Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

30 DE junio DE 2022

La OMC sale de su letargo

Ricardo Migueláñez. @Rmiguelanez

Uno de los principales aspectos a destacar de la XII Conferencia Ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC), celebrada en Ginebra del 12 al 17 de junio, tras un lustro sin reunirse, es que esta institución multilateral ha salido del letargo y parálisis de los últimos años, logrando unos resultados, muy modestos, pero que servirán para recuperar el  engranaje en la toma de decisiones sobre un comercio mundial justo y, sobre todo, más equilibrado.

Ha servido para reforzar un poco el papel alicaído que tenía esta organización en los últimos tiempos como garante del comercio mundial, después de que la Administración Trump, la pusiera bajo mínimos. Esto en sí ya es una buena noticia ante los enormes desafíos con los que el mundo se enfrenta globalmente, la guerra en Ucrania, la pandemia de Covid-19, la inflación de las materias primas, las dificultades y los “cuellos de botella” de la logística comercial y las crecientes restricciones en el suministro de alimentos.

También es una buena noticia para la Unión Europea si quiere lograr cierto aval a sus mayores exigencias medioambientales y de lucha contra el cambio climático, que pretende aplicar a nivel interno en el marco de las Estrategias “De la granja a la mesa” y de “Biodiversidad” y, sobre todo, extenderlas a los acuerdos bilaterales o de bloque comercial a los países terceros.

Y es, igualmente, una noticia positiva para poder avanzar en alguno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la Organización de Naciones Unidas (ONU), principalmente, pero no solo, en los relacionados con un sistema alimentario seguro, resiliente y sostenible, y con la lucha contra el hambre en el mundo (“Hambre 0”).

Como lo es, además que la propia OMC haya reconocido como asunto de “alta prioridad” que como institución debe cambiar en su propia gestión interna y para adaptarse a los “nuevos tiempos” y a las nuevas formas de comercialización que no se tienen demasiado en cuenta, como todo lo relacionado con el universo digital y las nuevas normas sobre sostenibilidad de los procesos, que inciden más directamente en el comercio de mercancías y de servicios.

Tras la negativa de EE.UU. a reformar los Mecanismos de Resolución de Conflictos, bloqueando el nombramiento de nueves jueces, el papel de la OMC como garante de las reglas del comercio mundial se vio muy limitado. Ahora, con la Administración Biden, comprometida con el trabajo de la OMC, el acuerdo contempla iniciar un proceso de reforma de la organización, donde se debata y acuerde su adaptación a la nueva situación mundial, incluyendo el compromiso de restablecer un Sistema de Solución de Diferencias (SSD) para que esté en pleno funcionamiento a más tardar en 2024.

En este contexto, los ministros de Comercio se comprometieron a examinar todos los aspectos de las actividades de la OMC para reforzar su capacidad como foro creíble en las negociaciones multilaterales y supervisar y hacer seguimiento de cómo evoluciona toda la política comercial.

Dicho esto, como preámbulo, la CM12 adoptó el “Paquete Ginebra”, que abarca una serie de compromisos en los que actuar de forma coordinada para hacer frente a los retos mundiales, con el debate sobre seguridad alimentaria ocupando un lugar central y fundamental.

Seguridad alimentaria

En seguridad alimentaria y comercio, el Acuerdo de Ginebra contempla una serie de pactos en el marco de la garantía del abastecimiento alimentario, que se quedan más bien en una “declaración de intenciones”, donde se reconocen las actuales perturbaciones en el comercio, los precios récord y la excesiva volatilidad de los alimentos y de los productos agropecuarios, que pueden socavar la seguridad alimentaria de muchos miembros de la OMC, especialmente de los países en desarrollo e importadores netos. En este aspecto, comercio y seguridad alimentaria mundial están indisolublemente unidos.

En la declaración se reafirma la importancia de “no impone prohibiciones o restricciones a la exportación” de alimentos y se pide garantizar que “cualquier medida de urgencia introducida para abordar preocupaciones de seguridad alimentaria minimice las distorsiones del comercio en la mayor medida de lo posible.”

Además, a petición de un número de países con mayor urgencia de abastecimiento de alimentos, el texto incluyó a última hora un epígrafe que destaca la necesidad de proporcionar asistencia técnica y financiera a los países menos desarrollados.

Al margen quedó, porque no hubo acuerdo, una declaración paralela sobre el sector agrario, en la que se abordaba la cuestión de las reservas públicas estatales de alimentos con las que cuentan países en desarrollo. Es el caso de la India, que vendió recientemente una parte de sus reservas de cereales a Sri Lanka, un país que pasa por una de las peores crisis alimentarias de su historia. Algunos países en desarrollo criticaron que esas ventas, a bajo precio, que Nueva Delhi defiende como solución a los problemas globales de suministro, distorsionan los mercados de países vecinos.

 

No obstante, sí quedó reflejada la modalidad de un posible acuerdo en la próxima CM13 en 2023, relativa a los sistemas del apoyo interno y al establecimiento de stocks estratégicos, de manera que los países puedan continuar creándolos, a la vez que se busca un compromiso sobre las reglas de mercados públicos y transparencia, y dejando claro que la OMC está preparada para reaccionar en circunstancias excepcionales ante la reducción de la oferta de alimentos en los mercados globales, como sucede ahora por la invasión rusa de Ucrania y el bloqueo de los puertos ucranianos.

También salió adelante algo muy importante: las compras públicas de alimentos por razones humanitarias del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas queden eximidas de las prohibiciones o restricciones a la exportación de estos bienes básicos, lo que es un paso clave para lograr el objetivo primordial de evitar o frenar episodios de hambrunas producidos por sucesos no controlables (sequía, malas cosechas, catástrofes naturales…etc.).

Pesca sostenible

La CM12 logró también un pacto multilateral significativo para contribuir a la protección de los recursos de mares y océanos. El acuerdo sobre los subsidios a la pesca dañina o no sostenible está en línea con el ODS 14.6, e incluye una fuerte prohibición de las subvenciones a buques y operadores, que contribuyen a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR), con disposiciones de transparencia sin precedentes.

En segundo lugar, el pacto introduce una prohibición absoluta de las subvenciones a la pesca en alta mar, fuera de las jurisdicciones nacionales, y no regulada. Una demanda histórica para las áreas más vulnerables que carecen de un régimen de gestión pesquera establecido y coordinado.

En tercer lugar, la disposición sobre poblaciones sobreexplotadas traerá reglas de sostenibilidad para los subsidios con respecto a las poblaciones más vulnerables en la primera fase del acuerdo. Para su entrada en vigor deben concluir antes las negociaciones sobre el ODS 14.6 de Naciones Unidas.

La medida se aplicará en los países desarrollados cuando entre en vigor el acuerdo, mientras que a las naciones en desarrollo se les dará un periodo de adaptación de dos años, siempre que sea dentro de sus aguas jurisdiccionales (200 millas marinas desde la costa).

Finalmente, el texto del acuerdo no reflejó la eliminación de subsidios que contribuyen a la sobrecapacidad y a la sobrepesca, como figuraba en un último borrador. Ello implica, por ejemplo, que no se prohibirán las ayudas a los combustibles para el sector pesquero. Una cuestión que preocupaba a países como España, ya que la continuidad de buena parte de su flota depende de estas subvenciones, más ahora con el fuerte incremento de los precios.

Tampoco se incluyó en el acuerdo final la propuesta, que lideraba EE.UU., de reportar y denunciar ante la OMC a buques pesqueros sospechosos de usar mano de obra forzada, algo que los observadores consideraron un dardo especialmente dirigido contra China y algunos países del Sureste asiático.

La Unión Europea se mostró totalmente comprometida a completar el pacto pequero en los elementos aún no acordados lo antes posible y anunció un fondo fiduciario que brinde asistencia técnica y cree capacidad para que los países en desarrollo implementen el acuerdo.

Otros resultados

Comercio electrónico

Los miembros presentes en la CM12 acordaron también prorrogar la moratoria que exime de aranceles y tasas aduaneras al comercio electrónico global desde 1988, a pesar de que países, como la India, Indonesia y Sudáfrica sostiene que este tipo de actividad agranda la brecha digital entre países desarrollados y en desarrollo, dada la desigual distribución de las empresas del sector.

No obstante, en el texto final se introdujo el compromiso para “intensificar los debates sobre el impacto que tiene en la economía mundial este comercio electrónico, realizando exámenes periódicos sobre la cuestión.” Los miembros acordaron revitalizar su actividad en el marco del Programa de Trabajo sobre Comercio Electrónico, incluidos los desafíos y oportunidades que afectan a los países en desarrollo y a los menos desarrollados.

Además, la moratoria deberá renegociarse en la siguiente Conferencia Ministerial de la OMC, prevista para finales de 2023. Si esta cita se retrasa, la fecha de expiración de esa moratoria será el 31 de marzo de 2024.

Respuesta a la pandemia Covid-19

Los ministros de Comercio acordaron una Declaración sobre la respuesta de la OMC a la pandemia y la preparación para futuras pandemias, reafirmando su compromiso con la transparencia, el intercambio de información oportuna y temprana, y la moderación en la imposición de restricciones a la exportación.

Además, acordaron una exención de ciertas obligaciones procesales en virtud del Acuerdos sobre los ADPIC (Derechos de propiedad intelectual), que permiten la fabricación y exportación rápidas de vacunas contra la Covid-19 sin el consentimiento de la patente de su dueño, así como el mantenimiento de un marco de propiedad intelectual en funcionamiento, con incentivos para la inversión, la investigación y la transferencia de tecnología, un entorno indispensable para el desarrollo de nuevas vacunas y medicamentos para contribuir a fortalecer la capacidad de producción de los países africanos.

Solidaridad con Ucrania

En una Declaración conjunta, previa a la Conferencia, los miembros de la OMC mostraron su preocupación sobre el impacto devastador de la guerra en Ucrania y sus consecuencias en la seguridad alimentaria global, expresando su solidaridad y apoyo a hacer lo posible a nivel de las infraestructuras para ayudar a exportar los cereales almacenados en ese país, facilitando el acceso al mercado, incluido su tránsito. La UE ya anunció recientemente el acceso libre de aranceles y cuotas al mercado comunitario para todas las exportaciones ucranianas, así como la creación de “carriles de solidaridad” para ayudar a llevar sus productos a los mercados internacionales.

Cooperación en Comercio y Clima

Por último, la Unión Europea, Ecuador, Kenia y Nueva Zelanda acordaron trabajar juntos para forjar una Coalición inclusiva de ministros de Comercio sobre el Clima, iniciando un diálogo con ministros del ramo de un grupo diverso de países para mejorar la cooperación internacional en el nexo entre comercio y clima, y su contribución al desarrollo sostenible y la sostenibilidad ambiental. Este acuerdo, según la CE, refleja el compromiso compartido de llevar también la lucha contra el cambio climático al frente o a la esfera de la política comercial.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas