Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

16 DE enero DE 2020

Un año para comerse Murcia

Redacción Qcom.es

Es el año de Murcia, de sus platos, de sus tapas y de sus postres. Murcia está considerada “la huerta de Europa”. Y  tiene sus razones. La producción agrícola murciana está basada en la sostenibilidad, en el respeto al medio ambiente y en la fidelidad a los sabores de siempre. Murcia comparte el tesoro que se esconde entre bancales y acequias, verduras y frutas y que forman parte del ADN murciano y que distribuye a todos los rincones de Europa. Así es Murcia, la capital de la gastronomía 2020.

La despensa murciana

Murcia está considerada “la huerta de Europa”. Y  tiene sus razones. La producción agrícola murciana está basada en la sostenibilidad, en el respeto al medio ambiente y en la fidelidad a los sabores de siempre. Murcia comparte el tesoro que se esconde entre bancales y acequias, verduras y frutas y que forman parte del ADN murciano y que distribuye a todos los rincones de Europa.

Hortalizas, salazones, Imperial de Lorca (su embutido de cerdo), aceite, frutas y jamón de chato murciano son algunos de los productos que esta ciudad ofrece al paladar de aquellos que se atrevan a degustarla. Pero Murcia no es solo eso. A los productos murcianos les gusta destacar, y prueba de ello son las Denominaciones de Origen Murciano: Arroz de Calasparra, Melón de Torre Pacheco-Murcia, Pera de Jumilla, Pimentón de Murcia, y el Queso de Murcia (de cabra y al vino). Y si hablamos del vino, la D.O.P. Bullas, D.O.P. Jumilla y D.O.P. Yecla harán las delicias de los amantes de la uva.

Los 1001 sabores

Murcia ofrece un sinfín de sabores que definen sin duda alguna la cocina murciana, y la web de la Capital Española de la Gastronomía nos recoge gran parte de esta variedad de platos que debemos probar si viajamos a esta ciudad.

Entre ellos se encuentra el ajo cabañil, un adobo a base de vinagre y ajo que se añade al cordero, al conejo o a las patatas una vez cocinados; los arroces con conejo y serranas, con verduras o pava (coliflor), con mariscos, o arroz con habichuelas, entre otros; el asado de cordero o cabrito, también conocido como tartera; caldero, como el de pescado de roca y morralla y ñoras; caldo con pelotas, un caldo de pollo o gallina acompañado de unas albóndigas de tamaño considerable (8-10 cmts de diámetro); o las gachasmigas o migas.

Murcia también nos ofrece una variedad de guisos, como el guiso de pavo con pelotas, el de caracoles 'Chupaeros' (sobre todo en verano), o el guiso de trigo, previamente puesto a remojo, que le da un toque parecido a la pasta.

Además no podemos dejar pasar la oportunidad de probar platos como el jallullo, un puré denso de harina en el que los tropezones dan la vida; la olla gitana, con gran variedad de elementos huertanos; el pastel de carne; el pescado a la sal, una bandeja recubierta de sal gorda en la que se “entierra” el pescado (lubina o dorada preferentemente) y se mete al horno; la olla fresca de cerdo; o el zarangollo, un revuelto de calabacín, cebolla y huevo con aceite al que se puede añadir patatas o berenjenas.

Tapas y cerveza

Si lo que prefieres es ir de tapeo, no vas a tener ningún problema. La tapa, según indica la propia página, forma parte de la idiosincrasia culinaria de la Región de Murcia. La institución de la tapa se erige como el protagonista principal de la barra.  Son los verdaderos sabores murcianos. La ceremonia mantiene siempre el mismo ritual: la tapa debe consumirse en 2/ 3 bocados.

Berenjenas a la crema, caballitos, ensalada cantonal o murciana, habas crudas con bonito, marinera (ensaladilla rusa sobre una rosquilla coronada con una anchoa), matrimonio, michirones, patatas con ajo, perdices (corazones de lechuga partidos en dos o cuatro trozos, aderezados con aceite, vinagre, sal o un poco de pimentón), pipirrana, pisto murciano, pulpo, tomate 'partio', queso fresco plancha, tortillas, o verduras a la plancha. Todas, por supuesto, acompañadas de una buena cerveza, ¿apetece?

Y para rematar...


Si con todo esto no ha sido suficiente, o simplemente eres más de postre que de todo lo anterior, Murcia ofrece diversos postres para rematar el paladar. Entre ellos podemos encontrar el Paparajote, el postre con ADN murciano, elaborado con hojas de limonero recubiertas (rebozadas) con una masa densa de harina y huevo que se fríen y se espolvorean con azúcar en polvo y canela; Matasuegras, también conocidas como “ruedas de molino” o “ruedas de carro”, galletas rellenas de una crema amarilla; Cordiales, cuyo ingrediente fundamental son las almendras y el cabello de ángel; o el pastel de la cierva, tortas de pascua, pastelitos con cabello de ángel o boniato asado.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas