Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

28 DE julio DE 2020

La nieve extremeña del Jerte

Ángel Marqués Ávila. Periodista

En el norte de Extremadura, es famoso por la floración de los cerezos en primavera, y que puede llegar hasta mediados de julio; un increíble espectáculo de más de dos millones de árboles tiñendo de blanco las laderas del valle del Jerte.

Siguiendo una tradición familiar de siglos, las cerezas se cultivan artesanalmente en bancales labrados en las altas montañas del Valle, entre manantiales cristalinos y aire puro. Sólo un entorno así de único, con un microclima privilegiado, pueden cultivarse las mejores cerezas de España. En cualquier época del año, el Valle del Jerte es un lugar único para disfrutar de la naturaleza y de la vida. Su momento álgido es la floración, a mediados de marzo hasta junio, cuando todo el Valle se cubre el manto blanco de las flores de millones de cerezos en las laderas de sus montañas.

Pero el Valle es hermoso en cualquier época del año. En otoño, las hojas de los cerezos tiñen las montañas de tonos ocres y disfrutar de las actividades culturales y gastronómicas del festival de “La otoñada”. Si uno se acerca a este incomparable valle es imprescindible darse un baño en alguna de las gargantas de aguas cristalinas para calmar los calores y por supuesto hay que visitar la Reserva Natural Garganta de los infiernos. Para los aficionados al deporte existen rutas de senderismo, paseo a caballo, parapente, bicicleta, escalada… En montañas de más de 2.000 metros de altitud.
Sencillamente, pasear entre los árboles cargados de riquísimas cerezas.

Manjar rojo

La cereza originaria del Valle del Jerte, se produce fundamentalmente en el norte de Extremadura, donde se cultiva tradicionalmente desde el siglo XVII. Y, se cultiva entre montañas de más de 2.000 metros de altitud, en tierras fértiles, regadas por arroyos de aguas cristalinas y respirando aire puro. Cuando tienen el grado óptimo de madurez, la recogida de picotas se realiza de modo artesanal, a mano y con cestas de castaño, siguiendo una tradición secular se van son seleccionando a pie de árbol, una a una, para el envasado final y distribución al consumidor.

Adiós al estrés y el insomnio

Las cerezas del Valle del Jerte presentan unos elevados índices de triptófano, serotonina y melatonina, según ha concluido la Universidad de Extremadura. Estos elementos las convierten en un eficaz potenciador del sistema inmune y les confieren propiedades para regular el estado de ánimo y el ciclo del sueño. De este modo, las cerezas del Jerte te ayudan a estar de buen humor, por el día, y a dormir mejor, por la noche.

Diuréticas y depurativas, sus oligoelmentos y contenido en potasio también confieren a las cerezas un importante poder diurético y depurativo. Son eficaces para la eliminación de líquidos y ayudan a atenuar la sensación de hambre. Además, sus ácidos naturales actúan como estimulantes de las glándulas digestivas y, al contener pectina –fibra vegetal soluble- tienen un efecto laxante. Buenísimas para la anemia, gracias a su rico contenido en minerales, las cerezas son un alimento que contribuye a prevenir variados tipos de anemia. Esta fruta es una aliada contra el envejecimiento por a su rico contenido en flavoniodes, así como en vitaminas A y C, las cerezas y picotas del Jerte también son un potente antioxidadante, que ayuda a combatir el envejecimiento celular.

Vitaminas para piel y cabello, por sus elementos antioxidantes y sales minerales, las cerezas y picotas del Jerte ayudan a fijar el agua en las células del cuerpo. Por ello son un complemento hidratante para piel y cabello. Asimismo, nos protegen de los radicales libres, aportando luminosidad a la piel. Y son una importante fuente de vitaminas, C, B y A, principalmente. Las propiedades de las cerezas también las vinculan a los problemas urinarios. Por sus propiedades diuréticas y depurativas, son beneficiosas para pacientes con inflamación, infecciones o cálculos en las vías urinarias. También contienen oligoelementos y minerales como hierro, calcio, fósforo, azufre, potasio, zinc, cobre, magnesio o cobalto. Por ello, otra de las propiedades de las cerezas es que tienen efectos remineralizantes y tonificantes para el organismo. Además, favorecen la circulación y actúan beneficiosamente sobre la celulitis. Otra de las propiedades de las cerezas es su poder antiinflamatorio. Al contener polifenoles ayudan a controlar la inflamación y, por tanto, el dolor. Sobre todo en su zumo. También gracias a las antocianinas eliminan el ácido úrico, lo que les confiere un cierto poder analgésico y depurativo.

Las cerezas gracias a su bajo contenido en grasas, y gracias a su efecto antioxidante, su poder antiinflamatorio y su acción de mejora sobre los niveles de colesterol, también contribuyen a prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares. Además, gracias a su contenido de antocianos mejoran la circulación.

En el rabo está la diferencia

Las picotas son cerezas al igual que las cerezas con rabo, solo que la primeras se llaman picotas por la forma que tiene acabada en pico y porque se desprende el pedúnculo de la carne con mucha facilidad, cosa que no ocurre con la mayoría de cerezas. Si bien es cierto, hay determinadas variedades, como por ejemplo las californias y lapins , que se recogen sin pedúnculo al alcanzar un adecuado grado de maduración y también se desprende con facilidad. En cuanto al sabor de las cerezas y picotas, se puede decir que estas últimas tienen un sabor más dulce e intenso que deja en el paladar un gratificante regusto perdurable, según nos apunta, Esther Domínguez. 

Las cerezas igualmente tienen un sabor extraordinario, diferente a la picota en el matiz de dulzor, ya que estas pueden tener un punto de acidez determinado dependiendo de la variedad que se trate, y sus características organolecticas más grado de maduración.

El agricultor del Jerte ha ido repoblando la zona con variedades auto-fértiles, de producción rápida y calibres mayores que en definitiva es lo que demanda el mercado. El calibre de la cereza picota es menor que las cerezas, aunque el sabor es muy bueno.

Algo espectacular en sabor y textura

La flor de cerezo existe como marca de cereza desde el año 2000. La cereza se recoge, se envasa y acondiciona en una planta de envasado propia. Se comienza el día a las 6 de la mañana. Se recolecta temprano para que la fruta no sufra el azote del calor. Se depositan en envases de 10 kg y se procesan en la planta de escogido y envasado, pasando por una zona de agua, donde es lavada y desinfectada. De aquí a la cadena de calibrado, y finalmente envasado en dos kilos, pesado y paletizado. A las 19 horas aproximadamente se cargan y van a destino para su venta en la madrugada.

Esther Domínguez, nos cuenta que se comienza a recolectar a finales de Abril hasta finales del mes de julio. Tenemos la producción distribuida por fases, de tal forma que la recolección se alarga durante tres meses. Recolectamos cerezas tempranas tipo Bourlat, Early lory. De mediana estación tipo Californias, que incluye varias variedades. Durante lo que resta de mes de Junio y todo Julio recogemos cerezas tardías tipo Lapins y Van. Según qué variedad se necesitará más o menos tiempo de maduración. Los agricultores reparten la cosecha durante los tres meses de recolección, así podemos decir que hay cerezas tempranas, que se encuentran en las zonas más bajas de las laderas del valle. De media estación, que se encuentran en las zonas medias de las laderas y tardías o de sierra, en las zonas más altas. Todas tienen un sabor exquisito, pero especialmente las tardías por su alto grado de maduración y contenidos de azucares, debido a las elevadas temperaturas del verano y las zonas de sierra que son muy buenas para la producción de cerezas.

Un snack perfecto para el verano

La Picota del Jerte llega a los puntos de venta en junio. Es un producto saludable, sabroso y cómodo: fácil de transportar y comer, acorde con tendencias actuales de consumo.
¡Apúntate a un snack refrescante e ideal para tomar to go!

Un alimento sostenible

La Picota del Jerte es una fruta cosechada a mano bajo una filosofía de sostenibilidad y respeto a la tradición y el entorno social, medioambiental y económico del territorio de producción.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas