Comenzar la búsqueda
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

Periódico Digital Qcom.es: El punto de encuentro de la cadena agroalimentaria

24 DE marzo DE 2020

El bosque, hogar del 80% de todas las especies mundiales

Ángel Marqués Ávila. Periodista

El Día Internacional de los Bosques se celebra el 21 de marzo de cada año y su principal objetivo, es crear conciencia en el hombre de la importancia de cuidar y preservar todas las áreas forestales del planeta y con ello la supervivencia de todas las especies.

Silvicultura

En palabras del secretario general de la ONU, el portugués António Guterres, este año 2020  ha sido denominado “Súper Año de la Naturaleza” y debe ser el año en el que invertimos la tendencia de la deforestación y la pérdida de bosques.

Los bosques cubren alrededor del 30 % de la superficie terrestre de nuestro planeta y son el hogar del 80 % de todas las especies terrestres. Los servicios ecosistémicos que prestan a la humanidad van desde la purificación del aire y el agua hasta la producción de alimentos, medicinas y productos de madera y papel. Los bosques sostienen cuencas hidrográficas esenciales e influyen en el clima mundial y en el régimen pluviométrico.

Los bosques también actúan como importantes sumideros de carbono, que absorben alrededor de 2.000 millones de toneladas de dióxido de carbono al año. Por lo tanto, la gestión sostenible de los bosques es fundamental para cerrar la brecha de las emisiones y limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5 ºC con respecto a los niveles preindustriales.

Dada la función vital de los bosques en la captación de dióxido de carbono, es alarmante que sean cada vez más víctimas de condiciones de sequía inducidas por el cambio climático. En el último año se han producido enormes incendios forestales, desde el Ártico canadiense y Siberia hasta California y Australia. Además de las desgarradoras pérdidas de vidas, hogares y medios de subsistencia en zonas pobladas, estos incendios han sido responsables de emisiones masivas de dióxido de carbono.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible reconoce el papel vital de los bosques para nuestro futuro. En 2017, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el primer Plan Estratégico de las Naciones Unidas para los Bosques 2030. En el Plan se plantean 6 objetivos forestales mundiales y 26 metas conexas que han de alcanzarse para 2030. Estos objetivos son loables, pero no estamos bien encaminados para alcanzarlos.

Deforestación

La deforestación se debe principalmente a la conversión de los hábitats para la agricultura a gran escala. Incrementar la producción agrícola sin sustituir a los bosques naturales es un desafío clave. En los últimos 25 años, la tasa anual de deforestación mundial neta se ha reducido en más del 50 %, lo que constituye un crédito a los esfuerzos de los gobiernos y otros interesados que trabajan en la ordenación sostenible de los bosques. Sin embargo, vastas áreas de bosque siguen perdiéndose.

Este año, el Día Internacional de los Bosques pone de relieve las conexiones entre los bosques y la rica biodiversidad que sustentan. El año pasado, la Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas dio la alarma de que la salud de nuestros ecosistemas estaba declinando a una velocidad sin precedentes y las tasas de extinción de especies se estaban acelerando. Debemos actuar rápidamente para invertir esas tendencias. Salvaguardar los bosques es parte de la solución.

El año 2020 ha sido denominado “Súper Año de la Naturaleza” y debe ser el año en el que invertimos la tendencia de la deforestación y la pérdida de bosques. La 15ª reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica, que se celebrará en octubre, tiene por objeto aprobar un Marco Mundial para la Diversidad Biológica después de 2020. Ese marco debe abarcar nuevos y ambiciosos objetivos para proteger la naturaleza y encarar los factores subyacentes de la pérdida de la naturaleza, así como sólidos mecanismos de aplicación y financiación.

Nuestro medio ambiente global está siendo degradado por nuestras elecciones insostenibles. La forma en que consumimos los recursos naturales está acelerando la pérdida de biodiversidad y exacerbando el cambio climático. En este Día Internacional, insto a todos los gobiernos, las empresas y la sociedad civil a que adopten medidas urgentes para detener la deforestación y restaurar los bosques degradados, de modo que las generaciones futuras puedan disfrutar de un futuro más verde y saludable.

Gestión forestal

PEFC son las siglas que corresponden a la Asociación Para La Certificación Española Forestal, se trata de una entidad sin ánimo de lucro, abierta a la participación de asociaciones de ámbito estatal o sectorial, productores forestales, industriales, comerciantes, consumidores u ONG's interesadas en la gestión forestal sostenible.

El Sistema PEFC es el sistema de certificación más implantado en España con 2.307.818,48 hectáreas, lo cual implica que cuentan con un plan de gestión y que están auditadas por una tercera parte independiente para comprobar que cumple la Norma nacional UNE 162 de GFS, según esta Asociación .  Tras esa superficie certificada está el compromiso de 36.300 propietarios/gestores forestales.  Esta superficie implica casi un 13% de la superficie forestal arbolada. De los 2,3 millones se ha certificadas el 68,3% es de gestión pública y el 31,4 % de titularidad privada.

El sello de certificación PEFC ofrece la garantía de que la extensa superficie forestal española está siendo gestionada sosteniblemente, desde una óptica ambiental, social y económica. En cuanto a la industria de la cadena de valor del bosque, 1.467 empresas e instalaciones del sector forestal, aserraderos, industrias de primera y segunda transformación, comerciantes, almacenistas, papeleras o imprentas, han obtenido certificados PEFC que aseguran la sostenibilidad de las materias primas forestales que emplean en su producción. 

Desde esta Asociación, nos informan que en cuanto a la distribución por CCAA, Castilla-León,  Navarra,  Andalucía  y Cataluña son las qué más superficie certificada tienen y en cuanto a porcentaje sobre su superficie forestal arbolada son Navarra, La Rioja, Castilla-León, y Euskadi.

Dada la fragmentación de la propiedad es Galicia donde se concentra el mayor nº de gestores certificados.

Atendiendo a la distribución por especies (los datos son de cierre de 2018 ya que los de cierre de 2019, los estamos recopilando y procesando, aunque entiendo que los porcentajes no habrán variado apenas) el 46% son pinares , el 11% son robledales, el 11% hayedos, el 8% encinares, el 6% eucalipto, 4% alcornocales, 4% otras especies y 6% no arbolada.

Bioeconomía

Desde la Xunta de Galicia, José González, Consejero de Medio Rural nos manifiestan que siguen teniendo buenas perspectivas en el ámbito forestal, como sector fundamental para la bioeconomía y la economía circular cuyo desarrollo se quiere potenciar a nivel comunitario, estatal y, por supuesto, gallego como herramienta fundamental para la lucha contra el cambio climático y el despoblamiento en el medio rural.

Nuestra comunidad, nos apunta, “es una potencia dentro de España en este sector y continuamos trabajando para consolidar esa posición de liderazgo”. 

Galicia es la comunidad con mayor tasa de aprovechamiento maderero, con casi el 60% del volumen de cortas de toda España y con cerca de 10 millones de metros cúbicos de cortas solicitadas en los montes privados en el año 2018.

En esta Comunidad Autónoma, nos dice  el máximo responsable en este tema de la silvicultura, “nosotros siempre apostamos por un equilibrio de los diferentes usos y aprovechamientos que tiene nuestra rica tierra agrícola y forestal. Creemos que cada vez hay una mayor toma de conciencia al respecto, en relación con la necesidad de fomentar una ordenación del territorio agroforestal. En esa línea van las medidas que impulsamos desde la Consellería do Medio Rural y muy especialmente la futura Ley de recuperación y puesta en valor de la tierra agraria de Galicia”.

Esta norma tiene muy presente la riqueza silvícola de nuestra comunidad y la necesidad de armonizar su gestión y aprovechamiento con el que se viene haciendo en materia agrícola y ganadera.

Por eso, entre otras herramientas, con esta ley introduciremos” las figuras de los polígonos agroforestales o las agrupaciones de gestión conjunta, que junto a las aldeas modelo tienen, entre otros objetivos, ordenar el territorio y frenar el abandono de tierras, para ponerlas en valor” nos señala.

Sector estratégico

En España, y en particular en las Comunidades Autónomas de Castilla y León, País Vasco y sobre todo Galicia el forestal es un sector estratégico y así lo contemplan desde sus organismos responsables en esta materia. Por eso, entre otras medidas, Xunta de Galicia ha separado en dos direcciones generales la propia gestión forestal, por un lado, y la lucha contra los incendios, por otro.

Además, la Xunta ha habilitado  diversas líneas de ayudas para fomentar la gestión sustentable de los montes de esta región y, nos indican que “colaboramos siempre con el sector en todo lo que tiene que ver con el fomento de la rentabilidad económica, social y ambiental de toda esa riqueza. Solo este año 2020 dichas ayudas públicas superarán en conjunto los 29 millones de euros”.

Desde esta zona española nos apuntan que “nosotros continuamos apostando por la creación de nuevas superficies, especialmente de pinos y frondosas caducifolias, tales como castaños o robles. En este sentido, cabe destacar que hemos abierto una nueva línea de sustitución de eucaliptales por otras especies, como las citadas anteriormente, y otra de erradicación de especies invasoras, entre ellas la acacia. Así mismo, tenemos ayudas para acciones silvícolas, primas para el mantenimiento de forestaciones, para proyectos de ordenación etc”.

Buen momento

En el caso concreto de Galicia, nos insisten que están viviendo un buen momento, con mucha actividad y dinamismo en el sector. Además, que perciben cada vez un mayor compromiso en asuntos como la certificación forestal, una herramienta fundamental para garantizar la sostenibilidad del sector.

Además de las líneas de ayudas, en Galicia también “estamos impulsando medidas de carácter normativo, que tienen que ver, fundamentalmente, con el desarrollo legislativo de la Ley de montes de Galicia (texto del 2012). Entre ellas, cabe citar, por ejemplo, el decreto por el que se crea y regula el registro de masas consolidadas de frondosas autóctonas, el decreto por el que se regulan los aprovechamientos madereros y de otro tipo, como pueden ser los de pastos, micológicos o de resinas, o el decreto por el que se  regularán los montes de varas, abertales, de voces, de vocerío o de fabeo, para impulsar estos terrenos y darles seguridad jurídica en su organización y funcionamiento” nos expone José González.

También se está apoyando y aumentándola planificación, la ordenación y la certificación de nuestra superficie y gestión forestal, con una línea de ayudas que permanece abierta en estos momentos de 6 millones de euros. Así, somos la primera comunidad autónoma en obtener el certificado FSC de servicios ecosistémicos de fijación de carbono en montes de gestión pública y el certificado PEFC en la gestión de más de 75000 hectáreas.

Nosotros, por parte de la Xunta, apostamos por un monte multifuncional, bien gestionado y sostenible. Todos tenemos que ser responsables para promover esa gestión sostenible del monte de forma que, insisto, se atienda a la rentabilidad económica, social y ambiental de nuestra riqueza forestal.

Qcom.es no se responsabiliza ni se identifica necesariamente con las opiniones expresadas por sus colaboradores, limitándose a convertirse en canal transmisor de las mismas