Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

26 DE noviembre DE 2021

"Para asegurar y atraer a las personas, lo más importante es garantizar la calidad de vida y generar oportunidades"

Entrevistamos a Isabel Ferreira. Secretaría de Estado de Valorización del Interior de Portugal

Ricardo Migueláñez.- Como Secretaría de Estado de Valorización del Interior de Portugal, ¿cuál es la situación en cuanto a despoblamiento y qué está haciendo Portugal para combatirlo?

Isabel Ferreira.-El desplazamiento de poblaciones de las zonas rurales a los territorios urbanos no es un fenómeno nuevo ni exclusivo del interior de Portugal o Europa. Es una realidad que se siente en todo el mundo y una tendencia demográfica que debe seguir creciendo.

Es conociendo esta tendencia y mirándola de manera realista que tenemos que trabajar y eso es lo que hemos estado haciendo.

Las medidas que hemos diseñado para los territorios del interior han tenido este como su objetivo último: arreglar la población que ya vive allí y, en segundo lugar, atraer nuevas personas y familias a estos territorios. Para asegurar y atraer a las personas, lo más importante es garantizar la calidad de vida y generar oportunidades.

Lo hemos hecho mejorando los servicios públicos en estos territorios, haciéndolos más flexibles y mejor adaptados a las necesidades de la población. En algunos territorios, por ejemplo, tenemos proyectos de transporte flexibles, que están disponibles con cita previa y bajo demanda. También existen soluciones de teletrabajo, que cobran especial interés en áreas de trabajo específicas como las vinculadas a las TIC. Por supuesto, además de este apoyo a la movilidad y el desempeño laboral, se deben crear las condiciones en todos los demás niveles, haciendo que vivir en el interior sea interesante también desde el punto de vista social, recreativo, deportivo y cultural.

Pero también apoyando a universidades, politécnicos y centros de conocimiento; empresas, para innovar y desarrollar nuevos productos y servicios; y contratar personas altamente cualificadas. Este es el primer paso: crear condiciones.

Para los que ya están pensando en trasladarse al interior, tenemos incentivos a la movilidad que pueden dar un “empujón”: apoyo a los que se trasladen de la costa al interior (Emprego Interior MAIS), hasta 4.800 euros, o apoyo para emigrantes y descendientes de portugueses que quieran regresar a Portugal (Programa Regressar), hasta 7.600. Con estos dos programas, ya hemos apoyado la reubicación de más de 1.500 personas (667 Emprego Interior MAIS + 845 Regressar).

R.M.- ¿Cómo valora las relaciones entre España y Portugal en esta materia? ¿Se podría hacer mucho más?

I.F.- Las relaciones son excelentes, con extraordinarios ejemplos de cooperación transfronteriza y con varios proyectos innovadores llevados a cabo en asociación entre entidades de ambos países. Pero la percepción que tuve, desde el inicio de mi mandato, fue que teníamos que hacer un mejor uso de la relación que ya teníamos, profundizar las áreas en las que trabajamos juntos y mejorar la calidad de vida en los territorios fronterizos. Así nació la Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo, centrada en cinco ejes específicos y con medidas concretas a implementar en los próximos años.

Esta fue la primera estrategia común de desarrollo acordada entre Portugal y España, la presentamos el año pasado en Guarda, y de momento ya tenemos dos medidas:

El 112 transfronterizo, cuyo proyecto piloto entre las regiones Norte y Galicia comenzará a finales de año, con gestión conjunta de llamadas de emergencia y asistencia extrahospitalaria a ambos lados de la frontera.

Y el Estatuto del Trabajador Transfronterizo, que se espera que esté en vigor a principios de 2022 para permitir que las personas que viven en un lado de la frontera y trabajan en el otro tengan acceso a los servicios públicos en Portugal y España.

El próximo año, el Gobierno portugués seguirá trabajando con los españoles para implementar proyectos para la recuperación de los pueblos fronterizos, para impulsar la innovación, la competitividad y la diversificación de la economía en las regiones fronterizas y para crear una Agenda Cultural Común y una Estrategia de Turismo y también para compartir servicios en la lucha contra la violencia de género.

En la Cumbre Luso-Española del 28 de octubre, ya dimos otro paso importante para profundizar estas relaciones de cooperación con la creación de la Red de Cooperación Transfronteriza, que involucra a entidades públicas de ambos países en una alianza informal para el intercambio de información y buenas practicas. Queremos que estas entidades tengan una voz más fuerte en el futuro, en la creación de mejores prácticas de cooperación entre los dos países.

R.M.- Como científica que es, ¿cómo podría ayudar la tecnología al medio rural?

La primera gran ventaja de poner a disposición los medios científicos y tecnológicos es su efecto de acercar las condiciones y oportunidades en todas las regiones del país. Por ejemplo, sabemos que no es posible contar con medios tecnológicos de última generación en todo el país, pero sí es posible, por ejemplo, garantizar una cobertura 5G completa. Una vez asegurada esta realidad, se dispone de diferentes servicios a distancia que ayudarán a mejorar la competitividad de los territorios del interior, materializando nuevas oportunidades profesionales y ofreciendo mejores condiciones sociales.

La tecnología puede transformar el medio rural, potenciando el espíritu empresarial y la dinámica empresarial con el fin de diversificar la base económica que sustenta estos territorios (por ejemplo, teletrabajo, turismo rural, artes, servicios, microemprendimiento). La creciente digitalización de la economía, el desarrollo tecnológico y la conectividad, junto con el aumento de la movilidad geográfica, han permitido el desarrollo de los llamados “nómadas digitales”, que deben ser atraídos por el medio rural.

Tenemos que tener pueblos sostenibles, inclusivos y digitales, con personas que vivan en ellos, creando comunidades sociales y económicas locales. Deben ser ejes de desarrollo sostenible en el mundo rural, aprovechando el capital natural; y la lucha contra la desertificación y el abandono de la actividad agrícola, que promueve la protección contra los incendios.
La incorporación de tecnología en áreas rurales permite el desarrollo de sistemas agroecológicos más inteligentes, sistemas energéticos basados ​​en biomasa, energías renovables y enfocados a la autonomía energética; y fomentar el conocimiento intergeneracional basado en la innovación social y la creación de espacios de coworking.

R.M.- ¿Qué papel juega la industria alimentaria en Portugal a la hora de combatir el despoblamiento?

I.F.- Las oportunidades comienzan aguas arriba del componente industrial, es decir, a nivel productivo. El papel de la agricultura y la ganadería en el suministro de materias primas para la industria alimentaria es obvio para todos, y estas dos actividades se concentran esencialmente en el interior. Más aún cuando, y según los objetivos de la Agenda de Innovación para la Agricultura, se pretende que el 80% de los jóvenes agricultores se instalen en territorios del interior. Por supuesto, se necesita una modernización de la agricultura, ya sea en términos de técnicas de biocontrol, eficiencia de producción o gestión optimizada del agua. Apoyadas en técnicas de sensado, estas actividades serán ciertamente más atractivas para los recursos humanos jóvenes, contribuyendo de manera inigualable a responder al desafío demográfico.

Pero este efecto se extiende también al componente industrial, fundamentalmente basado en técnicas de innovación productiva, con un fuerte carácter tecnológico y absolutamente en línea con estrategias innovadoras y de sostenibilidad. Aquí es precisamente donde radican las grandes oportunidades para agregar valor a los productos. Esta modernización industrial (4.0) puede, por tanto, ser vista como una garantía para el desarrollo de los territorios, ofreciendo mayores retornos económicos y asumiendo al mismo tiempo un mayor foco de retención, atracción y fijación de activos humanos.

Estos activos humanos son fundamentales para una mejor articulación del eje clima-agua-energía-alimentos, así como para promover el equilibrio entre la escala productiva necesaria para la internacionalización de los productos alimenticios (fundamental para la capacidad económica de las regiones) y el compromiso con cadenas de suministro cortas, producción y distribución (con beneficios obvios considerando el objetivo de neutralidad de carbono). Pero también en el cumplimiento de las premisas de la economía circular, con una reducción de los residuos y excedentes a lo largo de la cadena de valor agroalimentaria, así como en la sensibilización del público en general, con especial atención a los más jóvenes, por los beneficios de alimentación saludable, con efectos directos en la promoción de la salud, pero también con efecto inductor en el desarrollo de las regiones productivas, especialmente las del interior.

La fuerte inversión en alimentos funcionales, superalimentos y nutracéuticos es un nuevo activo con gran potencial para los productores de alimentos. Así como nuevos envases de alimentos, producidos con materiales más sostenibles, nuevas fuentes de proteínas, la promoción de productos con mención de calidad, la diversificación productiva, con la posibilidad de incluir nuevas especies, especialmente mejorando las condiciones agronómicas, hará que las regiones sean más resilientes.

R.M.- ¿Qué retos cree que tenemos por delante en materia de medio rural a medio y largo plazo y qué tenemos que hacer para combatirlos?

I.F.- Los desafíos son de gran alcance temático, y algunos de ellos ya han sido abordados a lo largo de las respuestas anteriores (conectividad digital, igualdad de condiciones de acceso a los servicios, aumento del nivel tecnológico de las ofertas profesionales, mejor desempeño financiero,…); pero el gran desafío es, sin duda, el demográfico. Necesitamos más personas, en el interior, en Portugal y en Europa, y por eso la característica transversal de los apoyos y oportunidades que hemos creado en el ámbito del Programa de Mejora Interior es el hecho de que, sin excepción, están orientados hacia las personas, los verdaderos agentes de dinamización de los territorios. En el marco de este programa, ya hemos invertido más de 5.000 millones de euros en medidas específicas para los trabajadores y sus familias, para las empresas y para los centros de conocimiento e innovación del interior.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas