Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

13 DE mayo DE 2024

Comienza la certificación de las primeras cerezas de la D.O.P. Cereza del Jerte

Redacción Qcom.es

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte ha comenzado a certificar las primeras cerezas de la temporada para garantizar su máxima calidad. Pertenecen a la variedad Navalinda, y con ellas se da comienzo a la campaña de este producto autóctono del norte de Extremadura.

Una temporada que, en palabras del presidente del Consejo Regulador, José Antonio Tierno, afrontan “con ganas, con esperanza y con mucha ilusión, máxime después del desastre del año pasado, en el que se perdió la mayor parte de la cosecha después de un episodio de tormentas y lluvias constantes”. Frente a estos resultados, las estimaciones se presentan más positivas para este año, y desde la D.O.P se espera “que la campaña supere a la anterior y que sea buena tanto en volumen como en cantidad, aunque dependemos de que no haya problemas de climatología adversa”, añade Tierno.

Por el momento, la campaña avanza con unos ocho o diez días de adelanto y, de acuerdo con el presidente del Consejo Regulador, “no ha encontrado más problemas meteorológicos que los que suelen ser habituales en esta época de primavera. A pesar de las lluvias de Semana Santa, en plena floración, se calcula una recolección estimada de 400 toneladas de Navalinda, y unas 2.000 o 3.000 de picota”.

La Navalinda es la única variedad certificada del Valle del Jerte que se recolecta con pedúnculo, y su maduración temprana le hace ser la primera en llegar al mercado. Tras su certificación, la D.O.P procede a continuar con las picotas del Jerte, que se caracterizan por su sabor dulce y porque se desprenden del pedúnculo de forma natural. Así, en el momento de la recolección, este queda prendido del árbol y el fruto se comercializa sin él.

Las picotas certificadas cuentan con cuatro variedades diferentes: Pico Limón Negro, Pico Negro , Pico Colorado y Ambrunés. Esta última destaca por ser la que representa un mayor porcentaje de la producción total “aproximadamente un 80% o 90% de la cosecha”, explica Tierno.

En el Valle del Jerte se cultivan más de cien variedades de cerezas y picotas, pero solo cinco cuentan con el sello de calidad de la D.O.P. Crecen entre montañas, su cultivo se desempeña de manera natural, y su recolección se realiza de forma tradicional para respetar la delicadeza del producto. Todo este trabajo, llevado a cabo de una forma familiar, se convierte en garantía de un sabor único.

Su dulzor, forma acorazonada y textura crujiente las distinguen como un producto estrella de los meses de verano que, además, cuenta con un alto contenido en vitaminas A y C, oligoelementos como el hierro o el calcio, flavonoides como el potasio y otros muchos nutrientes. Convirtiéndolas así en una opción tan saludable como sabrosa.

Tras una rigurosa selección y un exhaustivo control de calidad, sólo las mejores se identifican con el sello de la Denominación de Origen “Cereza del Jerte”. De esta forma, se garantiza la máxima calidad que acoge la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte y que es fácilmente distinguible gracias a la contraetiqueta ubicada en las cajas de cerezas y picotas que llegan a los mercados, procedentes del Valle del Jerte.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas