Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

El pan en  la dieta de los enfermos renales

Redacción Qcom.es

La dieta actual se caracteriza por una excesiva ingesta de proteínas y grasas en detrimento de los hidratos de carbono, y nos aleja  cada vez más del modelo saludable de dieta mediterránea, caracterizado por el consumo regular de verduras, hortalizas, cereales y alimentos ricos en hidratos de carbono.

Este año la campaña ‘Pan Cada Día’ cuyos pilares fundamentales son el rigor científico y la divulgación, ha colaborado con la Asociación Española de Enfermos Renales de la Comunidad de Madrid (Alcer) en la celebración de la XIII Jornada de Enfermos Renales.

El pan es una fuente de energía presente en la dieta mediterránea y según los expertos se trata de un alimento básico dentro de la pirámide nutricional. Sus propiedades organolépticas y nutricionales están avaladas científicamente y se recomienda su ingesta a todos los grupos de edades.

Según los datos extraídos del estudio sobre “Evaluación del impacto del consumo de pan, tanto integral como blanco, en una población de edad avanzada con alto riesgo cardiovascular: una aproximación metabólica” elaborado por los investigadores del programa Igenio-Consolider de Alimentos Funcionales del departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona, confirman que las personas que consumen pan a diario presentan unos parámetros clínicos más saludables desde el punto de vista cardiovascular que quienes no lo consumen de forma regular.

Teniendo en cuenta esta premisa, Iluminada Martín-Crespo, presidenta de la asociación Alcer Madrid desde hace doce años y paciente renal desde hace 30 años, declara que “La nutrición es la base de la calidad de vida de los enfermos renales”

Martín-Crespo conoce muy bien los problemas y dificultades a los que se enfrentan estos pacientes. La enfermedad renal crónica es una patología que envejece al paciente pero la calidad de vida mejora gracias a los servicios médicos y a la estrategia sanitaria destinada a los afectados por esta enfermedad renal.

“Los pacientes con Enfermedad Renal Crónica pueden tener niveles elevados de sodio, potasio y fósforo, ya que sus riñones no elimina estos electrolitos a la velocidad adecuada. En su dieta diaria el pan es un alimento ideal, que les aporta hidratos de carbono complejos, proteínas, vitaminas y cantidades reducidas de potasio y fósforo y, si se trata de pan sin sal, muy poco sodio. El pan les ayuda a nutrirse y a compensar la carencia de otros nutrientes”, añade la presidenta de Alcer.

“La desnutrición aumenta el riesgo de agravar la enfermedad e incrementa la mortalidad de estos enfermos. Por otra parte, hay que tener en cuenta que la hipertensión y la diabetes son las principales causas de la enfermedad renal, algo que a veces se desconoce. Un tratamiento nutricional adecuado en pacientes con diabetes y/o hipertensión puede reducir ese riesgo o aplazar la aparición de la enfermedad renal”, nos indica Rosa García Alcón, dietista-nutricionista especializada en enfermedad renal crónica y responsable del Gabinete de Nutrición de Alcer Madrid desde hace casi una década.

En el menú diario del enfermo renal no debe faltar el pan y por este motivo, desde ‘Pan Cada Día’ hemos querido sumarnos a esta causa aportando raciones individuales de pan para todos los asistentes al taller de dietética-cocina de la jornada anual organizada por Alcer Madrid, con el objetivo de que consideren este alimento tan saludable como fundamental de su dieta, ya que a través del pan ingerimos diversos nutrientes que contribuyen a mantener nuestra salud y bienestar.

Con motivo de las fiestas navideñas, también se ha preparado un menú especial adecuado a las necesidades de las personas con enfermedad renal y que está disponible para su descarga. El menú está compuesto por un primer plato de crema de remolacha y calabaza, un segundo plato de pechuga de pollo marinada con salsa de zanahorias y dos postres: tatín de manzana o pera con gelatina de arándanos o piña en su jugo con puré de frutos rojos.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas