Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

11 DE noviembre DE 2020

La cerveza que bebemos

Ángel Marqués Ávila. Periodista

En España la cerveza siempre ha gozado de gran popularidad y transversalidad, y en los últimos años ha crecido aún más el interés por esta bebida. De ahí que haya aumentado la oferta en productos de las cerveceras más veteranas y que haya habido un auge de nuevas compañías: en los últimos años ha ido creciendo el número de cerveceras en nuestro país, hasta alcanzar las 519 inscritas en el registro sanitario, en 2019. Las nuevas cerveceras han contribuido de manera significativa al dinamismo del sector, uno de los más notables en toda la Unión Europea y de la cultura cervecera, y a día de hoy todas las compañías ofrecen nuevas especialidades para satisfacer el interés de los consumidores por disfrutar de diferentes tipos de cervezas en función de cada momento o gusto personal.

Pasando de unos 20.000 hl en 2011 a los casi 5000.000 hl de 2020. Aún con este crecimiento “exponencial” la cerveza artesanal supone en España apenas un 1,17% de la producción total de cerveza, que según el informe Socioeconómico de Cerveceros de España de 2018, se sitúa en los 38,4 millones de hl.

Jacobo Olalla Marañón, director general de Cerveceros de España, nos comenta que las ventas globales de cerveza han experimentado un descenso notable desde que comenzó la crisis del Covid-19 en marzo. En nuestro país, el consumo de cerveza en condiciones normales se realiza mayoritariamente fuera del hogar: casi el 70%, de manera que la coyuntura actual nos hace vernos muy afectados.

Los datos actuales y la evolución prevista de la pandemia para los próximos meses no invitan al optimismo, según este ejecutivo de Cerveceros de España, por lo que estamos muy preocupados. La recuperación de la hostelería es clave para la cerveza. En ese sentido, será necesario, por un lado, apoyar a la reconstrucción, ayudar a que las empresas hosteleras no desaparezcan, así como incentivar el emprendimiento y el consumo; y por otro, necesitaremos generar confianza no solo entre los españoles, sino más allá de nuestro mercado. El turismo, tanto nacional como internacional, es uno de los sectores más importantes en nuestro PIB, al que contribuye una oferta hostelera de calidad y competitiva, en el que la cerveza tiene un papel importante. Para relanzar esta industria será imprescindible mantener una amplia hostelería de calidad a un precio razonable.

Innovación

El sector cervecero español innova constantemente para lanzar nuevas variedades al mercado con las que seguir satisfaciendo los gustos del consumidor; mostrando gran dinamismo y capacidad de adaptación. Asimismo, destaca el incremento en los últimos años del número de cerveceras en nuestro país, con el auge de las denominadas cervezas craft.

Por otro lado, otro de los elementos diferenciadores en nuestro país es el éxito de la cerveza sin alcohol. España es líder en Europa en consumo y producción de esta categoría: el porcentaje de consumo de sin en relación con el total de cerveza consumida alcanza el 13% y el 48% de quienes consumen cerveza opta por esta variedad en algún momento.

La cerveza es un alimento compuesto de agua, lúpulo y cebada u otros cereales. Debe ser elaborada según la norma de calidad de la cerveza (Real Decreto 678/2016). Para ser considerada de fabricación artesanal debe primar el factor humano sobre el mecánico, dar un resultado final individualizado y que no se produzca en grandes series. Además, todo el proceso debe desarrollarse en una misma instalación, bajo la dirección de un maestro cervecero o artesano con experiencia demostrable.

Realidad

El mercado de la cerveza artesanal en España se ha multiplicado por siete en una década, conquistando al consumidor nacional, y buena prueba de ello es el número de fábricas de cerveza artesanal en España que desde el 2010, ha pasado de existir 70 cerveceras inscritas a alcanzar en el 2019 las 520. Este fenómeno también se ha visto reflejado en la producción de cerveza artesanal en España que se ha multiplicado por 22. Pasando de unos 20.000 hl en 2011 a los 460.000 hl de 2019.

Según el Presidente la Asociación Española de Cerveceros Artesanos Independientes (AECAI) , Javier Donate, este crecimiento progresivo de la cerveza artesanal, es una grata noticia pero todavía estamos lejos de cifras de otros países pues en España apenas alcanzamos el 2% de la producción total de cerveza.

AECAI , surge en el año 2014 con la intención de unir intereses de las pequeñas cerveceras artesanas. "Ya ese año se notaba un gran empujón del sector craft, confirmado y amplificado en los años siguientes. Y es en estos tiempos, precisamente, donde hay que situar boom del maestro cervecero", nos apunta el presidente, para quien esta figura profesional ha obtenido últimamente un gran reconocimiento, hasta el punto de contribuir a la " revalorización" al ritmo que ha marcado la explosión del movimiento cervecero artesano en España.

Los cerveceros artesanos han propiciado que se pongan en valor los ingredientes, la variedad y la calidad de un producto, como es la cerveza, que se había quedado anclado en un mismo estilo vestido de diferentes marcas. Se había quedado en ‘cerveza refresco’. Y al ponerse en valor ese producto, se pone en valor quien lo fabrica.

Maestro cervecero

El maestro cervecero, desde cada una de las artesanas de España, ha sido el protagonista del cambio en el sector. Es el que ha puesto en valor la llamada cultura cervecera, esa que apuesta por la variedad de estilos y por la calidad final y el mimo en la receta de la cerveza. Y por eso su figura está más reconocida que nunca.

Para Javier Donate, el momento que está viviendo en la actualidad esta profesional en España, es muy bueno desde todos los puntos de vista de valoración, teniendo en cuenta en que hay muchos más. Y los hay porque hay interés en un producto que ha salido del letargo y, también, porque existen diversas iniciativas y centros formativos donde pueden aprender de manera profesional el oficio. Es decir, que ya existe la universidad del cervecero no muy lejos de casa. No hay que irse a Alemania. En segundo lugar están los propios cambios que se perciben en el sector, al ritmo que marcan las modas en los estilos, como el que parece que ahora nos inunda, que es el hecho de las cervezas de baja graduación e incluso las sin alcohol. No hay más remedio que adaptarse al mercado y a la demanda. Y el cervecero lo sabe.

El futuro de esta profesión, según el presidente de AECAI, pasa por superar esa "megacrisis" sanitaria que ha derivado en una fortísima crisis económica para la que aún no se vislumbra salida a corto plazo. Y hay que recordar que el sector cervecero, tan dependiente de la hostelería y el turismo, es uno de los más afectados. Son tiempos duros, pero cuando salgamos de esto esperamos que se mantenga la tónica de la llamada cultura cervecera, en la que, cada vez más, el consumidor reclama mejores cervezas y, también, mayor variedad en los establecimientos donde puede consumirla o adquirirla. Y que así sea depende, en gran parte, del futuro de los maestros cerveceros de este país.

Elección

A la hora de optar por un tipo de cerveza u otra , lo más importante es elegir el momento y el estilo adecuado para cada situación. Hay tantos estilos y tantas variedades y recetas que decir categóricamente eso de que ‘no me gusta la cerveza’ es casi imposible. Cada uno tiene que encontrar su nicho cervecero. Y para eso hay que probar y explorar. Si hablamos de ‘cocinar’ la cerveza, para un cervecero es muy importante conseguir estabilidad en su producto y que sus lotes sean uniformes.

Javier Donate, nos declara que es muy difícil transmitir al consumidor la esencia de la cerveza, teniendo en cuenta el gigantesco marketing que realizan las grandes cerveceras industriales y los grandes grupos transnacionales que las engloban. El espacio de visibilidad que nos dejan es poco, sumado a las trabas de distribución que en la hostelería suponen técnicas como el rappel. En esta tesitura, no queda más remedio en muchos casos que trabajar con esfuerzo el ámbito más cercano, el local.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas