Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

18 DE julio DE 2018

Patos, pavos y otras especies avícolas

Ricardo Migueláñez. @rmiguelanez

El Ministerio de Agricultura certificó en el informe sobre “Indicadores económicos del sector avícola de carne” de 2017 un incremento del número de explotaciones de aves diferentes a la especie “Gallus” (pollos) y, en consecuencia, del incremento de los sacrificios de esas otras especies, así como las dificultades de un ejercicio caracterizado por unas menores exportaciones y una contracción del consumo interno.

La producción indígena bruta (sacrificios) de carne de ave registró un ligero descenso del 0,42%, con 760,61 millones de aves sacrificadas (659,95 millones de “broilers” y 100,67 millones de otras, como pavos, 28,3 millones), con 1,54 millones de toneladas canal (casi 1,26 millones, “broilers” y 285.700 tn de otras aves, principalmente pavos, con 219.958 tn), con un aumento del 1,17%, más moderado que el 5,39% del año anterior.  Se sacrificaron menos pollos, pero aumentó el sacrificio de otras aves, como los pavos, con un mayor peso unitario.

A nivel comunitario, España ocupa el cuarto lugar en producción de carne de ave producida, por detrás de Polonia, Reino Unido y Francia. En la UE se mantuvo esta producción, con casi 14,6 millones de toneladas, con Polonia a la cabeza, con un 16% del total y más de 2,3 millones, seguido de Reino Unido, con un 12,6% y más de 1,83 millones, y Francia, con un 11,3% y 1,65 millones; España, con un 10,6% del total; Dinamarca, con un 10,3% y 1,51 millones, e Italia, con un 9,1% y casi 1,33 millones.

En carne de pollo, la producción comunitaria fue de 11,85 millones de toneladas en 2017, un 1,62% más que el año anterior. Polonia encabezó el ranking, con un 15,9% y casi 1,94 millones, seguido de Reino Unido, con casi 1,64 millones, y España, con un 10,9% y casi 1,26 millones; por delante de Francia (9,2% y 1,1 millones); Holanda (8,8% y más de un millón de toneladas, al igual que Italia; Alemania (8,2% y 969.000 tn), etcétera.

En carne de pavo, la UE obtuvo una producción de 1,988 millones de toneladas, casi un 2% menos que en 2016. El primer productor fue Alemania (466.000 tn, un 3,5% menos), seguido de Polonia (333.000 tn, un 2,6% menos); Francia (330.000 t, un 6,25% menos), Italia (309.000 tn, un 6,9% menos) y España (220.000 tn, un 17,65% más).

A nivel mundial, la producción de carne de pollo creció un 1,7%, hasta 90,72 millones de toneladas, destacando entre los principales productores Estados Unidos (un 20,5% del total mundial, con 18,7 millones de toneladas), Brasil (14,5% y 13,15 millones); China (13,8% y 11,6 millones), la UE (13% y 11,84 millones), etcétera.

En carne de pavo, a pesar de no tener datos actualizados, los primeros productores son Estados Unidos (49,7% y 2,7 millones de toneladas estimadas) con un consumo que es el 45,1% del mundial (5,21 millones de toneladas) y la UE, con 1,9 millones (35% del total) y un consumo ostenta un 37,1% del total, con 1,93 millones). Brasil (9,8% y 535.000 t) y Canadá (3% y 165.000 tn) son otros países principales.

Más valor y más explotaciones

Durante 2017, el valor de la Producción Final del sector avícola en origen fue de 2.534 millones de euros, un 13,4% y 300 millones de euros más que el año anterior, el más alto desde al menos 2007, representando el 13,51% del valor de la Producción Final Ganadera (PFG), por detrás del valor de la producción de porcino (36,76% de la PFG), de la de bovino (17,51% de la PFG) y de la de leche (15,85% de la PFG). Supuso también un 5,15% de la Producción Final Agraria y registró un aumento acumulado del 38,21% desde 2007 (valor de referencia =100).

El número de explotaciones de aves ha ido incrementándose de forma paulatina y significativa en los últimos años. En enero de 2018 ascendían a 18.473, con un aumento del 5,68% respecto a un año antes, gracias al aumento de las granjas con especies diferentes al pollo, aunque también éstas se incrementaron.  

Respecto a 2016, las de la especie “Gallus” sumaban 7.543 granjas (producción de carne y de huevos), con un alza del 3,2% y de 233 explotaciones, en una tendencia positiva que se arrastra desde enero de 2013 (aunque queda todavía lejos de las 10.034 granjas de enero de 2007. Suponen un 40,83% de las explotaciones avícolas totales, un punto porcentual menos que en el año anterior y 33% menos que en el año 2007.

En el resto de las especies avícolas, las de pavos eran 1.715, un 13,4% y 202 más que en 2016, con aumento continuo de diez años a acá; las de pintadas eran 262, un 9,2% y 22 más; las de patos, 825, un 12,4% y 91 más que en 2016; las de ocas, 540, un 10,4% y 51 más; las de codornices, 1.610, un 5,9% y 90 más; las de palomas, 1.632, un 4,3% y 64 más; las de faisanes, 1.562, un 5,8% y 85 más; las de perdices, 2.470, un 6,4% y 148 más, y las de “ratites” (no voladoras), un 1,3% y 4 más.

Según la clasificación zootécnica, el mayor número de granjas de pollos, con 4.983, eran de producción, pero también se contabilizaron en 2017 unas 325 granjas de multiplicación; oras 190  granjas de aves de cría y 29 granjas avícolas de selección.

Por CC.AA.  Cataluña lideraba el número de granjas de producción de pollos, con 983, seguido de Galicia, con 803; Andalucía, con 688; Castilla y León, con 463;  Com. Valenciana, con 423; Aragón, con 414; Castilla-La Mancha, con 376; Extremadura, con 322, etcétera.

Datos

Precios

El ejercicio anterior se caracterizó, según el MAPA, por fuertes altibajos en las cotizaciones. Se inició con un descenso de los precios, que se mantuvo hasta mitad de abril, para experimentar a partir de ahí un fuerte aumento hasta finales de verano, debido al recorte de la oferta por el excesivo calor. Tras pasar la estación, las cotizaciones volvieron a caer hasta situarse en niveles inferiores a los de 2016, recuperándose de nuevo en la última parte del año y concluir en unos niveles superiores a los dos últimos ejercicios.

La media anual de 2017 acumuló un descenso del 0,6% respecto a la media anual del año anterior. En pollos (65%) la media de 2017 fue de 165 €/100 kg, un 3,77% más que en el año anterior.  El diferencial medio en relación al conjunto comunitario fue de un 9,7% favorable a la UE, que cotizó a 181 €/100 kg, un 1,69% más que en 2016.

Comercio exterior

La tendencia positiva que se venía observando desde 2014 se rompió el pasado año, con unas importaciones que volvieron a situarse por encima de lo exportado. En 2017 se exportaron 236.164 toneladas, con un descenso del 7,67%, debido principalmente a la decisión de las autoridades de Sudáfrica, primer destino exportador, de prohibir las importaciones de carne de ave procedentes de la Unión Europea por motivos sanitarios (por los múltiples brotes de gripe aviar durante la primera parte del año en varios Estados miembros), que no pudieron ser compensadas con la apertura de otros nuevos destinos. Sudáfrica redujo un 77,5% sus compras de carne de ave a España durante 2017.

España exportó 153.482  tn (-4,08% sobre 2016) de carne de pollo durante el año anterior a otros países de la UE y 82.682 tn (-13,7%) a países terceros, Por el contrario, importó 220.246 tn (+15,66%) de otros países comunitarios y 28.867 tn  (-7,91%) de países extra-UE.

Mejor que a nuestro país le fue el mercado al conjunto de la UE, que mantuvo su balanza comercial ampliamente positiva, al exportar 1.545.123 tn (+4,09%) en 2017 y, en cambio, importar unas 769.740 tn (-12,47%) de carne de pollo durante 2017.

Consumo y autoabastecimiento

El consumo de carne fresca de pollo en nuestro país mantiene desde el año 2012 una tendencia descendente. En ese año fue de 679.772 toneladas y en 2017 se estima que estuvo por debajo de las 600.000 tn, con una nueva caída del 2,69%. En su conjunto, el consumo aparente “per capita” de carne de aves en España fue de 32,9 kg/habitante y año, con un descenso de 0,5 puntos respecto a 2016, cuando había remontado 2,7 puntos sobre el año anterior 2015, en el que era de 30,8 kg/habitante y año.

En cambio, el consumo mundial de carne de pollo a nivel mundial fue de cerca de 88,6 millones de toneladas, un 17,7% en Estados Unidos, con 15,64 millones, seguido de China, con un 13% y algo más de 11,47 millones, la Unión Europea, con 11,23 millones (+1,63% sobre 2016, pero 1,84% por debajo de consumo del año 2015, con 10,44 millones) y Brasil, con algo más de 9,3 millones (10,5%).

El MAPA concluye que, a pesar de que el sector avícola de carne se ha encontrado con algunas dificultades durante este año, no se ha detenido el crecimiento del mismo, con un aumento tanto del número de explotaciones, como de la producción. Hace un llamamiento a prestar especial atención a la situación del comercio exterior, que va ligado tanto a la situación sanitaria de la cabaña, como al precio de las materias primas de los piensos sobre los márgenes de esta actividad ganadera.

El ligero incremento de la producción de carne de aves y la reducción de las exportaciones provocaron un aumento del grado de autoabastecimiento de este tipo de carnes, que se situó de nuevo en 2017 en un 100,8%,  unos 2,8 puntos más que en 2016 (98%), con lo que se entra en una situación ligeramente excedentaria.

Datos
Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas