Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria
  • facebook (en nueva ventana)
  • twitter (en nueva ventana)
  • Google plus (en nueva ventana)
  • RSS Avisos
Búsqueda en los contenidos de la web

domingo 23 de julio de 2017

Reportajes
07/07/2017

La resaca del sector de avicultura de puesta (I)

Ricardo Migueláñez. @rmiguelanez

El pasado año no fue demasiado bueno para el sector de la avicultura de puesta, a tenor de los indicadores dados a conocer por el Ministerio de Agricultura recientemente. Se diría que vive aún de la resaca del buen ejercicio del anterior 2015. El aumento de la producción de huevos y del censo de las gallinas ponedoras vino acompañado por un descenso acusado de los precios, que se sumó a una ligera caída del consumo humano y al más importante de las exportaciones.

El valor de la Producción Final de Huevos (PFH) a precios corrientes en origen volvió a bajar en 2016 de los mil millones de euros que se habían vuelto a alcanzar en el año anterior, cayendo a 991,1 millones de euros, un 0,94% menos, lejos de los 1.207,7 millones de valor al que se había llegado en el año 2012 y también de los 1.109,5 millones de 2009.

El sector avícola de puesta representó en valor un 6,1% de lo que contabilizó la Producción Final Ganadera (PFG) del pasado año, con 16.377,1 millones de euros, y un 2,1% del valor de la Producción Final Agraria (PFA), que alcanzó 46.807,2 millones, según la estimación del Mapama.

Con perspectiva, el número de explotaciones por especies avícolas en España se ha incrementado un 50,9% en la última década (2007-2009). Según el Registro General de Explotaciones Ganaderos (REGA), con datos a marzo de 2017, había en nuestro país en el pasado año 19.728 granjas avícolas, unas 6.653 más que en 2007. De éstas, la mayor parte correspondían a la especie “Gallus” (producción de carne y huevos), con 9.540 (48,4% del total, apenas un 0,5% y 45 granjas menos que hace diez años).

Le siguen en importancia, las granjas de perdices, con 2.322 (+292,9% y 1.731 más que en 2007); las de palomas (+192,33% y 1.029 más); las de pavos, con 1.527 granjas (+110,3% y 801 más); las de codornices, con 1.520 (+378% y 1.204 más); las de faisanes con 1.477 granjas (+453,2% y 1.210 más); las de patos, con 739 (+100,8% y 371 más), así como otras 489 de ocas (+171,7%); 310 de ratites (aves no voladoras, como la avestruz), con un descenso del 30,95% sobre 2007 (449 granjas), y otras 240 de pintadas (+328,6%).

Centrándonos en las explotaciones de gallinas ponedoras por clasificación zootécnica, en el recuento de marzo pasado del REGA, en 2016 había 1.260 granjas de producción (Cataluña, 248; Canarias, 162; Andalucía, 161; Castilla y León, 122, etc.) otras 288 granjas de aves de cría (Cataluña, 69; Canarias, 52, Castilla-La Mancha, 50; Aragón, 35; Castilla y León, 24, etc.) otras 55 granjas de multiplicación (Cataluña, 29; Galicia, 6, Comunidad Valenciana, 2), y 12 granjas de selección (Castilla y León, 4; Andalucía, Madrid y País Vasco, 2, y 1 en Baleares y Extremadura).

De diez años a acá, las granjas de producción de gallinas ponedoras se han reducido un 29,8%, al pasar de 1.796 contabilizadas en 2007 a 1.260 el pasado año; las de aves de cría, han caído un 26,5%, desde 392 a 288 en ese periodo), Las de multiplicación, un 44,4%, desde 99 a 55, y las de selección, un 76%, de 50 a solo 12.  En junio de este año, se contabilizaban en el REGA  1.284 granjas, un 0,54% menos que en enero de este mismo año y un 11,6% más que en enero de 2012.

Mayor censo

El censo medio de gallinas ponedoras volvió a crecer el pasado año, un 5,7%,  alcanzando los 43,61 millones de aves, al igual que en los dos años anteriores (un 5,3% en 2015, con 41,27 millones, sobre 2014 y un 2% en 2014, con 39,18 millones sobre 2013, con 38,41 millones).

Por sistemas de cría, la mayor parte, con 40,53 millones (92,9%) estaba en jaula; algo más del 4%, con casi 1,76 millones eran gallinas camperas; otro 2,4% y 1,05 millones de criaban en suelo, y el 0,6% eran ponedoras de cría ecológica. Aumenta sobre 2015 el censo de gallinas criadas en jaula (+7,1%) y las de cría ecológica (+58,4%) y, por el contrario, bajan las de cría en suelo (-9,9%) y las camperas (-15,6%).

Sin embargo, en los últimos diez años suben todos los tipos de cría, menos los de jaula: un 39,6% las de cría en suelo (el censo en 2007 era de 754.375 gallinas); un 117,7% las camperas (en 2007 había 805.800) y un 175,9% las de cría ecológica (hace 10 años eran solo 96.871).  Las de cría en jaula bajan de censo medio un 10,25% y en casi 4,63 millones de unidades en este periodo.

En la Unión Europea, con datos de 2015, España ocupaba el tercer lugar sobre un censo medio total de aves de casi 387,58 millones de aves, con un 11,3% del total, solo por detrás de Alemania, con un 13,6% y 52,58 millones y de Francia, con un 12,5% y casi 48,6 millones. Por detrás, se encontraba muy cerca Polonia, con un 11,2% y 43,47 millones; Reino Unido (10,9% y 42.18 millones); Italia (10,7% y casi 41,63 millones); Holanda (8,8% y 34,18 millones) mientras que el 21% restante y 81,33 millones correspondía a otros países comunitarios. Apenas un 14,8% del censo de ponedores correspondían a cría alternativa (en suelo, ecológica, campera), con cerca de 57,5 millones, mientras que el 85,2% restante, con casi 330,1 millones corresponden a la cría en jaula.

Producción de huevos

La producción de huevos de gallina en España, aumentó un 5,7% en 2016 respecto a un año antes, hasta 1.125,71 millones de docenas, según datos provisionales calculados en base al incremento del censo de aves. Con datos de 2015, la principal Comunidad productora era Castilla-La Mancha, con más de una cuarta parte del total (25,9%) y cerca de 276,1 millones de docenas de huevos, seguido de Castilla y León (18,1% y 192,74 millones); Aragón (11,9% y 126,7 millones); Cataluña (9,1% y 96,97 millones); C.Valenciana (8,1% y casi 86,1 millones); Andalucía (5,9% y 62,7 millones); Galicia (4,3% y 45,81 millones); , Navarra (2,9% y 31,36 millones), etcétera.  

En el conjunto de la UE-28, España produce un 11% del total comunitario. En 2016, la producción española fue de 828.000 toneladas de huevos, situándose en cuarto lugar, por detrás de Francia (12,7% y 953.000 toneladas); Alemania (11,7% y 876.000 tn) y cerca de Italia (11,2% y 840.000 tn). Por delante de Reino Unido (10,4% y 777 millones); Holanda (9,5% y 715 millones), Polonia (7,9% y 590 millones); Rumania (4,8% y 360 millones), etcétera.

Comercio exterior

El año pasado las exportaciones españolas de huevos registraron una importante disminución. En el caso de los envíos hacia otros países comunitarios, el descenso fue debido a la caída de las ventas hacia destinos prioritarios, como Italia, Portugal, Reino Unido o Alemania, que no pudo ser compensado con el incremento de las ventas realizadas a Francia, que continuó siendo nuestro primer cliente, con una cuota del 41,9% del total, con 48.736 tn, frente al 34,3% de 2015, con 42.755 toneladas).

Sobre un total exportado de 167.603 toneladas, equivalente de huevo cáscara, un 14,3% y 28.062 toneladas menos el pasado año que en 2015, un 79,4% y 133.041 tn (- 8,8%) correspondieron a envíos hacia otros países comunitarios, mientras que el 20,6% restante y 34.562 tn (-30,6%) se exportaron a países terceros.

En el primer trimestre de 2017, las exportaciones han seguido a la baja, con un descenso del 10,5% sobre el mismo periodo del año anterior, hasta 36.736 toneladas (27.739 tn a la UE y casi 9.000 tn a terceros países), mientras que las importaciones han aumentado un 5,07%, hasta 9.075 toneladas, casi en su totalidad de otros países comunitarios.

Por destino, aumentan en enero-marzo de 2017 sobre el mismo periodo del año anterior, los envíos de huevos y ovoproductos a Francia (+7,01%), Holanda (+50,8%) y otros (+40,34%), mientras que descienden a Italia (-31,17%), Portugal (-11,31%) y Reino Unido (-37,9%). Hacia países terceros, probablemente debido a la aparición de casos de “gripe aviar” en patos en Cataluña en estos meses, que ya quedaron prácticamente solventados, bajan las exportaciones hacia Israel (-29,2%), Estados Unidos (-100%), Mauritania (-7,24%) y Hong Kong (-45,59%), mientras que suben un 17,6% hacia otros destinos.

A nuestro país llegaron, además, 50.228 toneladas de huevos de fuera, un 12,4% más, casi en su totalidad de otros países de la Unión Europea, con 49.433 toneladas, con 795 toneladas procedentes de países terceros.

La relación comercial con la Unión Europea en este sector ganadero es ampliamente positiva para nuestro país, dado que exportamos 2,7 veces más que lo que importamos de otros países comunitarios. En 2007 esa relación era de 2,6 veces, con unas exportaciones récord de unas 175.356 toneladas en ese año y unas importaciones de 66.656 tn, que también han sido récord. Baste recordar que en el año 1986, cuando entramos en la entonces Comunidad Económica Europea (CEE), solo exportábamos 1.094 tn, frente a unas importaciones que fueron de 3.941 toneladas.

Fuera de la Unión Europea, nuestra relación comercial es ampliamente positiva en 43,5 veces, puesto que en 2016  se vendieron a otros países terceros 34.562 toneladas, frente a unas importaciones de solo 795 toneladas. El récord se alcanzó en 2015, cuando se exportaron 49.807 toneladas, gracias a la mayor demanda de Estados Unidos, que tuvo que sacrificar miles de aves por la enfermedad de la “gripe” aviar. El año que más huevos se importaron fue 2012, con 1.468 toneladas.

Destinos principales

El primer destino comunitario de los huevos españoles fue, como se ha señalado, Francia, con un 41,9% del total y 48.736 toneladas, seguido de Italia, hacia donde fueron otro 16,1% y 18.757  tn; Holanda (14,9% y 17.405 tn); Portugal (11,3% y 13.123 tn); Reino Unido (8,5% y 9.952 tn; Alemania (5,6% y 6.571 tn) y el resto de la UE (1,6% y 1.888 tn).

Según el tipo de productos exportados hacia la UE en 2016, un 35,7% del total y 41.616 tn fueron huevos para consumo; otro 34,25 y 39.822 tn, huevos para incubar; otro 14,5% y 16.918 tn huevos enteros sin cáscara; un 11% y 12.767 tn, yemas, y un 4,6% y 5.310 tn, ovoalbúminas.

Desde 2008 a 2016, la exportación de huevos o productos del sector del huevo a la Unión Europea ha bajado un 19,2%. En ese primer año, las ventas ascendieron 144.053 tn y el récord se alcanzó un año después, en 2009, con 154.042 toneladas. Los huevos para consumo humano bajaron un 60% en ese periodo, desde 103.916 a 41.616 toneladas, lográndose el récord en 2009, con 119.156 toneladas.

En huevos para incubar, en cambio, ha habido un fuerte incremento de las ventas, que han crecido desde 2008 un 283,1%, al pasar de 10.396 tn a 39.822 toneladas, aunque el récord se logró en 2015, con 43.110 toneladas. En huevos enteros sin cáscara, la exportación se ha reducido un 15,6%, desde 20.046 a 16.918 toneladas, lográndose el récord en 2011, con 26.304 tn; en yemas de huevo, se incrementaron las exportaciones fuertemente en un 312,4%, desde 3.096 tn a 12.767 toneladas, aunque el récord se logró en 2011, con 16.991 toneladas y, por último, en ovoalbúminas se bajó un 19,5% de 2008 a 2016, desde 6.599 tn a 5.310 toneladas, tras exportarse un récord de 7.803 tn en 2015.

Durante el pasado año se exportaron 32.240 toneladas de huevos a países terceros, siendo el primer destino Israel, con un 25,2% y 8.116 tn, seguido de Mauritania (17% y 5.495 tn); Hong-Kong (10,5% y 3.383 tn); Estados Unidos (9,3% y 3.011 tn); Gaza-Jericó (5,9% y 1.891 tn); Gambia (4,3% y 1.392 tn); Arabia Saudí (3,7% y 1.177 tn) Emiratos Árabes (3,1% y 1.010 tn); Rusia (3% y 968 tn), etcétera.

Un 83% de estas ventas extracomunitarias de huevos fueron para consumo humano, con 28.406 tn; otro 15,3% eran huevos para incubar, con 5.230 tn; un 1,2%  y 405 tn huevos enteros sin cáscara y un 0,6% y 191 tn yemas de huevos.

De 2008 a 2016 las ventas a países terceros del sector de los huevos han ido en aumento, aunque el pasado año no fue el mejor, ya que en 2015 se alcanzó un récord de 49.582 tn al que no se llegó un año después. La variación en este periodo ha sido del 395%, al pasar de exportar 6.918 t a 34.241 tn el pasado año, sobre todo en huevos para consumo, con un repunte del 623,9%, desde 3.924 a 27.406 tn, aunque en 2015 se llegó a 42.635 toneladas. Huevos para incubar (+93,9%), yemas de huevo (+162,2%) y huevos sin cáscara (+81,6%) han ido creciendo en todos estos años. De ovoalbúminas solo se exportaron 8 tn en 2016.

No obstante, en el cómputo global de exportaciones (intra y extra-comunitarias) en 2008 se exportaron un total de 150.971 tn de huevos cáscara y en 2016 la suma fue de 150.673 tn, con un descenso del 0,2%.  Las exportaciones a la UE bajaron este periodo un 19,2%, desde 144.053 tn a 116.433 toneladas. Las importaciones de la UE, en cambio crecieron un 140%, desde 14.835 a 35.583 tn y en total, con la extra-comunitarias aumentaron un 140,4%, al pasar de 15.145 a 36.378 toneladas.

La facturación del comercio exterior de este sector fue en 2016 de 172,25 millones de euros, un 25,4% y 58,7 millones menos que en el año anterior, en el que prácticamente se alcanzó un récord, con 230,95 millones. En países de la UE se facturaron por valor de 116,93 millones y en países terceros, 55,32 millones, cifras un 18,9% y un 37,7% inferiores, respectivamente, al año anterior.

Las importaciones de huevos alcanzaron en 2016, por su parte, los 85,32 millones de euros, casi un 14% y 10,5 millones más que en el año anterior. Del total, 79,68 millones se facturaron a países comunitarios y casi 5,64 millones a países terceros, con un aumento del 11,5% y del 64,9%, respectivamente, sobre el año anterior.

En el periodo 2008-2016, la exportación española de huevos aumentó un 13% y en algo más de 20 millones de euros, mientras que las importaciones se incrementaron mucho más, un 93,1%, con más de 41 millones más. Aún así el saldo comercial con el exterior es claramente positivo para el sector avícola puesta de nuestro país.

(Continuará en una segunda entrega)

<< volver

14/05/2014

MÁS EN Reportajes

17/07/2017