Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

9 DE abril DE 2018

Más capacidad de estocaje de cultivos COP en la UE

La capacidad de almacenamiento de cereales, oleaginosas y proteaginosas (cultivos COP) en la Unión Europea se ha incrementado en los últimos años en porcentaje superior a que lo ha hecho la propia producción, aunque todavía persisten importantes “cuellos de botella” en la infraestructura logística, principalmente relacionados con problemas de capacidad y que podrían estar afectando al sector en su conjunto.

Según un amplio análisis realizado para la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural (DG Agri) de la Comisión Europea por la consultora Areté, la media de producción comunitaria de los cultivos COP en el periodo 2004-2006 era de 311,83 millones de toneladas, mientras que la media, diez años después, en el periodo 2013-2015 alcanzó prácticamente los 346 millones, con un crecimiento del 11%.

En cambio, la capacidad de almacenamiento de estas producciones  COP era de 299,63 millones de toneladas en 2005, pasando una década después, en 2015, a ser de 359,28 millones, un 20% más que entonces.  Esto ha supuesto una clara mejoría de la gestión de los stocks de COP en estos últimos años en todos los Estados miembros de la Unión Europea, aunque en algunos de ellos esa mejoría aún es insuficiente.

La Unión Europea mantenía en la media del periodo trienal 2004-2006 una posición comercial neta negativa, equivalente a importación neta de 24,06 millones de toneladas, mientras que en el periodo trienal 2013-2015 esa posición comercial neta negativa se reducía a algo menos de 4,95 millones de toneladas.

 

En España, la producción media de cultivos COP pasó de 19,07 millones de toneladas en el periodo trianual 2004-2006  a 22,08 millones en el periodo 2013-2015, con un incremento del 16%, mientras que la capacidad de almacenamiento creció algo más del doble, en un 33%, al pasar de cerca de 22,5 millones en 2005 a ser de 29,91 millones de toneladas, unos 7,4 millones más, debido a que es uno de los principales países importadores de estos granos para atender su demanda interna, sobre todo para la fabricación de alimentos compuestos para su importante cabaña de ganadería intensiva (porcino, aves, vacuno de carne).

La posición comercial neta negativa de producción COP, equivalente a importación neta, pasó durante ese periodo de una media negativa de 17,76 millones de toneladas en 2004-2006 a ser de 16,2 millones, con un descenso del 9%, en 2013-2015.

El estudio concluye que los 28 Estados miembros incrementaron su capacidad de almacenamiento durante un período de 10 años, pero da cuenta también de la existencia todavía del riesgo de una escasez de capacidad de estocaje en algunos Estados miembros, donde sería necesario realizar una inversión financiera adicional para solventarlo.

El estudio identificó cuatro principales corredores de transporte de cereales, de complejos oleaginosos y de cultivos de proteínas en Europa: el Báltico-Adriático, Mar Báltico del Norte, el Rin-Alpino y el Rin-Danubio.

Además, descubrió que la mayoría del tonelaje de larga distancia está cubierto por vías navegables interiores (60-70% del total) y ferrocarriles (30-40%) a lo largo de los cuatro corredores principales del comercio de COP, mientras que las distancias cortas están cubiertas principalmente por el transporte en camiones.

Sin embargo, tanto para los cuatro corredores de transporte identificados, como para los tres modos de transporte, surgieron “cuellos de botella”. Por ejemplo, surgieron problemas de capacidad en la red de transporte alemana y austríaca, en particular con respecto a las conexiones ferroviarias transfronterizas.

 

Movimiento de grano

Cada semana se mueve en la Unión Europea alrededor de 4 millones de toneladas de granos por valor de más de 1.000 millones de euros. Por eso, un sistema de almacenamiento y logística adecuado  y que funcione bien es de gran importancia para garantizar que las demandas del mercado comunitario se atienden a unos precios competitivos.

Para la consultora Areté, por el contrario, los “cuellos de botella” detectados pueden conducir en determinados momentos a un exceso de oferta o, por el contrario, a una escasez de suministros de estas materias primas y, como consecuencia de ello, a una mayor volatilidad de los precios de los productos.

El estudio proporciona una descripción completa y dibuja un mapa del sistema logístico y de la situación de almacenamiento de los cereales, complejos oleaginosos y cultivos de proteínas a lo largo del periodo aludido 2005-2015.

Identifica, además, instalaciones de almacenamiento en todos los Estados miembros y en cada uno de los niveles de la cadena de suministro. Y también muestra la evolución de esas capacidades de almacenamiento y de la infraestructura logística en los últimos 10 años citados.

Esta consultora ofrece una serie de recomendaciones para abordar los “cuellos de botella” identificados y analiza las oportunidades para futuras inversiones con la intención de resolver los problemas detectados, allí donde la capacidad de almacenaje de grano es corta. Recomienda por ello incrementar adicionalmente la capacidad de almacenamiento de los granos COP en aquellos sitios o zonas, que cuenten con acceso a la infraestructura logística adecuada.

Otras soluciones para abordar los “cuellos de botella” en la infraestructura logística incluyen la finalización de los enlaces que faltan en los principales corredores de transporte identificados de las producciones COP, el incremento de la capacidad de estocaje y la actualización tecnológica de secciones de los corredores críticos y en intersecciones clave; la mejora del transporte intermodal de COP, así como la armonización de estándares tecnológicas en las infraestructuras de transporte.

 

Francia lidera

Francia es el país comunitario con mayor capacidad de almacenamiento de estos granos COP en la Unión Europea con unos 90,87 millones de toneladas y un incremento del 10% entre 2005 y 2015, seguido de Alemania, con algo más de 48,1 millones de toneladas y un leve aumento del 3% en la última década considerada.

Otros países de la UE con una capacidad considerable, además de España (29,91 millones de toneladas), que ocupa el tercer lugar, son los grandes países productores del Este de la UE, que han aumentado considerablemente su capacidad de estocaje a lo largo de estos últimos años, como Polonia, con casi 24,4 millones de toneladas (+57% en el periodo aludido), Rumania, con cerca de 23,4 millones (+45%), Hungría con 20,15 millones (+37%) y Bulgaria, con 14 millones (+92%).  Italia, con 15,7 millones (+7%) y Reino Unido, con 19,52 millones de toneladas (+14%) también mejoraron su capacidad de almacenamiento, pero menos que en los “nuevos” países del Este comunitario.

Los Estados miembros que más han aumentado sus exportaciones de COP, han incrementado también su disponibilidad de capacidad de almacenamiento en relación con sus necesidades teóricas internas, precisamente para garantizarse esa corriente comercial o, si vienen mal dadas en algún año, tener capacidad propia de respuesta para asegurar su auto-abastecimiento.

Algunos de los factores clave detrás de este incremento de inventarios son específicos de la cadena de suministro de las producciones COP, como por ejemplo un aumento de los rendimientos productivos y de las exportaciones, así como un alza de la volatilidad de los precios de estos granos. En otros casos, ha sido el cambio a modelos de gestión “just at time” de estas reservas almacenadas por parte de los grandes procesadores, en particular en Alemania y Reino Unido.

 

Reparto

Desaparecido en la Unión Europea el sistema de intervención pública de cereales, la mayor parte de la capacidad de almacenamiento de los cultivos COP está en las propias explotaciones agrarias individuales, que concentran un 40% de la capacidad total, con 143 millones de toneladas, mientras que las cooperativas representan el 11% del total, con 38 millones de toneladas.

Los operadores comerciales privados representan, por su parte, el 32% de la capacidad total de almacenamiento de COP, con 115,5 millones de toneladas, mientras que la industria transformada aglutina aproximadamente otro 9% y 31,5 millones de toneladas, un porcentaje similar al de las instalaciones de los centros de transporte, con otros 31 millones de toneladas.

Como señala el informe de la consultora Areté, España, como principal importador de producciones COP de la UE para abastecer sus necesidades de demanda interna de estos granos, es uno de los que más ha mejorado su capacidad total de almacenamiento durante todos estos años. En 2005, esa capacidad estaba más o menos equilibrada con las necesidades internas, mientras que diez años después las supera en torno a unos 3 millones de toneladas.

La capacidad de almacenamiento de producciones COP en nuestro país se reparte prácticamente entre cuatro eslabones y de forma bastante equilibrada. Las cooperativas agrarias concentraban en 2015 una cuarta parte (25%) de esa capacidad total de estocaje de estos granos; los operadores comerciales (almacenistas y otros intermediarios), otro 24% del total; los centros de transporte asumían otro 23%, mientras que las explotaciones agrarias individuales concentraban algo más del 20% (en todo caso por debajo del 40% de media europea).

Los agentes que más aumentaron su capacidad de almacenamiento en la década aludida fueron los centros de transporte (sitos mayormente en puertos), junto con las instalaciones de la industria transformadora, que apenas representaban un pequeño porcentaje del total. Este crecimiento se hizo a costa de la capacidad de almacenamiento de las explotaciones agrarias individuales, que en 2005 rondaban el 30% del total, al igual, aunque en menor medida, de las cooperativas agrarias.

A pesar de que a nivel nacional se produjo una mejora constatable de un tercio del total de la capacidad de almacenamiento de granos COP, al pasar de algo menos de 22,5 millones de toneladas en 2005 a más de 29,9 millones en 2015, algunas regiones se han quedado por debajo de sus propias necesidades de consumo, debido al abandono y al cierre de instalaciones obsoletas. En concreto, algunas de las más productoras de cereal, oleaginosas o proteaginosas, como Castilla-La Mancha y Castilla y León, en beneficio de las grandes “hubs” de las instalaciones portuarias del litoral para la importación.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas