Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

11 DE diciembre DE 2019

La distribución alimentaria cumple objetivos

Ángel Marqués Ávila. Periodista

La facturación del sector de distribución alimentaria en España y Portugal alcanzó los 106.880 millones de euros en 2018, un 1,9% más que en 2017, año en el que se había experimentado un crecimiento del 3,2%. Las previsiones para el cierre de 2019 apuntan a un aumento inferior al 1%. El volumen de negocio de los supermercados y autoservicios contabilizó una variación del 2,3%, hasta los 84.630 millones de euros, frente al estancamiento registrado en el caso de los hipermercados.

Crece el negocio

Según el Observatorio Sectorial DBK, en el 2018 se prolongó la tendencia de crecimiento del volumen de negocio de la distribución alimentaria en el mercado ibérico, si bien se registró una variación inferior en comparación con el bienio 2016-2017.

La facturación en España alcanzó los 90.540 millones de euros (+1,7%), mientras que en Portugal registró un mayor crecimiento (+2,9%), situándose en 16.340 millones.

Los supermercados y autoservicios continuaron ganando cuota de mercado. Su volumen de negocio registró una variación en el conjunto de España y Portugal del 2,3%, hasta los 84.630 millones de euros. Por su parte, los ingresos agregados de los hipermercados se estancaron en 2018, cifrándose en 16.550 millones de euros, lo que motivó una reducción de su penetración en el conjunto del mercado hasta el 15,5%.

El buen comportamiento de la demanda en el sector de la restauración permitió un incremento moderado de los ingresos de los establecimientos cash & carry. El volumen de negocio agregado de este tipo de establecimientos alcanzó los 5.700 millones de euros, lo que supuso un aumento del 1% respecto a la cifra registrada en el año anterior.

Se prevé que la facturación del sector mantenga a corto plazo un crecimiento muy moderado, en un contexto de ralentización del gasto de las familias en bienes de consumo. Para el cierre de 2019 se estima un volumen de negocio en el conjunto del mercado ibérico cercano a los 107.500 millones de euros, un 0,6% más que en 2018.

En este marco, la presión sobre los precios y la rentabilidad del sector aumentará a corto plazo, pese a la tendencia al alza del consumo de algunos productos con mayores márgenes, como comidas preparadas y alimentos premium y ecológicos. La orientación de la demanda hacia compras más frecuentes y de menor importe continuará favoreciendo el crecimiento de las ventas de los supermercados de proximidad.

El aumento de las inversiones destinadas a desarrollar canales de comunicación y venta digitales y a modernizar las estructuras logísticas, así como la internacionalización de la actividad de algunas compañías, son otras tendencias destacadas en el sector.

Ignacio García Magarzo, Director General de la Asociación Española de Distribuidores de Autoservicio y Supermercados (ASEDAS), sobre la desaceleración en el crecimiento durante este año 2019, nos declara que “aunque hay quien lleva meses anticipando una contracción, lo cierto es que estamos en un momento de crecimiento, aunque moderado, para el sector del gran consumo. Durante este año, las empresas han podido cumplir sus objetivos de inversión y creación de empleo en un escenario de mantenimiento de la demanda y están, en mi opinión, preparadas para afrontar la evolución de la situación económica que, esperemos, no se complique por causas ajenas a nuestro sector.

El consumo en volumen crece un 2,4% hasta septiembre. La alimentación crece un 1,5% frente a un 3,1% del resto de productos. Las ventas crecen un 2,5%, con un avance de la alimentación del 2,3% y del 2,6% en resto de productos. Los grandes formatos comerciales avanzan un 2,1%, con un avance mayor en resto de productos (2,8%) que compensa la alimentación (0%). Por Comunidades Autónomas la evolución de la facturación de los últimos doce meses se sitúa en 2,7%, mejorando respecto al crecimiento del año anterior en Madrid, Murcia, Andalucía, Baleares y empeorando en Ceuta, Cantabria y Asturias.

Por su parte, Aurelio del Pino, Presidente de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), nos comenta sobre el asunto de la  desaceleración, que “apenas a unos días de cerrar 2019, y ante una campaña de Navidad que se presenta razonablemente esperanzadora, podemos afirmar que, de nuevo, el sector de la distribución alimentaria cierra un ejercicio que continúa la senda de crecimiento positivo. Un éxito, si además tenemos en cuenta que las empresas han tenido que abordar importantes proyectos de transformación en un entorno incierto desde el punto de vista económico, político y regulatorio. La gran ventaja de nuestros asociados para superar estos riesgos e incertidumbres, que llevarían a otros sectores a la inacción, es que sus decisiones vienen marcadas por su capacidad de innovación, la búsqueda permanentemente de la eficiencia, la sostenibilidad y la orientación clara a la satisfacción del cliente”. 

E-comerce alimentación

Para la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED), desde el punto de vista de la composición del gasto, ha habido cambios evidentes derivados de la tecnología. En este sentido el presupuesto destinado a alimentación y bebidas apenas ha subido un 2%. En cuanto al E-commerce en alimentación, seguirá creciendo, aunque posiblemente a un ritmo menor que en otras categorías del comercio. En España, casi dos de cada diez hogares ya hace en algún momento la compra online de productos de alimentación, lejos del 50% que compra online moda, reserva viajes o entradas. Así, la cuota de mercado del E-commerce en alimentación está entre el 1 y el 2% en España, frente al 6% de Francia o 7% de Reino Unido. Posiblemente, la mayor preferencia de los españoles por los productos frescos y la propia estructura de la distribución comercial favorecen este menor crecimiento de las ventas online de alimentación.

Según ACES, en un sector tan dinámico y con tanta capacidad de evolución, 2020 se antoja un año clave. Las reglas del juego han cambiado, los supermercados no compiten sólo entre sí o con los diferentes formatos de tienda, sino que existe una oferta de consumo global, de miles de comercios físicos y/o digitales, y operadores de otros sectores, como el de la restauración, que no para de crecer y que ofrece cientos de posibilidades y alternativas para un único cliente. Y además, por nuestra parte, nunca como hoy el cliente ha tenido ante sí una gama tan amplia o un número de referencias tan alto en cualquier categoría

Y esto ocurre en paralelo a otra evolución, configurada por cambios demográficos, sociológicos y tecnológicos que afectan a la unidad familiar tradicional, los tipos de hogares, estilos de vida, demanda de una producción más sostenible, de un surtido que aporte salud y placer, momentos de consumo…

Por otra parte, las perspectivas de crecimiento económico y los efectos de los cambios en el comercio mundial, como eslabón final de la cadena agroalimentaria, inciden también muy directamente en nuestro sector.

La sostenibilidad

Desde ACES, nos expresan que su compromiso es el de avanzar en una distribución sostenible desde el punto de vista social y ambiental pero también económico. Seguiremos estando abiertos a cualquier propuesta de colaboración con los reguladores públicos y con todos los agentes implicados, para encontrar nuevas vías de trabajo basadas en un análisis técnico y riguroso. Necesitamos leyes justas que permitan a nuestros asociados afrontar proyectos e inversiones con la mayor seguridad jurídica, este es el principal desafío.

Nuestros asociados seguirán dando lo mejor de sí ante los nuevos escenarios que están por venir. Y lo seguiremos haciendo con la ilusión que nos provoca creer en el supermercado como el punto de encuentro más eficaz entre personas y productos, y en su capacidad para dinamizar muchas de las trasformaciones, como la promoción de unos hábitos de alimentación y vida más saludables o acciones positivas para la mejora del medio ambiente. 

Para ANGED, la sostenibilidad es uno de los principales ejes de cambio del sector. El consumidor está comprando, cada vez más, de una forma distinta, premiando una serie de productos, los que tienen que ver con la ecología, lo natural, lo biológico, con la conveniencia y la comodidad. También están creciendo los productos Premium. Estos productos de mayor valor se encuentran en categorías de impulso, conveniencia o salud, pero también aquellos que comportan una mayor responsabilidad medioambiental y la sostenibilidad. 

Es significativo el fuerte desarrollo de productos en esas categorías que están ofreciendo las empresas asociadas a ANGED en todos los formatos y canales que explican el fuerte crecimiento del mercado en España. Según datos del Ministerio de Agricultura, el hipermercado es el formato que más está apoyando el desarrollo e introducción de los productos orgánicos en España. Algunas de nuestras empresas cuentan ya en sus lineales con más de 1.500 referencias con algún tipo de certificación orgánica.

Además, los consumidores buscan conveniencia en sus compras, pero adaptada a cada momento de consumo. Por ejemplo, estamos viendo como el 31% de los consumidores ya utiliza los puntos de comida preparada, según datos de Nielsen. Las soluciones para satisfacer necesidades inmediatas de consumo alimentario las están dando ya la distribución minorista, de las que las empresas asociadas de ANGED son pioneras, compitiendo con otros sectores como la restauración o el delivery. 

La demanda de los consumidores y el esfuerzo de las empresas por adaptarse a ello va mucho más allá y afecta a procesos como la logística eficiente, la gestión y prevención de residuos, la lucha contra el despilfarro, el ecodiseño de los envases o la eliminación de las bolsas de plástico. Las empresas de distribución están haciendo un gran esfuerzo por ser más eficientes, reducir el impacto de su actividad en el medio ambiente y responder al compromiso de sus clientes.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas