Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

La inversión en I+D a niveles de 2003

Redacción Qcom.es

Desde que en 2010 el gasto en investigación y desarrollo alcanzara su máximo nivel, la inversión económica y el personal dedicado a estas actividades no han dejado de caer. España ha perdido 11.000 investigadores desde 2010 y acumula una caída en la inversión del 11% desde 2008 hasta situarse en niveles similares a los registrados hace 12 años.

En 2013, el 1,24% del PIB español se dedicó a I+D, lo que supone en torno a 13.000 millones de euros, un 4,6% menos que en el año anterior, según los datos del informe La Inversión en I+D+i en España de la EAE Business School. Aún en el mejor momento de la inversión en I+D, en 2010, España contaba con un nivel de inversión del 1,39% del PIB; por debajo de la media europea del 2% y muy lejos del objetivo del 3% que la UE establece para 2020. Los únicos países que en estos momentos superan esta cifra clave son Finlandia y Suecia, con un 3,32% y un 3,21% de su PIB respectivamente.

En relación a su población, España invierte 279,30 euros por habitante, un 2,34% menos que en el año anterior. Esta cifra se encuentra además muy lejos de la registrada por los países que encabezan la lista en Europa: Suecia con 1.464 euros, Dinamarca con 1.380 euros y Noruega con 1.293 euros, según el mismo informe.

Como datos positivos, conviene destacar que la tasa de intensidad de la innovación española, es decir, el gasto en innovación en relación a la cifra de negocio que se genera, crece un 8,33% hasta situarse en el 0,91%. Además, los Presupuestos Generales de 2016 se prevén un aumento del gasto público en I+D+i hasta los 5.793 millones de euros. Esto supone que la inversión en investigación civil recibirá un 2,2% más que en este año por parte del estado. Aún así, el Estado continúa siendo el segundo financiador, lejos de los 6.928 millones invertidos en 2013 por el sector privado como primer financiador de la investigación en nuestro país.

Las empresas ponen la mayor parte

De las cifras globales destinadas a la investigación, el 53% de los fondos provienen del sector privado, mientras que el 28% se reciben a través de las instituciones de enseñanza y el 19% restante viene directamente de la Administración Pública. En 2013, las empresas españolas aportaron 6.928 millones de euros a proyectos de investigación y desarrollo.

En este sentido, además de invertir en sus propios proyectos, las empresas españolas son conscientes de la necesidad que existe en nuestro país de promover la innovación de una forma sostenible y de trasladar a la sociedad la importancia de estos avances. En el sector agroalimentario, iniciativas como Feeding the World y su Grupo de Innovación Sostenible, formado por empresas y profesionales del sector, contribuyen a lograr estos objetivos.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas