Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

19 DE marzo DE 2019

Agua mineral, siempre en tu mesa, desde su origen hasta su consumo

Ángel Marqués Avila. Periodista

En estos momentos de temporada de transición del invierno a la primavera es cuando, el agua mineral natural nace mediante un proceso totalmente habitual, con el deshielo y la lluvia en algunas zonas, el agua se va filtrando lentamente entre las rocas de las montañas y, a través de su recorrido subterráneo, va adquiriendo de manera natural todos los minerales y oligoelementos que le proporcionan su autenticidad y carácter único y saludable.

Producir, usar y tirar

Desde ANEABE (Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas), nos comentan que en este año 2019, además de seguir trabajando para poner a disposición de los consumidores un producto tan natural y saludable como las aguas minerales naturales, el sector está haciendo frente a grandes retos de índole medioambiental y legislativa.

Para afrontarlos, el sector ha sumado esfuerzos adoptando grandes compromisos como el Acuerdo Voluntario de Sostenibilidad y Circularidad del Sector de las Aguas Minerales. Bajo el título “2030 Naturalmente” la industria se fija, de forma totalmente voluntaria, objetivos medioambientales con fechas 2020, 2025 y 2030, adicionalmente al cumplimiento de la legislación medioambiental. Unos objetivos agrupados en diferentes ámbitos de actuación como envases y embalajes, energía, huella de carbono, agua y movilidad sostenible o la protección de la biodiversidad.

Así, el compromiso “2030 Naturalmente” supone una renovación del acuerdo ya firmado por el sector en 2012, con el entonces Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), cuyos objetivos se cumplieron satisfactoriamente en 2015. Con estos nuevos objetivos, las aguas minerales siguen avanzando para incorporar a la Estrategia Medioambiental del sector los principios que sustentan el modelo de una Economía Circular, subrayando su firme rechazo al modelo de “producir, usar y tirar”. El nuevo compromiso pretende asegurar que, en un futuro muy próximo, todos los envases del sector se conviertan en recursos para las propias empresas, a través de su reincorporación al proceso productivo y /o que sirvan como materia prima para otras industrias.

Producción y consumo

La industria española de aguas envasadas está compuesta por cerca de un centenar de empresas que se hayan distribuidas por todo el territorio nacional. En conjunto dan empleo directo a 4.500 personas e indirecto a decenas de miles. Una particularidad de esta industria es la creación de riqueza que genera en zonas económicamente deprimidas ya que, por sus características, debe instalarse en los mismos lugares de captación del acuífero, que suelen coincidir con zonas rurales sin tejido industrial.

Se trata de un sector dinámico que arroja una facturación anual cercana a los 1.000 millones de euros. Cabe destacar que sus industrias suelen estar situadas en zonas poco industrializadas y económicamente deprimidas, por lo que su implantación colabora con el reequilibrio económico. En España, y también a escala mundial, se mantiene, en términos generales, un crecimiento sostenido provocado por la demanda de un consumidor cada vez más interesado en procurarse un mayor bienestar y en cuidar su salud consumiendo productos auténticamente naturales y saludables.

Según la Federación Europea de Aguas Envasadas (EFBW), España se sitúa como cuarto país de la UE en términos de producción de agua mineral, por detrás de Alemania, Italia y Francia, y tercero en consumo, tras Italia y Alemania, Bélgica y Portugal.

Otro dato de interés, es que la producción de aguas minerales representa un 0,03% de los recursos hídricos subterráneos disponibles en nuestro país.

El origen del sector se encuentra en los balnearios y en las aguas mineromedicinales que eran vendidas en las farmacias. No obstante, en los años 60 pasan a venderse en las tiendas de alimentación debido a la gran demanda de los consumidores y su interés por beneficiarse de esta bebida.

Hoy en día, el agua mineral es un producto básico dentro de la cesta de compra del consumidor y en el conjunto de hábitos de alimentación que comprende un estilo de vida saludable. Y, en este sentido, las grandes superficies y supermercados juegan un papel fundamental. De hecho, el 70% de la producción se distribuye a través de estos canales.

Producto alimentario de primer nivel

Por su relevancia para el desarrollo de unos buenos hábitos saludables, el agua mineral natural responde perfectamente al creciente interés de los consumidores por procurarse una correcta alimentación y una adecuada hidratación en cualquier momento y lugar.

El agua mineral es un producto alimentario, dentro de la categoría de bebidas, completamente natural que no recibe tratamientos químicos. Están reguladas por una Directiva Europea vertical específica y distinta a la del resto de aguas de consumo humano, queriendo el legislador asegurar así la protección de estas aguas tan singulares para que lleguen al consumidor con la pureza que tienen en la Naturaleza.

En España las exportaciones suponen tan solo un 1% de la producción.Por tipos de aguas envasadas, casi el 97% de la producción corresponde a las aguas minerales naturales, casi un 2%, a las de manantial y, el resto, a las potables preparadas.

Las aguas minerales son aguas muy singulares, reguladas por una legislación específica y distinta de la relativa a las aguas de consumo público.

Las aguas minerales representan casi el 100% del total de las aguas envasadas españolas. Se trata de aguas de origen subterráneo, puras en origen, con una composición mineral constante que se mantiene en el tiempo y no necesitan ni reciben ningún tipo de tratamiento químico para su consumo. Son envasadas a pie de manantial a través de un proceso de absoluta asepsia, y llegan al consumidor con la misma pureza, composición mineral y propiedades saludables que tienen en la naturaleza.

Agua mineral natural

Irene Zafra, Secretaria General de ANEABE, nos señala que las aguas naturales son tan singulares que muy pocas aguas pueden denominarse “Agua Mineral Natural”. Para obtener el calificativo de “Agua Mineral Natural” se debe iniciar un largo y exigente expediente administrativo, en el que intervienen las autoridades competentes en Minas, Sanidad y Medio Ambiente. Durante este proceso, se debe demostrar mediante numerosos informes y análisis que las aguas cumplen una serie de requisitos marcados por la legislación. Este proceso puede durar varios años.

Por su parte, el agua del grifo es un servicio público, cuyo abastecimiento y calidad deben estar garantizados por la Administración Pública. En su mayoría provienen de aguas superficiales y de orígenes diversos (embalses, ríos, desalinizadoras…) y, por lo tanto, son de composición cambiante y no puede conocerse su la composición en el momento de su consumo.

Calidad suprema y máximo control

Las aguas minerales naturales son uno de los productos más reglamentados, junto con los alimentos infantiles, en cuanto a seguridad y calidad alimentaria. Esto garantiza que cumpla los más altos estándares de calidad y, gracias al esfuerzo del sector, llegue al consumidor conservando toda su pureza original y sus propiedades saludables.

El origen del Sector se encuentra en las aguas mineromedicinales de los balnearios. Fue el interés de los visitantes de estos centros en poder seguir disfrutando en sus casas de los beneficios y propiedades de estas aguas tan singulares y con claros efectos saludables, el que hizo que comenzasen a comercializarse fuera de este entorno.

Así, las aguas mineromedicinales pasaron a venderse primero en las farmacias y, en los años 60, en las tiendas de alimentación debido a la gran demanda de los consumidores y su interés por procurarse unos hábitos de vida saludables a través de una hidratación saludable y de calidad, disponible en cualquier momento y lugar.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas