Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

miércoles 28 de junio de 2017

Reportajes
21/03/2017

La salud se cuela en la lista de la compra

  • El factor salud se convierte en uno de los principales pilares de consumo y obliga a la industria a reorientar su estrategia

Rocío Antón. @rocio_anton

El factor salud se ha convertido en un elemento clave para los españoles a la hora de hacer la compra. Si durante la época de la crisis el consumidor se centraba en la búsqueda de un precio bajo, en la actualidad la salud es uno de los principales pilares de consumo.

Según el último informe Nielsen 360, el 45% de los consumidores se decanta por productos más saludables. Así, además de aumentar las compras de frutas y verduras, incorporan a la cesta de la compra alimentos como el muesli, las leches vegetales o las tortitas de arroz y prefieren los productos sin colorantes artificiales, bajos en grasa o sin ella y bajos en azúcares o, directamente, sin azúcar.

La cruzada contra este último ingrediente, considerado por algunos analistas como “el nuevo tabaco”, ya ha calado en los consumidores. “La mala prensa del azúcar está ya impactando en el comportamiento de los consumidores en toda Europa”, señala la consultora Mintel en un estudio reciente, que revela que seis de cada diez españoles están activamente reduciendo o evitando el consumo de alimentos azucarados.

Una de las industrias más afectadas por esta tendencia es la de las bebidas refrescantes, que además se enfrenta a la intención del Ministerio de Hacienda de crear un nuevo impuesto contra las bebidas azucaradas.

En España, este sector asegura que lleva, no obstante, varios años reduciendo el azúcar de sus productos, en el marco de la Estrategia NAOS promovida por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición con el objetivo de frenar el incremento de la obesidad.

Menos azúcar en los refrescos

Según datos de la patronal Anfabra, la industria española de refrescos ha reducido en un 23% el azúcar puesto en el mercado desde 2005 hasta 2014. De este modo, superaría el objetivo fijado recientemente por la patronal europea, que quiere una disminución del 22% en el periodo 2000-2020. “La reducción conseguida ya en el conjunto de Europa es del 12%, lo que posiciona a España como un país destacado en el continente en cuanto a disminución de azúcares y calorías”, subrayan desde la asociación del sector.

Junto a la industria de los refrescos, las grandes compañías de alimentación también están adoptando una estrategia más saludable, reduciendo porciones, desarrollando nuevos productos o reformulando los ingredientes de los actuales para reducir azúcares, sal y grasas saturadas.

“La tendencia de los consumidores hacia el wellness llevará al sector a desarrollar apuestas más saludables desde una visión de equilibrio y donde también la indulgencia tiene espacio, ya que nos aporta ese bienestar amplio”, explica a Qcom.es la directora de Marketing e I+D de Calidad Pascual, Mar Doñate.

Productos más personalizados

Doñate destaca que Calidad Pascual está desarrollando nuevas propuestas de sus diferentes marcas que “nacen para cubrir las necesidades del consumidor actual y que se adaptan a sus gustos y necesidades y a su nuevo a su estilo de vida y hábitos alimenticios”.

En concreto, la compañía ha relanzado la Leche 0% y ha puesto en el mercado una Sin Lactosa con un sabor más parecido a una leche tradicional. Además, recientemente sus Bifrutas pasaron a ser Zero (cero materia grasa y sin azúcares añadidos) y la línea para niños cuenta con tres variedades Zero. Calidad Pascual ofrece también DiaBalance, una gama de productos para las personas que necesitan controlar sus niveles de glucosa.

“Los consumidores están aceptando el esfuerzo de empresas, como la nuestra, por adaptarnos a estas nuevas tendencias con productos cada vez más personalizados”, asegura Mar Doñate. Para la directiva, las empresas tienen que innovar, “pero no solo en ver qué productos y soluciones nuevas tienes que dar, sino también en cómo lo haces. El consumidor te pide más y más cosas por el mismo precio o menos”.

Otra de las alimentarias que está modificando sus gamas de productos para hacerlas más saludables es Nestlé, que incluso se fija cada año objetivos concretos en materia de nutrición.

En esta línea, está reformulando sus productos para reducir azúcares, sal y grasas saturadas. El gigante suizo se ha comprometido a disminuir el azúcar que añade a sus productos en un 5% adicional en 2020, un objetivo que implicará eliminar al menos 18.000 toneladas de azúcar en el mercado europeo. Igualmente, se ha marcado el objetivo de seguir reduciendo el sodio y las grasas saturadas, hasta un 10% en el mismo periodo.

“Más del 99,8% de las grasas y aceites en nuestros alimentos y bebidas a partir del 1 de enero de 2017 no contendrán grasas trans procedentes de aceites parcialmente hidrogenados”, recoge el informe Nestlé en la sociedad, publicado este mismo mes, que también incluye el compromiso de eliminar todos los colorantes artificiales de sus productos en 2020 y seguir descartando ingredientes poco conocidos, en favor de otros naturales “conocidos y reconocibles, como verduras, especias, condimentos y harinas”.

El flexitarianismo

Nestlé España destaca el lanzamiento de productos como la nueva gama de refrigerados Garden Gourmet, con la que busca responder al emergente mercado “flexitariano” (consumidores que reducen el consumo de carne a favor de la proteína vegetal) y asegura que “en menos de un año lidera los platos preparados de este segmento”.

Según datos de la compañía, más de cinco millones de españoles se identifican con la opción flexitariana y en 2015 el 43% de la población había reducido el consumo de carne roja o ni siquiera la había probado.

“Al consumidor le preocupa la salud más que nunca”

Unilever, propietario de marcas como Knorr, Hellmann’s o Frigo, también sigue desde hace años una estrategia vinculada a la nutrición y considera que el consumidor aprecia estos esfuerzos, porque “le preocupa la salud más que nunca”.

La directora de Comunicación de Unilever España, Ana Palencia, explica a Qcom.es que la multinacional inició en 2003 una estrategia de mejora de la composición nutricional de sus productos, denominada ‘Programa de potenciación de la nutrición’, con el que ha reformulado la mayor parte de su oferta, reduciendo sal, azúcares, grasas saturadas y trans de sus productos. El grupo lanzó además en 2010 el ‘Plan Unilever para una Vida Sostenible’, que incluye iniciativas para “mejorar todavía más el perfil nutricional” de sus productos.

“El consumidor efectivamente aprecia todos los esfuerzos que estamos haciendo dentro del Plan Unilever para una Vida Sostenible, y vemos que se inclina antes hacia la compra de un producto para el que se han hecho esfuerzos (en cualquier de las vertientes de sostenibilidad), que hacia productos cuyo perfil nutricional no se ha tocado, o bien – en otro ámbito de la sostenibilidad – que no respetan prácticas de agricultura sostenible”, explica Palencia.  

La directiva de Unilever España subraya que incluso para productos con una “vocación más indulgente”, como los helados, los consumidores aprecian que se hagan modificaciones “más acordes con el estilo de vida actual, como ofrecer porciones reducidas o incrementar el contenido de fruta en los productos”.

“Al consumidor le preocupa la salud más que nunca: ya no busca únicamente que un producto le alimente, sino que tenga un beneficio específico para su salud”, concluye.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

26/06/2017