Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

lunes 24 de julio de 2017

Reportajes
13/06/2017

Luces y sombras del sector de vacuno de carne (y II)

(Continuación de 'Luces y sombras del sector de vacuno de carne (I)')

Ricardo Migueláñez. @rmiguelanez

Comercio Exterior

Las exportaciones de carne de vacuno durante el pasado año se elevaron a 272.707 toneladas, con un aumento del 2,7% y en 7.151 tn respecto a 2015, año en que habían aumentado ya un 35,6% sobre 2014, al pasar de 195.773 a 265.556 toneladas. En valor, el incremento de estas ventas al exterior alcanzó los 857,97 millones de euros, un 6,5% y 52,5 millones más que en el año anterior, cuando se produjo un fuerte incremento del 20,3% en ese año respecto a 2014, pasando de 622,78 millones a 805,41 millones de euros.

Del total exportado en volumen, unas 179.792 tn de carne de vacuno (65,9% del total), un 2,11% y 3.873 tn menos, correspondieron a transacciones a otros países de la UE, y 92.914 tn (34,1% del total), con un aumento del 13,5% y de 11.023 tn a exportaciones destinadas a países terceros.

En valor, las transacciones de carne a otros países de la UE fueron en 2016 de 609,91 millones de euros, representando un 71,1% del total, con un aumento del 2% y en algo más de 12 millones sobre el año anterior, mientras que los envíos a países terceros se elevaron a 248,03 millones, un 28,9% del total, con un aumento del 19,5% y en casi 40,5 millones sobre un año antes.

En resumen, el incremento de las ventas a países extracomunitarios en volumen compensó el descenso que se produjo en las realizadas a países de la Unión, mientras que en valor el aumento de las exportaciones realizadas fuera de la UE fueron el triple que el que se produjo con países comunitarios.

Por el lado de las importaciones, nuestro país importó en 2016 carne de vacuno por un volumen de 218.474 toneladas, un 14,4% más y 27.500 tn más, tras haber descendido un 4,4% en 2015 respecto al año anterior. El valor de las mismas fue de 895,43 millones, con un incremento del 8% y de 66,2 millones.

Casi un 94% del total de estas compras al exterior en volumen procedieron de otros países de la UE, con 205.219 toneladas (+15,8%), mientras que solo el 6% restante, con 13.209 tn (-4,5%) llegó desde países terceros. En valor, las compras comunitarias supusieron 803,37 millones de euros (+9,6%), un 93,6% del total, mientras que las realizadas fuera de la UE fueron de casi 92,1 millones (-4,4%), el 6,4% restante del total.

En resumen, exportamos unas 54.240 toneladas más en volumen de carne de vacuno que las que importamos, pero en valor facturamos 37,5 millones menos. Además, mientras que aumentaron en volumen y valor las ventas de carne de vacuno de otros países de la UE en 2017, las procedentes de países terceros bajaron.

Casi la mitad (48,6%) de las exportaciones en el sector de carne de vacuno correspondió a carne fresca, con 132.419,2 tn; un 13,6% y 37.120 tn a carne congelada; un 7,5% a despojos, con 20.552 tn y un 0,2% a carne salada, en salmuera o ahumada, con 522,3 toneladas. A esto hay que añadir, las ventas al exterior de animales vivos, que representó un 30,1% del total en peso, con 82.094 toneladas.

En las importaciones de carne de vacuno durante el pasado año, un 47,2% del total correspondió a carne fresca, con 103.138 toneladas; otro 12,2% y 26.665 tn a carne congelada; un 2,9% adicional a despojos, con 6.395 tn, y el 1,3% restante a carne de vacuno salada, en salmuera, seca o ahumada, con 2.845 toneladas. A esto hay que sumar, un 36,4% del total importado que fueron animales vivos, cuyo peso fue de 79.323,6 toneladas.

Un 19,3% de las importaciones por volumen llegaron de  Polonia, con 25.077 tn (+20%); otro 14,5% de Países Bajos, con 18.814 tn (+18,1%); un 13,4% de Alemania, con 17.437 tn (+3,3%); otro 8,7% de Irlanda, con 11.337 tn (7,9%); un 6,9% de Italia, con 8.950 tn (+25,5%) un 6,4% de Austria, con 8.272 tn (+119,4%), etcétera.

Animales vivos

Francia fue el primer proveedor de animales vivos bovinos de España, con más de la mitad del total (58,2%) y 46.216 toneladas, con un aumento del 9,8% en este último año, seguido de Portugal, con 13.406 tn, un 16,9% del total, con un descenso del 17,4%); Alemania, con otro 7,3%, con 5.784 tn (+11%); Irlanda, con un 4,5% y 3.554 tn (+65,2%); Polonia, con un 1,7% del total y 1.403 tn (-34,7%). Otros países desde donde se importaron animales vivos fueron Países Bajos, República Checa, Rumania, Bélgica, Italia y Reino Unido, todos con más de 1.000 toneladas de peso. En conjunto, se compraron animales vivos por 79.432 tn, un 6% más que en el año anterior.

España, por su parte, exportó animales vivos a Libia (41,3% del total), con casi 33.930 toneladas (+39,1%), seguido de Líbano (24,4%), con 19.997 tn (-38,8%); Egipto (12%), con 9.892 tn (+530,2%); Italia (10,7%), con 8.824 tn (-20,6%); Portugal (3,9%) y 3.217 tn (-12,4%); Francia (3,9%), con 3.196 tn (-53,4%); Argelia (1,9%), con 1.583 tn (+44,6%); Marruecos (0,8%), con 627,6 tn (-29,8%). En conjunto, estas ventas disminuyeron un 0,4% en 2016 sobre el año anterior, hasta 82.094 toneladas.

Corriente comercial de la UE

La Unión Europea importó del sector de vacuno de carne (carne, animales y despojos) desde países terceros un total de 209.612 toneladas en 2016, con un aumento del 1% del total. España fue el quinto país importador de la UE con un 6,3% del total y 13.110 toneladas adquiridas a países terceros en 2016, con un descenso del 4,6% respecto a 2015. El primer país importador fueron los Países Bajos, con un 36,7% del total y 76.854 tn (+8,2%), por delante de Italia (22,4%), con 46.851 t (+1,7%); Alemania (18,3%), con 38.301 tn (+3,1%), Reino Unido (10,1%), con 21.147 tn (-15,8%). Por detrás de España, se situaron países como Francia, un 1,8% del total y 3.758 tn (+18%); Suecia (1,1%), con 2.351 tn (-11,8%); Portugal (0,8%), con 1.696 tn (+7,7%); Grecia (0,6%), con 1.268 tn (+27,4%), etcétera.

La UE exportó unas 792.987 toneladas en 2016 a países terceros, destinadas principalmente a Turquía (118.863 tn); Líbano, con 83.513 tn; Israel (59.293 tn); Hong-Long (53.955 tn); Libia (51.805 tn); Bosnia-Herzegovina (38.946 tn); Argelia (36.351 tn); Costa de Marfil (34.765 tn); Ghana (31.712 tn); Egipto (24.472 tn); Rusia (23.065 tn); Vietnam (19.898 tn); Suiza (19.791 tn), etcétera. China aparece con 11.258 tn, por detrás de Filipinas y Noruega. Estados Unidos ocupa de los últimos lugares, con apenas 2.765 tn, por delante de Albania, con 2.761 t; y Japón por encima de los norteamericanos, con 2.902 toneladas.

Por el contrario, los principales abastecedores de las 209.159 toneladas del sector de vacuno de carne de la UE en 2016 fueron Brasil, con 65.669 tn; Uruguay, con 38.604 tn; Argentina, con 33.264 tn; Australia, con 31.392 tn; Estados Unidos, con 15.841 tn; Namibia, con 7.220 tn; Nueva Zelanda, con 7.704 tn; Bostswana, con 7.217 tn; Suiza, con 4.684 tn; Paraguay, con 4.575 tn, etcétera. Canadá apenas exportó 345 toneladas en 2017; Chile, unas 444 tn, y Japón (343 tn).

Durante el pasado año, Estados Unidos, con una cuota del 17,9%, fue  el primer importador del mundo de carne de vacuno, con 1,37 millones de toneladas, seguido de China (10,8%), con 825.000 tn; Japón (9,3%), con 715.000 tn; Rusia, con 585.000 tn (7,6%); Corea del Sur (6,7%), con 510.000 tn; Hong-Kong (4,9%) y 375.000 tn y la UE-28 (4,4%), con 370.000 toneladas.

Los principales exportadores de carne de vacuno del mundo en 2016 fueron Brasil, con un 19,6% del total y 1,85 millones de toneladas, seguido de la India, con un 19,6% y 1,85 millones; Australia (14,7%) y 1,38 millones; Estados Unidos (11,9%) y 1,12 millones; Nueva Zelanda, (6,1%) y 580.000 tn; Canadá (4,6%) y 430.000 t; Paraguay (4,1%) y 390.000 tn; Uruguay (4,1%) y 385.000 tn; UE-28 (3,5%) y 330.000 tn; México (2,7%) y 255.000 tn; Argentina (2,2%) y 210.000 toneladas.

Consumo de carne

Si nos atenemos a los datos del Panel de Consumo Alimentario del MAPAMA sobre consumo de carne de vacuno fresca en los hogares, la realidad es que éste siguió en descenso un año más, bajando un 3% en 2016 respecto al año anterior, hasta las 246.377 toneladas, un registro muy lejos de las 346.401 tn del año 2008 y que desde entonces ha ido en tendencia descendente.

No obstante, el consumo interno total aparente de carne de vacuno, según la Encuesta de Sacrificio, Datacomex, INE y Mapama, llegó a las 598.000 toneladas durante el pasado año, un 4,2% más que en 2015 (573.700 tn), a razón de unos 12,9 kilos por habitante y año, prácticamente medio kilo más que en 2015, aunque lejos del récord de 15,2 kg/”per capita” del año 2005 y de los niveles de los años siguientes.

Se ha producido una ligera mejora del consumo de carne de vacuno, a pesar de la reducción de la población española, desde el año 2013, cuando llegó a bajar hasta los 12 kg/persona y año. El grado de autobastecimiento (relación entre producción propia, menos exportaciones, más importaciones, y consumo interno aparente) en este tipo de carne, salvo en los años 2009 (98%) y 2010 (99%), ha sido históricamente positivo, alcanzando en 2016 un 107%.

A nivel mundial, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), este país es el mayor consumidor de carne de vacuno, concentrando una quinta parte (20%) del total, con casi 11,7 millones de toneladas en 2016, seguido de la Unión Europea, con un 13,4% y 7,85 millones; China (13,2% y 7,76 millones) y Brasil (13,0% y 7,65 millones). Otros países grandes consumidores son la India (4,1% y casi 2,44 millones de toneladas); Argentina (4,1% y 2,43 millones); Rusia (3,1% y 1,84 millones); México (3,1% y casi 1,81 millones), Pakistán (2,9% y casi 1,68 millones), Turquía (2,8% y 1,65 millones); Japón (2,1% y 1,21 millones), etcétera.

Precios de mercado

Los precios de mercado, según información del MAPAMA, volvieron a registrar una tónica de debilidad durante el pasado año. Sólo los añojos AR3, gracias a las ventas al exterior, registraron una pequeña recuperación del 1,18%, hasta 367,83 euros/100 kilos de media anual sobre el año anterior, que no compensó el descenso del 2,7% de un año antes.

El resto de categorías tuvo descensos de mayor o menor calado. Las vacas DO recortaron su precio medio algo más del 5% en el año, hasta 215,54 euros/100 kg, debido a una oferta por momentos excesiva que no pudo ser absorbida por una débil demanda. Las novillas ER3 mantuvieron los niveles de 2015, con una caída del 0,3%, hasta 377,42 euros/100 kg de media, lejos de los registros de 2014 (396,42 euros/100 kg). Los frisones de menos de un mes recortaron su precio medio de mercado un 1,8% en el año, hasta solo 91,13 euros; los cruzados de menos de un mes bajaron fuertemente un 6,3% de media anual, hasta 240,3 euros, que se une también al descenso de casi un 10% de 2015 y, por último, los pasteros se dejaron casi un 1,1%, hasta 232,47 euros de media anual, tras registrar un descenso del 2,4% un año antes.

<< volver

MÁS EN Reportajes

17/07/2017