Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

lunes 24 de julio de 2017

Reportajes
12/06/2017

Embutidos España, jamones para el mundo

  • El 30% de sus ventas corresponde a la exportación a 70 países
  • La empresa familiar toledana elabora al año más de medio millón de piezas
  • Es líder mundial en la producción de lomo con 2.500 toneladas

Vidal Maté. @trigolimpio_VM

En un sector maduro como es el de la industria la carne, crecimientos de dos dígitos cercanos al 20% no es un comportamiento habitual. Una de esas excepciones es la empresa Embutidos España, ubicada en la pequeña localidad de Escalonilla que en 2016 experimentó un incremento de su facturación en un 17% hasta los 32 millones de euros de los que un 30% corresponden ya a las ventas en más de 70 países, básicamente de jamones y embutidos curados, y con un aumento del volumen de empleo del 15% hasta los 120 trabajadores en un territorio netamente rural en la provincia de Toledo

Corrían los años ochenta, 1985, cuando Miguel Angel España, con 32 años, que había sido empleado con cargos de responsabilidad en varias empresas del sector, decidió iniciar su propia aventura con la puesta en marcha de la sociedad que hoy lleva su nombre sobre una superficie de 600 metros cuadrados que años tras año se fueron ampliando hasta los actuales 15.000 metros cuadrados, donde cuenta con 23 secaderos, 10 cámaras frigoríficas, tres salas de empaquetado, dos líneas de loncheado y un laboratorio físico-químico microbiológico, lo que supone disponer de una de las plantas mejor equipadas del sector. Esta instalación se suma la fábrica de jamones de Gerindote donde, sobre unos 12.000 metros cuadrados otra pequeña localidad a cinco kilómetros de la sede central del grupo con 22 secaderos con capacidad para 350.000 piezas.

Hoy, Embutidos España se mantiene como una empresa familiar a la que se han incorporado los cuatro hijos, Diego, Mª Carmen, Rubén y Miguel Ángel, que desempeña las tareas de director general.

Para el primer responsable de la firma toledana, cuatro habrían sido los pilares más importantes sobre los que se ha asentado el crecimiento del grupo. En primer lugar, la tradición. Elaborar productos para los nuevos consumidores, mantenido los valores, sabores y algunos productos del pasado. En segundo lugar destaca la política de calidad. Un tercer elemento fundamental en esta evolución, ha sido la decidida apuesta del grupo por la innovación, la I+D, la búsqueda de nuevos productos según la demanda puntual de los consumidores. Hace más de una década se embarcó en la producción de chorizo de pavo para atender la demanda de una población que por sus creencias no adquiere el producto con cerdo. La experiencia no resultó por el coste del producto, pero quedó como un intento más en la línea de innovar. Igualmente destaca el compromiso de la empresa con sus clientes y su elevado grado de fidelización.

El hecho de llevar en la denominación de la empresa y en sus etiquetas la palabra España entiende Miguel Ángel que no le ha supuesto para sus ventas, en términos generales, ningún contratiempo, para sus operaciones en los mercados exteriores, aunque en algunas zonas del mercado interior no ha sido la mejor carta de presentación.

Embutidos España opera anualmente con un volumen de unas 6.000 toneladas de carne, tanto de cerdo de bellota que adquiere en zonas de dehesa, como de animales de capa blanca que compra en una zona de grandes ganaderos como es la propia provincia. La empresa dispone en la localidad de Velada una explotación de un millar de animales de ibéricos.

En el conjunto de la producción del grupo, a la cabeza se hallan los jamones que suponen el 50% de la oferta, unas 525.000 piezas cada año de las que 100.000 son de ibérico, mientras el resto se lo reparten  productos curados como chorizos, salchichón de Toledo y muy especialmente, el lomo en diferentes formatos de presentación donde la firma toledana se considera líder del mercado mundial con una oferta de 2.500 toneladas, tanto de ibéricos como de cerdo blanco.

El mercado interior sigue suponiendo la parte más importante del volumen de ventas, así como del valor de las mismas. Sin embargo, los últimos años se ha producido un crecimiento espectacular en el comercio exterior con una facturación superior a los 10 millones de euros, que suponen el 30%, porcentaje del que un 20% corresponde al resto de la UE, un 8% a América y el 2% a los países asiáticos, con el jamón como producto estrella al significar aproximadamente el 80% de las ventas. Al igual que en el mercado interior, la empresa ha tratado de elaborar los productos teniendo en cuenta los tipos de demanda y el gusto de los consumidores de cada país. Actualmente, de todas las exportaciones, aproximadamente un 50% corresponde a los países europeos, un 30% a América del Sur, un 5% a los países africanos, un 5% a Canadá y un 10% a los países de América Central, Asia y Oceanía. A la cabeza de los principales mercados se halla Holanda, seguida de Hong Kong, Croacia, Alemania y Australia.En total, 70 países.

El objetivo de los responsables del grupo es crecer básicamente en los países asiáticos, muy especialmente en China y Japón, así como lograr una mayor penetración en el mercado de los Estados Unidos donde el pasado mes de mayo ya se enviaron los primeros jamones homologados tras superar las duras exigencias de la Administración de ese país para acceder al mercado.

<< volver

MÁS EN Reportajes

17/07/2017