Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

2 DE diciembre DE 2015

No todos cumplen con la información al consumidor

Redacción Qcom.es

Hispacoop, Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios, ha realizado la Campaña "Información alimentaria al consumidor", con el objetivo de conocer los hábitos de compra del consumidor a la hora de elegir los alimentos.

Para ello, ha realizado una encuesta, dentro del marco Proyecto "Información alimentaria dirigida a los consumidores" y financiado por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, para saber qué información alimentaria, o no, es la que recibe al consumidor a través de los etiquetados.

El estudio sobre el comportamiento del consumidor ante la información alimentaria, pone de relieve que el consumidor responsable de las compras da mucha importancia a la información alimentaria, aunque el 63 por ciento de los encuestados no han percibido cambios en el etiquetado.

Dos de cada diez de los responsables de compra encuestados no leen nada de la información ofrecida en los alimentos. Además, casi la mitad tiene problemas con las condiciones de legibilidad de las etiquetas. Los responsables de hacer la compra se siguen fijando especialmente en las fechas de caducidad y consumo preferente, aunque 8 de cada 10 leen el etiquetado para ver las características de los alimentos y procuran elegir alimentos bajos en sal, light, etc.

Otros aspectos que introduce el nuevo Reglamento de Información alimentaria facilitada al consumidor no son muy conocidos, como lo referente a la información de alimentos no envasados que se consumen en establecimientos fuera del hogar. Casi 7 de cada 10 de los responsables de compra encuestados no saben que pueden acceder a la información obligatoria de todos los alimentos envasados o sin envasar.

Reglamento sobre la información nutricional

Desde el 13 de diciembre de 2014 está en vigor el Reglamento (UE) nº 1169/2011 sobre contenido de la información nutricional. Algunos aspectos podrán irse añadiendo hasta diciembre de 2016, aunque la industria se ha ido adelantando y muchos productos ya incluyen toda la información requerida en la norma y en la forma indicada.

El Reglamento exige que se informe sobre los alérgenos, lo que permitirá una mayor protección al colectivo de consumidores alérgicos o intolerantes. Deberá hacerse con un tamaño mínimo de letra y tipografía que los diferencie del resto de ingredientes. Esta exigencia se hace extensible al comercio minorista y a la restauración.

Los establecimientos que elaboran, sirven o venden comidas preparadas destinadas al consumidor final, esto es restaurantes, comedores, centros de enseñanza, hospitales y empresas de suministro de comidas preparadas, también están obligados a suministrar esta información.

Estará escrita a la vista del público o, en su lugar, podrá facilitarse de forma oral, siempre que esté registrada de forma escrita o electrónica en el establecimiento, se indique la forma de obtener esta información y se facilite antes del servicio sin coste alguno. La información deberá estar a disposición del personal, de las autoridades de control y de los consumidores que las soliciten.

Principales conclusiones del Estudio

La mayoría de las personas encuestadas consideran la información alimentaria de alta relevancia, destacando las mujeres sobre los hombres. Además, 8 de cada 10 encuestados leen la etiqueta para así poder optar por los alimentos más light, siendo otra vez las mujeres las que más lo hacen. La mayoría se interesan más por el factor contenido en grasas saturadas que por el resto.

Por otra parte, casi 7 de cada 19 de los encuestados que hace la compra desconocen que pueden acceder a la información obligatoria de todos los alimentos. 2 de cada 10 no leen nada de información ofrecida sobre los alimentos y el 63% de los encuestados desconocen si el etiquetado sufre o no cambios. En restaurantes, bares, comedores, etc., la mayoría prefieren que la información nutricional aparezca en el menú o carta.

Así, los temas que más interesan en la información ofrecida son la fecha de caducidad (siendo el 95 por ciento de los encuestados los que lo consultan), la lista de ingredientes, la información nutricional (siendo las grasas saturadas, los azúcares y el valor energético los valores que más interés suscitan) y el país de origen o el lugar de procedencia de los alimentos.

En cuanto a legibilidad, en edades inferiores a los 25 años, la información del etiquetado la catalogan como clara, comprensible, legible y fiable. Por el contrario, a la clase social baja o media baja les parece muy poco clara la información que se les ofrece. 

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas