe total de 158,8 millones de euros, un 11% más que en 2015, con un volumen de 38.600 toneladas, con un precio medio ligeramente por encima de los 4 euros por litro. La firmeza de precios permitió incrementar las ventas españolas de aceite de orujo de oliva a China en un 25%, llegando a las 5.500 tm, por valor de 15, 4 millones de euros, con un precio medio de 2,80 euros por litro.

La producción medio mundial de la campaña 2015/16, que vino precedida de una escasa cosecha en la campaña anterior frenó la irrupción en el mercado chino de aceite de oliva de otros países terceros competidores, como Australia, Marruecos, Túnez o Turquía, que perdieron 7 puntos de cuota comercial allí respecto al máximo de 2014, cuando llegó a ser del 10% del total.

Teniendo en cuenta que España es el primer productor mundial de aceite de oliva, con una media de exportación en los últimos años de 800.000 a un millón de toneladas, las exportaciones destinadas a China, aunque importantes, podrían ser consideradas aún bastante moderadas para la dimensión de este país, con lo que el potencial exportador de nuestro país debería reafirmarse en los próximos años.

Otros productos

Las expectativas de exportación de otros productos alimentarios y de bebidas son también importantes, si vemos lo sucedido en 2016, con incrementos porcentuales que la Ofecomes de la Embajada de España en Pekín califica de “espectaculares”. Es el caso de la cerveza, sobre todo las de tipo “artesanal”, con un aumento del 45% y una cifra de 50,8 millones de euros, ocupando ya el cuarto lugar de las exportaciones alimentarias españolas en ese país y, lo que es más importante, el tercer puesto entre los países exportadores a nivel mundial, solo por detrás de Alemania y Países Bajos, y por delante de países con más tradición y marcas acreditadas y reconocidas en este producto, como Bélgica, México o Francia.

En jamón curado, España exportó a China un volumen de 150 toneladas, con un incremento del 50% en 2016 sobre el ejercicio anterior, por valor de 3,8 millones de euros, a un precio medio de 26 euros/kilo, debido a la proporción mayor de jamón serrano, que supone en la actualidad el 80% de los envíos totales de jamón hacia el mercado chino. En este subsector cárnico, este año puede ser decisivo si se aprueba definitivamente la exportación de jamón con hueso a China, lo que podría elevar las ventas entre 15-20 millones de euros, según apunta la Ofecomes de la Embajada de España en Pekín.

Los cítricos son otros de los productos más exportados a China. En 2016 se exportaron 12.600 toneladas, de las que cuales 10.000 tm fueron naranjas, 2.200 tm, mandarinas, y 200 t de limones y otro tanto de pomelos. En conjunto, por valor de 14,5 millones de euros, con un espectacular crecimiento del 300% sobre 2015. El consumidor chino aprecia mucho la naranja española de las variedades Navel Late, Lane Late y Powell, que se envía entre los meses de marzo a mayo, cuando alcanza sus mayores precios, por encima de los de la naranja “Sunkist” californiana.

Por último, en fruta de hueso, tras la firma del protocolo bilateral de exportación, nuestro país se convirtió en el primer autorizado del mundo para enviar hacia ese destino melocotones, nectarinas y paraguayas, dado que ciruelas ya venían exportando Chile y Estados Unidos desde el año 2005, con un volumen de 45.000 tm en el pasado año. En la última temporada, España exportó a China por primera vez 700 toneladas de ciruelas y 200 tm de melocotones, nectarinas y paraguayas por importe conjunto de 1,8 millones de euros. Se espera con bastante expectación la nueva temporada de 2017, que se iniciará en los últimos meses de esta primavera, para ver el comportamiento de las exportaciones de fruta de hueso españolas hacia ese mercado a lo largo de toda la campaña completa.

<< volver

Noticias
23/05/2017
Noticias
16/05/2017
Noticias
17/05/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

16/05/2017