Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

jueves 20 de julio de 2017

Reportajes
05/07/2017

Los pueblos se mueren (I)

  • Con el tema da la despoblación rural ha llegado el momento de pasar de las palabras a los hechos

Ricardo Migueláñez. @rmiguelanez

"Se hacen muchos papeles y documentos, pero soluciones económicas importantes no hay", así lo afirmó recientemente Donaciano Dujo, presidente de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Castilla y León, tras participar en la reunión del Consejo de Políticas Demográficas de Castilla y León.

Dujo alertó una vez más que los pequeños municipios alejados de las ciudades “no tienen un futuro a muy corto plazo, porque no tienen habitantes, los que tienen están envejecidos y no hay alternativas de empleo que animen a los jóvenes a seguir en ellos”. El responsable palentino de esta organización agraria lo resumió muy gráficamente en que “es la pescadilla que se muerde la cola: no hay servicios (en los pueblos), porque no hay gente, y no hay gente porque no hay servicios.”

Ese es el auténtico reto, pasar de las palabras a los hechos, a realidades sociales y económicas manifiestas y palpables, una vez identificados los verdaderos problemas y las necesidades perentorias que tienen los pequeños núcleos rurales. El desafío demográfico trasciende a las Administraciones locales y provinciales, incluso a las autonómicas y nacionales para poner su mirada en la Unión Europea. Sobre todo ahora que se plantea poner en revisión toda su política presupuestaria de cara en la próxima década, a partir de 2021, cuando la UE cuente, como se prevé tras el “Brexit”, con 27 Estados miembros.

Uno de los eventos más importantes para atender esta problemática fue el II Congreso de Despoblación del Mundo Rural, celebrado en Huesca los días 22 y 23 de junio y organizado por la Diputación provincial y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Asistieron 40 ponentes y cerca de 400 personas, y se llevaron a cabo seis mesas redondas y tres talleres participativos. Allí se dijeron muchas cosas interesantes y muy razonadas. Por ejemplo, que “la despoblación ya ha entrado en la agenda política y ahora debe estar también en la agenda social y económica” y que “es el momento de abordar medidas concretas, de carácter transversal y en todos los ámbitos”.

Juan Ávila, secretario de la FEMP, afirmó que se había conseguido al menos convencer a los gobiernos autonómicos y al español de que estamos ante un problema que nos afecta a todos, por lo que hay que ponerse a trabajar desde el municipalismo europeo para que en el próximo periodo 2020-2030 haya dinero comprometido en la lucha contra la despoblación en España y que parte del mismo sea gestionado por los poderes locales, los más próximos al territorio.

La FEMP ampliará el documento de 88 medidas contra la despoblación, aprobado en su día, con las conclusiones de este II Congreso para hacérselo llegar al Comisionado para el Reto Demográfico, en apoyo de medidas concreten transversales que ayuden a la repoblación.

El problema demográfico es un problema territorial y de equilibrio entre lo urbano y lo rural, señaló Miguel Gracia, presidente de la Diputación de Huesca. “Son dos espacios complementarios que se necesitan: lo rural a lo urbano para su financiación, y lo urbano a lo rural para su supervivencia. Puso como ejemplo de lo que se hizo en Italia, donde se suprimieron las provincias para ahorrar y, sin embargo, esta decisión provocó que el Gobierno central tuviese que entrar a salvar los servicios de las localidades más pequeñas.

No hay más tiempo

Gracia afirmó que “no podemos esperar más tiempo para atajar el problema demográfico” e incidió en varias medidas primordiales para salvar a la España interior, como acabar con la “brecha digital”, con apoyo de instituciones superiores a las locales; plantear una fiscalidad directa diferenciada a la de los Ayuntamientos de las grandes ciudades, así como promover la educación y la concienciación para que las nuevas generaciones, principalmente urbanitas, conozcan y sepan de dónde vienen, entendiendo el mundo rural como un complemento.

La presidenta de la Diputación de Palencia, María Ángeles Armisén, encargada de dar lectura a las conclusiones del II Congreso, fue contundente al recalcar que “para un problema rural se necesita una solución rural, no decisiones tomadas desde las ciudades”, añadiendo que “el reto demográfico es ya una realidad académica, social y política, es un reto de toda España y europeo, porque Europa es el continente más envejecido. En definitiva, es un reto en estos momentos de todos los ciudadanos, de toda la sociedad.”

En el acto de clausura, Antonio Román, alcalde de Guadalajara y representante de la FEMP en el Comisionado frente al Reto Demográfico, señaló que por lo menos, se deben ofrecer oportunidades para que cada persona resida en el ámbito que desee y quien lo haga en el medio rural tenga las mismas oportunidades. “Es un reto difícil, donde habrá que estudiar opciones para usar los recursos con eficacia, para lo cual serán claves la necesidad de incentivos y discriminaciones positivas; una política global que se ocupe de retos como el envejecimiento y seguir trabajando en una descentralización efectiva y financiada de las competencias de ayuntamientos y diputaciones, tanto frente al Gobierno central, como de las comunidades autónomas, añadió.”

La Política Agraria Común (PAC) no se quedó al margen. Por ejemplo, el presidente de la Red Española de Desarrollo Rural (REDR), Aurelio García Bermúdez, remarcó que ahora que el tema de la despoblación está en la agenda política del Gobierno, “necesitamos que haya una agenda económica”, para lo cual reclamó una fiscalidad distinta para el medio rural, advirtiendo que “el objetivo de la PAC es fijar la población en el medio rural y (en cambio), donde más PAC se cobra es en el barrio de Salamanca, de Madrid, en donde residen los grandes propietarios de hectáreas de terreno".

El presidente de la Comisión de Despoblación de la FEMP y de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, argumentó que lo primero que tenemos que hacer es elaborar un mapa demográfico de España e identificar cuáles son los problemas de cada territorio, porque no podemos ir aisladamente. Reclamó también que “hay que poner punto y final a los debates teóricos para iniciar un plan de acción que comprometa a todos los poderes públicos. Ante el hecho de que la que más de la mitad de España está en riesgo de extinción, es hora de hablar de repoblación, más que despoblación.”

La comisionada del Gobierno para el Reto Demográfico, Edelmira Barreira, intervino para indicar que desde la Comisión que preside se han propuesto elevar este problema a la agenda nacional, por lo que ve primordial el trabajo conjunto de todas las instituciones, así como el apoyo de Europa.

<< volver

Noticias
20/07/2017
Noticias
20/07/2017
14/05/2014

MÁS EN Reportajes

17/07/2017