Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

2 DE abril DE 2020

Plátano mejor que banana

Ángel Marqués Ávila. Periodista

Plátano de Canarias es una marca bajo la cual se comercializan los plátanos cultivados en las Islas Canarias. Las pintas negras son un signo distintivo de esta fruta insular, que supone la propia singularidad de este producto para que los consumidores puedan diferenciar y apreciar fácilmente la identidad del plátano canario. Esta fruta es vital para la salud y cada día va tomando posiciones en la alta cocina, pasando de las mesas familiares a los restaurantes de lujo y las preparaciones más elaboradas. La inscripción de la IGP Plátano de Canarias en el Registro de Denominaciones de Origen Protegidas y de Indicaciones Geográficas Protegidas de la Unión Europea ha supuesto el reconocimiento mundial a la calidad diferenciada de este producto.

Hábitos

En la actualidad el consumo del plátano de Canarias, según  Javier Carmona, Responsable de Comercio Exterior de ASPROCAN (Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias) está en un momento de cambio motivado principalmente, porque se está modificando la forma en la que compra el consumidor, pasando del canal especialista (frutería) a los canales dinámicos (cadenas de distribución). Este hecho está teniendo un efecto tanto a nivel de precio como a nivel de volumen.

En términos de cuota/volumen, Plátano de Canarias ha experimentado una pérdida relativa respecto a años anteriores. En los últimos dos años hemos tenido niveles de producción más reducidos que los que tuvimos en los años 2016 y 2017 y esto ha coincidido con la llegada de mayores volúmenes de banana, principalmente motivado por los contratos anuales entre los grandes productores de banana y las cadenas de distribución.

El 85% de los consumidores de plátano reconoce su preferencia por Plátano de Canarias. No obstante, la política comercial que lleva a cabo la banana nos afecta directamente debido a que son muy agresivos con su precio gracias a que sus estándares de seguridad, medio ambiente y protección social son muy inferiores a la producción de plátano nos dice este directivo de ASPROCAN. A pesar ello, se está facilitando la entrada de un mayor volumen de banana mediante la aplicación de un mayor margen comercial al plátano que a la banana.

Competencia

El volumen de importación de banana en España ha aumentado debido, principalmente, a una fuerte competencia en precio al consumidor. En este sentido, nuestra apuesta nos declara Javier Carmona, se centra en ofrecer un producto de calidad diferenciada y actualmente podemos decir que todo nuestro esfuerzo en la producción y en la comunicación se centra en posicionar a Plátano de Canarias como una fruta de calidad superior frente a la procedente de terceros países. No obstante, debemos seguir trabajando ya que este diferencial de precio, un 60% superior respecto a la banana, no se ve justificado, entre otras cosas, porque el precio que percibe el productor no se corresponde con el de venta al público. 

Contamos con más de 8.000 pequeños productores, repartidos en cerca de 8.000 hectáreas de las Islas, que llevan su fruta al empaquetado donde se limpia, se procesa, se clasifica y, desde ahí, es enviada, en verde, a la Península.

Estos empaquetados forman parte de las seis organizaciones de productores que cuentan, a su vez, con distribuidores en la Península que se encargan de madurar el plátano de forma natural pero homogénea y controlada en cámaras de maduración. Este proceso tiene una duración aproximada de cinco o seis días tras el cual el plátano consigue el punto óptimo para su venta. De esta planta va a canales de distribución o fruterías para hacerlos llegar al consumidor final.

Marcas propias

Dentro de la política de marcas propias o blancas que llevan a cabo muchos cadenas de distribución alimentaria, CARREFOUR ESPAÑA, compañía omnicanal, multiformato y multimarca, que gestiona en España 205 hipermercados, 110 supermercados, 780 Express y 23 Supeco, además de comercio online ha incorporado el plátano de Canarias dentro de sus marcas propias. Los frutos comercializados por esta cadena proceden de la recuperación de variedades autóctonas de las Islas y además se ha realizado una selección varietal para garantizar el sabor.

Este grupo de alimentación trabaja directamente con productores que se agrupan en la Organización de Productores de Plátanos (OPPs) y ha cerrado acuerdos comerciales con proveedores como: Europlátano, ubicado en la isla de La Palma; Costa Caleta y Agriten, afincados en Gran Canaria.

Para este hipermercado las empresas agroalimentarias locales son una pieza clave en su modelo de negocio porque contribuyen a ofrecer un surtido específico y local en cada uno de los establecimientos de la cadena.

El plátano de Canarias se cultiva en parcelas certificadas en Global Gap bajo las exigencias de la producción integrada y además, nos dicen desde este multicanal alimentario que ha buscado un parternariado con los productores que están comprometidos con el medio ambiente y minimizan el uso del agua de riego. Por ello,  este supermercado apuesta por iniciativas que contribuyen al desarrollo sostenible, por lo que esta fruta se ha dejado de envasar en bolsas de plástico, y tan solo tiene una cinta agrupadora.

Calidad

Plátano de Canarias ya está reconocido como un producto de calidad, a través del sello de Indicación Geográfica Protegida (IGP) otorgado por la Unión Europea en 2013, siendo el único plátano del mundo que cuenta con este reconocimiento. Esta distinción se acredita anualmente y garantiza la singularidad y el origen de nuestros plátanos, situándolos a un nivel superior en calidad, en sabor y en sostenibilidad, nos explica el responsable de Comercio Exterior de ASPROCAN.

Además, la producción de Plátano de Canarias se rige por los estándares de producción fijados por la Unión Europea, mucho más restrictivos en seguridad y cuidado del medio ambiente que la establecida en terceros países productores de banana.

Desafortunadamente, nos manifiesta, Javier Carmona, Responsable de Comercio Exterior de ASPROCAN, hay un empeño por no prestar tanta atención a la normativa de aplicación y las acreditaciones oficiales y sí a certificaciones privadas que en muchos casos tratan de aparentar una calidad o sostenibilidad en producciones de terceros países que están muy lejos de las normas europeas de producción agrícola.

Plátano de Canarias centra todos sus esfuerzos en producir un producto único y de calidad superior. Ahora, nos expone, Javier Carmona, debemos conseguir unos niveles de diferencial de precio final que se correspondan con la realidad del mercado en verde, así como tener volúmenes más adaptados a los periodos de consumo. Y, por supuesto, seguir comunicando nuestros valores y nuestra diferenciación.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas