Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

El conejo, en equilibrio inestable

  • La fragilidad de este sector hace que el número de explotaciones se haya reducido en diez años un 33,2%

Ricardo Migueláñez. @rmiguelanez

El sector español de carne de conejo continúa sobre el alambre, haciendo equilibrios para no continuar perdiendo rentabilidad. Se trata de un sector ganadero que resiste, pero que no termina de salir de su situación crítica y que viene reduciendo explotaciones y censos desde hace más de ocho años. Además, la evolución del consumo interno de este tipo de carne, a pesar de las campañas de información y promoción llevadas a cabo por la interprofesional (Intercun), tampoco mejora y sigue marcando mínimos históricos.  Solo la exportación muestra cierto dinamismo, aunque de forma aún errática.

De acuerdo a los últimos datos del Informe de indicadores económicos de este sector ganadero del Ministerio de Agricultura, el número de explotaciones cunícolas a 1 de enero de 2017, según los datos del Registro General de Explotaciones Ganaderas (REGA) era de 3.468, de las que 1.858 (53,6%), según su clasificación zootécnica, se destinaban a la producción de gazapos para carne; otras 309 (8,9%) eran granjas de producción de caza para repoblación; otras 617 (17,8%) eran explotaciones de producción de piel, pelo y cría de animales de experimentación y con más de una clasificación; otras 45 (1,3%) eran granjas de multiplicación; unas 22 (0,6%) se dedicaban a la producción de animales de compañía (mascotas); otras 20 (0,6%) eran explotaciones de cría de animales de experimentación; otras 20 (0,6%) centros de inseminación artificial; otras  17 (0,5%), granjas de selección, y 580 (16,7%) estaban sin clasificar.

Por comunidades autónomas., el mayor número de explotaciones de conejos se encontraba en Cataluña, con un 21,8% del total y  756 granjas, seguido de Castilla-La Mancha (14,4% y 500); C. Valenciana (10,5% y 364); Castilla y León (8,9% y 309); Extremadura (8,2% y 285); Galicia (7,6% y 264); Andalucía (7,4% y 257); Aragón (6,6% y 228); Canarias (3,9% y 135) y en el resto de CC. AA., otras 370 (10,7%).

El número de explotaciones cunícolas en España se han orientado a la baja. En 2007, había un total de 5.195 granjas. Diez años después quedaban 3.468, lo que supone un descenso del 33,2% y de 1.727 granjas. El mayor descenso se ha producido en las explotaciones, sobre todo pequeñas y de corte familiar, de producción de gazapos para carne, que bajó en ese periodo más de un 60%, al pasar de 4.691 en 2007 a solo 1.858 en 2016, así como en las granjas de multiplicación, que descienden un 65%, de 117 a solo 45. Sólo se produce un aumento apreciable en las explotaciones de producción de caza para repoblación, que pasan de 115 a 309, con un aumento de casi el 170%.

El censo de conejos ha tenido una evolución dispar. A finales de 2016, el REGA contabilizó una cabaña de 6.249.010 animales, de los que cerca del 80% eran de cebo, con 4,91 millones; otro 14,3% y 893.132 cabezas, hembras reproductoras; otro 3,7% y 230.756 eran conejos de reposición; un 0,53% y 33.674, machos reproductores, y casi un 3% y 179.673 otros animales sin clasificar.

El mayor número de conejos registrados se encontraba en Cataluña, con un 23,3% y 1,45 millones, seguido de Castilla y León, con un 22,5% y más de 1,4 millones. Galicia era la tercera comunidad con mayor censo, con un 17,5% del total y 1,09 millones de efectivos, seguido de C. Valenciana, con un 9,5% y 591.496; Aragón (9% y 560.423); Castilla-La Mancha (6,6% y 411.778); País Vasco (3,4% y 212.606); C.F. de Navarra (2,4% y 148.040); Región de Murcia (1,4% y 84.387); Andalucía (1,1% y 66.149) y en el resto de CC. AA. otro 3,5% y 221.099 conejos.

El censo de conejos ha evolucionado de forma errática en los últimos años. En el registro de 2008 se contabilizaron 5.897.992 efectivos, según el REGA, mientras que en el pasado año fue de casi 6,25 millones, con un aumento de casi un 4,4%. En este periodo, el mayor censo contabilizado fue en junio de 2013, con un total de algo más de 6,8 millones de efectivos, mientras que el mínimo fue en abril de 2011, con 5,64 millones.

Producción de carne

La producción nacional de carne de conejo durante el pasado año fue de 59.664 toneladas peso canal, con una importante disminución del 6% y de cerca de 4.000 toneladas, siendo el año del periodo 1986-2016 con una producción menor, muy lejos de las 89.602 tm del año 1992.

Cataluña concentró una cuarta parte (25,2%) de esta producción, con 15.012 tm peso canal en 2016, casi lo mismo que Galicia (25% y 14.991 tm), seguida de Castilla y León (16,8% y 10.020 tm); Aragón (9,5% y 5.687 tm); Castilla-La Mancha (7,1% y 4.207 tm); C. F. de Navarra (5,2% y 3.117 tm); C. Valenciana (4,7% y 2.824 tm); País Vasco (2,8% y 1.675 tm), mientras que otras CC. AA. concentraron el 3,7% restante, con 2.210,8 toneladas.

En el pasado año, el número de cabezas sacrificadas fue de 48,5 millones, con un importante descenso del 6,4% y de 3,3 millones, cuya correspondencia fue la caída de 63.461 tm peso canal a 56.664 tm de la producción de carne de conejo.

La producción de carne de conejo en la Unión Europea fue en el pasado año de 216.100 tm peso canal, un 10,9% inferior a la de 2015 (242.600 tm) y la menor desde el año 1992, año en que se llegó a alcanzar las 507.600 toneladas.

Por países, El principal productor de carne de conejo en la UE es Francia, con 79.000 toneladas, situándose España en segundo lugar, con casi 56.600 tm y cerca Italia, con 55.000 tm. El resto de países tiene una producción mucho más testimonial, con Bélgica (7.000 tm); República Checa (6.000 tm); Portugal (6.200 tm); Grecia y Holanda, con 4.000 tm, respectivamente; Polonia (3.000 tm Eslovaquia (1.300 tm), etcétera.

Comercio exterior

España es un país netamente exportador de carne de conejo. El pasado año exportó 7.611 tm toneladas, con un descenso del 7,6% respecto a un año antes (8.067 tm). La mayor parte de sus ventas fueron a otros países comunitarios, con 7.360 tm, mientras que a países terceros se destinaron 251 toneladas. En la serie histórica que va desde 1988 a 2016, el mayor año  exportador fue 2014, con un total de  8.824 tm, siendo 2015 el siguiente, con 8.240 tm, mientras que el menor fue 1992, con apenas 189 toneladas.

Las importaciones de carne de conejo, todas procedentes de países UE fueron de solo 529 tm, con un aumento del 23,6% respecto a 2015. En el periodo citado, el año más importador fue 2005, con un total de 1.357 tm (1.055 tm de la UE y 302 tm de países terceros) y el menor 2011, con apenas 429 toneladas.

Durante el pasado año se importaron un total de 87.899 conejos domésticos vivos, de los que la mayor parte procedieron de Portugal (80.035) y el resto de Francia (7.540) y Reino Unido (324), mientras que la importación de carne se limitó a 744 toneladas, sobre todo de Francia (617, un 82,9% del total), siendo testimonial de Portugal (68 tm) Italia (21 tm) Bélgica (16 tm), Lituania /11 tm) Holanda (6 tm), Alemania (4 tm) y Reino Unido (1 tm).

En valor, estas importaciones supusieron apenas casi 2,18 millones de euros, casi en su totalidad facturadas desde  otros países de la UE, con cerca de 2,16 millones, mientras que las exportaciones registraron 23,34 millones de euros (22,63 millones de la UE y 709.000 euros desde países terceros. El máximo importador desde 2008 se registró en el año 2104, con algo más de 3 millones de euros y el máximo exportador en ese mismo año, con 24,17 millones de euros.

En cuanto a las exportaciones, nuestro país exportó 323.580 animales vivos, en su totalidad a Portugal (323.579), con 11 a otros países terceros, así como 6.937 tm de carne fresca, refrigerada o congelada, sobre todo a otros países de la UE, destacando Portugal (3.171 tm, un 46,4% del total) y Francia (1.072 tm, un 15,7%), así como en menor medida Italia (593 tm, un 8,7%); Polonia (570 tm, un 8,3%) Bélgica (362 tm, un 5,3%); Rumania (261 tm, un 3,8%); Alemania (224 tm, un 3,3%); República Checa (176 tm, un 2,6%); y Andorra (109 tm, un 1,6%).

La UE exportó a países terceros apenas 3.796 toneladas peso canal de carne de conejo, de las cuales 911 tm fueron a Suiza; 767 tm a Rusia; 526 tm a China; 276 tm a Estados Unidos; 275 tm a Liehctenstein y 109 tm a Andorra, así como 931 tm a otros países terceros. El volumen está por debajo de las 4.125 tm exportadas por la UE en el año 2014, con casi 1.500 tm a Rusia.

Las importaciones procedentes de países extracomunitarias de carne de conejo fueron un poco más elevadas, con 4.805 tm peso canal en 2016, prácticamente en su totalidad de China, con 4.799 toneladas, bajando de manera drástica en los últimos años. En 2015 se elevaron a 11.680 tm y en 2014 alcanzaron las 20.672 tm (8.103 tm de Suiza y 7.231 tm de Rusia, principalmente).

Autoabastecimiento

España ha sido un país que ha producido casi siempre por encima de su consumo interno, sobre todo a partir del año 2000. Durante el pasado año ese grado de autoabastecimiento era del 114,3%, atendiendo a una producción nacional de 56.664 tm peso canal de carne de conejo y a un consumo interno de 49.581 toneladas, por lo que la exportación, con 7.612 tm en 2016, se ha convertido en una vía de escape para equilibrar el balance.

En estos años no ha ayudado el consumo aparente de este tipo de carne, que ha bajado a apenas 1 kilo por habitante, frente a los 2,1 kilos (1988) y 2,3 kilos (1992) que había a finales de los años 80 y principios de los 90. Es el consumo “per cápita” más bajo de los últimos 20 años. Entre 2013 y 2015 fue de 1,2 kilos y entre 2008 y 2012 de 1,3 kilos, siendo de 1,6 kg en 2004,2006 y 2007 y de 1,5 kilos en 2005.  

Las exportaciones constituyen la vía de salida de una producción y han evolucionado al alza, aunque de forma variable, durante los últimos años. En 1988 apenas se vendieron fuer 680 tm y en 1992 se bajó a solo 189 tm, creciendo desde 2004 desde las 4.757 toneladas a las 8.884 tm de 2014 (máximo histórico).

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas