Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

domingo 23 de julio de 2017

Reportajes
15/06/2017

Año negro bajo el sol

  • Las aseguradoras estiman inicialmente las indemnizaciones en 300 millones sobre una superficie de 1,3 millones de hectáreas
  • Un total de 300 peritos realizan las peritaciones para poder pagar las indemnizaciones en los meses de julio y agosto

Vidal Maté. @trigolimpio_VM

Está por ver el comportamiento de los precios pero, en principio, en lo que afecta a las producciones, todo apunta a un año negro muy especialmente en todo el sector de los cereales de invierno, al que siguen los viñedos en algunas de las más importantes denominaciones de origen y a producciones de frutas de hueso de verano. En total, inicialmente 1,3 millones de hectáreas afectadas por las malas condiciones climatológicas considerando solamente las superficies con una cobertura de seguro, lo que supone que la cifra realmente afectada por sequías y heladas o pedriscos será, como mínimo, el doble según el nivel medio de aseguramiento. En medios de las compañías aseguradoras, según los datos recibidos solamente hasta la primera quincena de junio, las indemnizaciones se estiman en unos 300 millones de euros. Ministerio de Agricultura y Agroseguro, donde se agrupan las compañías aseguradoras llegaron a un compromiso para que las peritaciones se hagan con la máxima rapidez posible para lo que se ha ampliado hasta unos 390 el número de peritos de campo y se contempla que los pagos se puedan realizar en la parte más importante en los meses de julio y agosto, salvo en el caso del viñedo donde se hace una peritación final antes de la vendimia en septiembre u octubre.

Las malas condiciones climatológicas han acompañado al sector agrario en lo que va de 2017. Los primeros dos meses del año fueron escenario de una fuerte bajada de las temperaturas que diezmaron producción de hortalizas y, en el caso de las frutas, básicamente a los cultivos de cítricos con pérdidas estimadas en unos 40 millones de euros, de los que 23 millones corresponden a los cítricos y seis a las hortalizas. Lo más destacable es que por primera vez se computan daños por nueve millones de euros por daños en las instalaciones.

En marzo siguieron las malas condiciones climatológicas con sequía, heladas, tormentas y pedriscos para desatar una carrera de daños provocados en cereales, situación que ha proseguido en los meses siguientes, tanto en lo que se refiere a la sequía como a las heladas y al pedrisco, especialmente en cereales de invierno, frutas y hortalizas y viñedos, junto a los pastos en la mitad sur de la península. En abril ya coincidieron las condiciones de una climatología extremadamente seca con los fenómenos tormentosos contra los herbáceos y la huerta. A finales de abril, el campo sufría una fuerte caída de las temperaturas con efectos especialmente graves en las denominaciones de origen del vino en zona Rioja, Ribera del Duero, Bierzo, Toro, Cigales, Rueda y otras de Galicia. En mayo y junio se han prolongado los graves problemas de la sequía y de la falta de agua embalsada para los riegos, fenómenos a los que se han sumado otros como el asurado de los campos con los calores de la primera quincena de junio

El resultado de todo ello ha sido una siniestralidad que afecta a casi 1,3 millones de hectáreas considerando solamente las superficies que habían suscrito un seguro y que, en este caso, suponen aproximadamente el 60% de la superficie cultivada en los cereales.

Consecuencia de todo ello, las compañías aseguradoras, según los datos provisionales a 12 de junio, estiman una superficie con seguro afectada de 1.284.000 hectáreas. De esa cifra, el grueso de las superficies con problemas corresponde a los cereales con más de 900.000 hectáreas de las que por sequía y heladas hay afectadas 800.000 hectáreas, 660.000 por sequía y otras 140.000 por heladas. A esa cifra se suman otras 180.000 hectáreas por pedriscos donde destacan otra vez los cereales con 130.000 hectáreas y casi 24.000 en los viñedos. Castilla y León se halla a la cabeza con 450.000 y Castilla-La Mancha en segundo lugar con 200.000. Otras superficies afectadas son las 27.500 hectáreas de superficies de viñedos en varias denominaciones de origen en Rioja, 6.000 en La Rioja, 3.000 en Álava, 4.500 en Burgos y 4 .000 en Valladolid en Castilla y León por la ola de frío y 15.000 hectáreas más en superficies de frutas y hortalizas de Levante en los inicios de la primavera. No hay cifras sobre el efecto de la sequía en los pastos en tierras extremeñas o en la Sierra de los Pedroches en Córdoba, ni tampoco datos últimos sobre el asurado en los cereales por los últimos calores. En medios de las entidades aseguradoras se estima que podría ser un año record en materia de siniestralidad por el volumen de superficie afectado.

La primera estimación de las compañías en base a los datos disponibles hasta la fecha señalan unas indemnizaciones por un montante de casi 300 millones de euros d los que unos 120 son por los cereales, 40 a frutas y hortalizas, 20 a pastos, 15 a la acuicultura, oros 15 a pedrisco y una cifra a determinar en el viñedo cuando se haga la peritación final antes de la vendimia.

Dada la situación de emergencia en la que se halla el sector, las entidades aseguradoras han duplicado el número de los peritos en el campo para realizar las tasaciones hasta casi 300, de los que el grueso opera en el sector de los cereales, número que se irá ampliando en función de las necesidades con el fin de tener listas todas las tasaciones cuanto antes y poder emitir los pagos por los siniestros en los meses de julio y agosto.

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

17/07/2017