Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

2 DE diciembre DE 2021

INLAC destaca el carácter "esencial" del sector lácteo, como motor económico, de empleo y desarrollo rural

La Organización Interprofesional Láctea (INLAC) trabaja estrechamente con las entidades que la integran (Cooperativas Agro-alimentarias de España, FENIL, ASAJA, COAG y UPA) para garantizar la sostenibilidad de la ganadería y su actividad transformadora asociada, conscientes de que es una actividad económica imprescindible para asegurar la supervivencia del medio rural, tal y como lo conocemos hoy, y el empleo, así como para preservar los entornos naturales frente al avance de la despoblación, desertificación e incendios.

“La ganadería está ligada al territorio indisolublemente. Sin la ganadería, el rural languidecería en casi todas las regiones, al existir pocas o ningunas alternativas viables. La actividad ganadera e industrial láctea son el mejor antídoto frente a la España Vaciada” explica el presidente de INLAC, Ignacio Elola.

El medio rural de Galicia, cornisa Cantábrica, amplias zonas del interior e islas no podría entenderse sin la actividad esencial del sector lácteo (vacuno, ovino y caprino), que factura unos 13.000 millones de euros al año y genera 60.000 empleos directos, muchas veces en zonas con especiales dificultades, al carecer de otras alternativas productivas.

Las líneas de trabajo de INLAC abarcan un gran número de frentes que convergen en ese gran objetivo de asegurar la sostenibilidad económica, social y medioambiental de la  ganadería de vacuno, ovino y caprino, de la que depende además una potente industria agroalimentaria de transformación de leche y sus derivados (como yogur, batidos, queso, mantequilla, nata y un largo etcétera); alimentos nutritivos, asequibles, saludables y de primera necesidad que no pueden faltar en ninguno de los lineales dentro y fuera de España.

Calidad y trazabilidad

En INLAC resaltan la apuesta decidida de este sector por la calidad y la trazabilidad. España, como socia de la UE, cuenta con los protocolos, estándares y normativas más rigurosas del mundo en beneficio de los consumidores y del medio ambiente, y también del bienestar animal. De hecho, el modelo de producción europeo es un ejemplo y se distancia enormemente de otros sistemas imperantes en terceros países.

Promoción y valorización del producto

Un eje estratégico para INLAC son las campañas de promoción del consumo que intentan impulsar la demanda de la leche y los productos lácteos y mejorar el conocimiento que tiene la población sobre sus bondades saludables frente a bulos y fakenews que proliferan en Internet y redes sociales.

INLAC ha liderado hasta la fecha las campañas más ambiciosas de su historia como ‘3AlDía’, ‘Súmate a la Generación láctea’ o ‘Quesea”.

Por otra parte, INLAC destaca por sus amplias líneas de trabajo en ámbitos como la información y transparencia del mercado o la I+D+i, al tiempo que ejerce como defensor del sector lácteo y apoyo a sus organizaciones miembro.

Lácteos y Salud

La Organización Interprofesional Láctea resalta la importancia de tomar leche y productos lácteos como fuente de nutrientes esenciales para el organismo, dentro de una dieta variada y saludable, sin olvidar la práctica de ejercicio físico regular. Y es que, algunos estudios han alertado de que el 35% de los niños y un 44% de los adultos en España toman menos de 2 raciones de lácteos al día, lo que se asocia con diversos perjuicios nutricionales y sanitarios para estos colectivos.

Existe un amplio consenso entre la comunidad médica y científica, que coincide en apuntar la necesidad de consumir tres lácteos al día en todas las edades, desde la niñez hasta la tercera edad, de media, entre leche, queso y yogur. Por tanto, deberían ingerirse entre dos y tres raciones si hablamos de niños y adultos; y entre tres y cuatro en el caso de embarazadas, mujeres lactantes, adolescentes, deportistas o ancianos, de acuerdo con los expertos y expertas. Los beneficios nutricionales y saludables de leche, yogur y queso suscitan el consenso de las principales guías nacionales e internacionales, así como de la comunidad médica y científica o de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), entre otros organismos.

La leche y productos lácteos son alimentos valiosos que aportan gran variedad de nutrientes como proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales, especialmente calcio y vitaminas B2 y B12, así como ácidos grasos esenciales, y algunos antioxidantes, entre otros nutrientes. El consumo de lácteos en las cantidades adecuadas se relaciona con diversos beneficios en la salud: la ingesta de leche durante el embarazo se asocia con el peso al nacer del descendiente, con su longitud y contenido mineral óseo durante la infancia.  En adultos, un consumo adecuado de lácteos se ha relacionado con menor riesgo de síndrome metabólico, enfermedad coronaria e infarto de miocardio, cáncer colorrectal y de vesícula, y diabetes tipo 2 así como con menor riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer.

Respecto a los yogures, tal y como recuerdan desde AEFY, se trata de un alimento con macro y micronutrientes de enorme interés. Además, son de fácil digestibilidad debido a la acción de los fermentos vivos que actúan durante el proceso de transformación de la leche. Con un diversificado contenido de nutrientes y vitaminas, también es fuente calcio: el consumo de 2 yogures aporta aproximadamente 350 mg de este mineral.

Por su parte, el queso es uno de los alimentos con mayor concentración de calcio que existen. Ayuda a formar y mantener los dientes y los huesos sanos, pero también es esencial para el funcionamiento del sistema nervioso y muscular. Además, el calcio ayuda a que la sangre circule a través de los vasos sanguíneos y a liberar hormonas y enzimas que influyen en casi todas las funciones del organismo.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas